Diario Vasco

bandera de la concha

Bandera de La Concha. «Coger la delantera puede ser clave»

vídeo

Urko Redondo se dispone a iniciar la maniobra en la ciaboga, a la que Hondarribia llegó con ventaja. / JOSÉ MARI LÓPEZ

  • Los remeros y el entrenador de la trainera de Hondarribia creen que para llevarse la Bandera de La Concha habrá que imponerse el próximo domingo

La historia del 2015 se repitió en la primera jornada de la edición de este año de la Bandera de La Concha, pero con los papeles cambiados. Si el año pasado era Hondarribia quien aventajaba en 1.93 segundos a Urdaibai, este año es la Bou Bizkaia quien tiene una pequeña renta de 1.78 respecto a la Ama Guadalupekoa. Ambas tripulaciones realizaron una gran regata como reconocían todos los protagonistas al finalizar la jornada y se citaban para la segunda jornada.

Asier Puertas era el remero más veterano y de más experiencia en una remozada Hondarribia en la jornada de ayer. Con su experiencia sabe que menos de dos segundos no es ni mucho menos una renta insalvable, a pesar de que La Concha no sea una regata muy dada a los vuelcos, por muy pequeños que sean.

MÁS
  • CrónicaLa Bandera de La Concha, en un suspiro

  • Clasificaciones completas de la Bandera de La Concha

  • FotosUrdaibai gana el primer día en La Concha

  • FotosSan Juan, Hibaika y Orio, a por la victoria final

  • FotosLas regatas llenaron de color la bahía de La Concha

  • San Juan, Hibaika y Orio, en un pañuelo

El año pasado en la Bandera de La Concha sí hubo remontada y en la comarca del Bidasoa esperan que se repita la historia, pero a la inversa. «Todo ha quedado por decidir en la segunda jornada. Los dos hemos realizado una gran regata y hemos quedado muy satisfechos nada más terminarla. Después hemos visto la regata que han hecho ellos y todo ha quedado en el aire para la segunda jornada. Hay que ponerse las pilas y seguir en la pelea».

El segundo domingo de la Bandera de L Concha, ambas traineras bogarán en la misma tanda a cara de perro. «Para el espectáculo ha quedado una regata preciosa. Siempre que se decide la bandera en la primera jornada queda una segunda algo deslucida, pero esta bandera ha quedado totalmente abierta y habrá que pelearla a tope».

La regata será dura de principio a fin con Hondarribia y Urdaibai en un pañuelo. «No será nuevo, estamos acostumbrados a que sean así durante toda la Liga San Miguel, si bien es cierto que La Concha es un sitio muy especial donde a todos nos gusta ganar».

«Hacer tu trabajo bien da tranquilidad para trabajar a lo largo de la semana. Estamos animados y vamos a dar guerra. Si se da el caso de que alguien te gana después de que hayas dado todo lo que llevas dentro y tras hacer una gran regata, lo único que queda es felicitar al contrario».

De la misma opinión que Asier Puertas es el ankeko de babor Julen Castrillón. «Hemos hecho un trabajo muy bueno. Hemos dado nuestro 100% y no hay ninguna excusa de ningún tipo de diferencias de calles, de vientos, de mareas, de tandas en cuanto a que podíamos haberlo hecho mejor».

El año pasado era Hondarribia la que tenía una mínima ventaja de un segundo, pero este año toca remontar y han cambiado las tornas. Castrillón tiene claro que la bandera viajará al club que se imponga esa segunda jornada. «Lo más importante es que habrá que salir a ganar la regata del domingo porque el que gane la regata de la segunda jornada se llevará la bandera a casa. Urdaibai y nosotros estamos muy fuertes y el que vaya por delante se va a crecer. Creo que va a ser importante salir bien para coger una buena remada y ponerse por delante para ir con moral y poder remontar en nuestro caso».

El entrenador Mikel Orbañanos terminó más que satisfecho de la regata que hicieron sus pupilos. «Dentro de nuestras posibilidades hemos realizado una buena regata. Nos hemos enfrentado a un rival de mucho nivel y ganar la bandera va a estar carísimo».

En la primera ciaboga, Hondarribia tenía cinco segundos de renta respecto a Urdaibai, pero los verdes sabían que no era una referencia real viendo que la marea, bajando, estaba perdiendo fuerza. «Sabíamos que en la primera ciaboga necesitaríamos cinco o seis segundos para poder estar en la llegada en sus tiempos. Ellos han realizado un trabajo excelente en el largo de vuelta y la bandera ha quedado totalmente abierta».