Messi tiene regate ante el marcaje judicial

Para evitar el juicio debería pagar lo supuestamente defraudado y abonar una multa millonaria

CRISTIAN REINOBARCELONA
Messi, en un partido del Barça. / Afp/
Messi, en un partido del Barça. / Afp

Casi todo el mundo en Barcelona se hizo este jueves las mismas preguntas: «¿Puede ir Messi a la cárcel? ¿Se borrará del arranque liguero? ¿Perderá el Barça en los juzgados a su mejor futbolista?» Ante todo, mucha calma, según expresaron los expertos consultados. De momento, la querella presentada por la Fiscalía de delitos económicos de Barcelona ni siquiera ha sido admitida por el juez. Si lo hace, el siguiente paso que podía dar el magistrado, a la luz de los tres delitos que le atribuye el Ministerio Público, sería imputar al argentino, que sería llamado a declarar con un abogado para dar cuenta de su situación con Hacienda. Igual que otros casos muy relevantes en los últimos tiempos, como Iñaki Urdangarin, Isabel Pantoja o Miguel Blesa, el astro argentino tendría que pasar el mal trago de hacer el paseíllo ante las puertas de los juzgados el día que el juez le llamara a prestar declaración.

Messi podría ser imputado por tres delitos contra la Hacienda pública, por evasión fiscal, pero podría evitar el juicio de manera sencilla. Eso sí, la operación le saldría bastante cara, por supuesto, aunque su situación económica se lo permite. El futbolista debería tratar de regularizar su situación con la Agencia Tributaria, pasando por caja. Así, debería pagar lo supuestamente defraudado en los ejercicios 2007, 2008 y 2009, es decir 4,1 millones de euros, además de los intereses de demora y una sanción económica acordada con el fiscal, que en principio podría ser de varios millones, pues la ley fija una multa de entre el doble y el séxtuplo del dinero defraudado. Además, tendría que reconocer el delito para poder negociar una rebaja de pena, que podría quedarse en nueves meses. Teniendo en cuenta que Messi no tiene antecedentes, no iría a prisión. Los azulgrana podrían descansar aliviados porque su máxima estrella podrá ser de la partida la próxima temporada.

La otra pregunta que corría este jueves por Barcelona es por qué surge este caso ahora, justo cuando quedan tres semanas para que acabe el plazo para liquidar el IRPF. Hay quien comparó a Messi con Lola Flores y dijo que el crack de Rosario es un cabeza de turco, un aviso para navegantes de Hacienda. La tercera duda es quién podría estar detrás de la denuncia. La querella parte de una investigación de la Agencia Tributaria, pero ya hay quien sospecha de manos negras, relacionadas con la división institucional del club y la guerra abierta entre la actual y la pasada junta directiva del Barça.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos