Diario Vasco

LA PRÓRROGA

Ollagorra se pone al día con el remo

En familia. Oihana Cereijo, Josune Ugarte, Nerea Pérez, Inder Paredes, Ioseba Amunarriz y Mikel Orbañanos flanquean a Karloto García y Yakoba Urteaga.
En familia. Oihana Cereijo, Josune Ugarte, Nerea Pérez, Inder Paredes, Ioseba Amunarriz y Mikel Orbañanos flanquean a Karloto García y Yakoba Urteaga. / JOSÉ MARI LÓPEZ
  • Hondarribia y San Juan repiten éxito en el Memorial Juantxo Aginaga con el que la sociedad distingue a las mejores traineras guipuzcoanas en La Concha

Vete preparando otra comida», recuerda Yakoba Urteaga que le soltó el año pasado una remera de San Juan al reconocerle nada más desembarcar en el muelle donostiarra tras ganar la Bandera de La Concha 2015. Sin embargo, el cocinero de Ollagorra y desde hace unos meses también presidente de la sociedad, se vio obligado a posponer un año el festín.

Karloto García, presidente de honor tras ser relevado en la presidencia por Urteaga, explica que «la culpa (del retraso) la tuvieron las obras del edificio de al lado, que causaron algunos desperfectos en nuestra sede y la tuvimos que cerrar un tiempo. No pudimos celebrar ni Santo Tomás, ni San Sebastián, ni este acto», en referencia al Memorial Juantxo Aginaga, premio otorgado a la primera trainera femenina en cada edición de la Bandera de La Concha.

Urteaga se felicita porque «el año pasado no pudimos entregar el trofeo, pero por suerte este año han vuelto a ganar los mismos», Hondarribia en hombres y San Juan en mujeres, por lo que «en la placa hemos grabado la fecha de las dos ediciones». La décima y undécima en el caso masculino y la cuarta y la quinta en las mujeres.

Tras Zarautz (2006), Orio (2007, 2008 y 2010), San Pedro (2009) y Donostiarra (2011), Hondarribia repite desde 2012, lo mismo que San Juan desde 2014, cuando relevó a Zumaia (2012 y 2013).

A fuerza de repetir juntas en las tostas de Ollagorra, las tripulaciones de Hondarribia y San Juan demostraron haber consolidado su bloque alrededor de la mesa, en un festín para medio centenar de comensales: veinte socios de Ollagorra, y una quincena por parte de cada delegación arraunlari.

Joxemi Elduayen, el entrenador Mikel Orbañanos y el patrón, Ioseba Amunarriz, encabezaron la hondarribiarra; y los entrenadores Maialen Arrazola y Anartz Gereño, y las patronas Nerea Pérez e Inder Paredes, la sanjuandarra.

La comida fue a cuatro largos: pastel de carne de jabalí y txistorra en el primero; marmitako de begiaundi en el segundo; txuleta con ensalada en el tercero y pantxineta en el último.

Tras cruzar la meta... hubo reparto de trofeos y los habituales discursos en cada edición del Memorial Juantxo Aginaga. Por primera vez, Jakoba Urteaga ejerció de maestro de ceremonias.

Se disculpó por las obras del año pasado, felicitó a ambas tripulaciones «por la gran temporada» y se mostró «encantado de que vengan más años», aunque se ganó el 'abucheo' sanjuandarra cuando apuntó que «soy de Zumaia y me tira el corazón zumaiarra».

Aún no había soltado el micrófono, cuando el remero tolosarra de Hondarribia Iñigo Jauregi -que deja el remo al tener que tomar más responsabilidad en la carpintería familiar- le soltó un «¡vete cortando y saca los gintonics!».

La fiesta estaba ya a punto de entrar en ebullición, cuando Mikel Orbañanos recogió el trofeo de Ollagorra: «Es un honor que una sociedad de Donostia nos ofrezca esta comida con todo lo que Donostia supone para nosotros».

Otra que debutó en estas lides fue Maialen Arrazola, que se estrena como entrenadora al relevar a Juan Mari Etxabe. Sus remeras la obligaron a levantarse de la silla al grito de «¡De pie! ¡De pie!». La batelera afirmó que «como donostiarra, este premio es un punto más. A ver si nos volvemos a ver el año que viene».

Lo que sucedió después, ya no encuentra hueco en estas líneas...

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate