Diario Vasco

REMO

«No veía interés para que Oiartzun siguiera en el remo»

La tripulación de Oiartzun, en acción en la clasificatoria de La Concha, su última regata.
La tripulación de Oiartzun, en acción en la clasificatoria de La Concha, su última regata. / JOSÉ MARI LÓPEZ
  • Jon Perurena, presidente oiartzuarra «agradecido» a San Juan, lamenta el adiós de su trainera y dice que «ningún club habrá hecho tanto en solo dos años»

Desgraciadamente, para Oiartzun sí hay dos sin tres. Apenas un par de temporadas ha durado el nacimiento, crecimiento meteórico y desaparición de Oiartzungo Itsaslapurrak. «Podía haber luchado un año más para completar la trainera, pero se me han ido las ganas de seguir peleando viendo el poco interés que veía alrededor», explica Jon Perurena, 'Jonpe', fundador y presidente de la entidad.

El club oiartzuarra se lanzó al agua en 2015, cuando botó sendas traineras masculina y femenina. Como él mismo ha explicado en más de una ocasión, Jonpe se tiró «a la piscina» casi sin comprobar si cubría, y en el camino se topó con la manguera de San Juan para subir el nivel del agua a través de la cesión de material, deportistas y consejos sobre la dinámica de un club o la organización de una regata. «No tengo más que palabras de agradecimiento para San Juan», sostiene.

En 2016, la trainera femenina no tuvo continuidad, pero ambas entidades establecieron un convenio por el cual San Juan aportaba medios técnicos, materiales y humanos -remeros y entrenador- y Oiartzun pasaba a ser filial sanjuandarra manteniendo su nombre. Y de la mano de Rufo Urtizberea y una cuadrilla de jóvenes y algún veterano con uno o dos años de experiencia en el remo, Oiartzun ganó 11 de 14 regatas en la ARC-2 y subió a la ARC-1. «No creo que haya habido un club que haya hecho tanto en solo dos años».

La ascensión oiartzuarra se ha detenido en seco. «Tres o cuatro remeros propios de Oiartzun han dejado el remo, y nos hemos quedado sin efectivos para respetar los cupos mínimos y poder competir», lamenta Perurena a la hora de exponer los «dos motivos» por los que Oiartzun varará su trainera.

Pesar con el Ayuntamiento

«El segundo -añade- es la falta de interés del Ayuntamiento. Ves que no nos tomaba en consideración. No es un tema solo de dinero, sino de detalles como que en algunas de sus publicaciones o en sus redes sociales salgan todos los deportes del pueblo menos nosotros... Entiendo que para recibir unas ayudas haya unos baremos en función del número de fichas, del número de mujeres... Pero es que otros clubes se me reían al saber lo que percibíamos. También se nos prometió compartir un local que nunca llegó y seguimos sin un sitio ni para guardar los trofeos y banderas. Por eso aún las tiene San Juan».

Estima que con el adiós de Oiartzun «me quito dolores de cabeza. Me han hecho tener la sensación de que este club era un capricho mío, pero tengo mi ego resuelto». Aunque no saque trainera, le queda «el consuelo de que en San Juan seguirán algunos remeros que comenzaron y tuvieron la oportunidad de hacerse remeros en Oiartzun, y alguno lo hará en la ACT, si no es este año el siguiente».

San Juan y Oiartzun han intentado que la ARC reconociera al club azul como «convenido por afinidad» de los sanjuandarras, como recoge su reglamento, lo que permitiría computar en las alineaciones los remeros propios de ambos clubes. Sin embargo, no les ha sido concedida esta distinción. De esta forma, San Juan B no puede conservar la plaza de Oiartzun en la ARC-1, por lo que deberá remar en la ARC-2. Su hueco lo ocuparía Santurtzi.

En su adiós, Jonpe recuerda que «el primer año caíamos simpáticos a todo el mundo. Empezamos con algunos que ni sabían remar, se hicieron remeros y el segundo año, como ganábamos, ya se nos criticaba por el apoyo de San Juan, pero si ascendimos es también porque los remeros eran buenos. A San Juan siempre le estaré agradecido. Si me lo piden, les ayudaré aunque sea para limpiar el pabellón. Pero no veo sentido a que Oiartzun siga en el remo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate