La ratonera del Madrid Arena

Las fotos de la comisión judicial revelan deficiencias más allá del pasillo mortal

MELCHOR SÁIZ-PARDOMADRID
Imagen de estrecho pasillo en el que se produjo la avalancha fatídica y en donde se puede apreciar la cuesta que provocó el apelotonamiento. / RC/
Imagen de estrecho pasillo en el que se produjo la avalancha fatídica y en donde se puede apreciar la cuesta que provocó el apelotonamiento. / RC

Son las fotografías del Madrid Arena vacío, de un aspecto fantasmal, muy alejado de la imagen que tenía la noche Halloween, cuando, al menos 16.791 personas, casi el doble del aforo permitido, se dieron cita en el macroconcierto. Las imágenes que tomó el pasado 12 de diciembre la comisión judicial que investiga la muerte de las cinco niñas en el Thiller Music Park muestran la estrechez del pasillo en el que fallecieron las adolescentes, la empinada cuesta en la galería que propició la avalancha y las angostas puertas por la que se intentó evacuar a los heridos.

Pero esa galería fotográfica revela muchas más deficiencias: pasillos ínfimos, largas escalinatas con una pendiente de vértigo, 'balcones' sin apenas protección con caídas al vacío, salidas mínimas en las plantas superiores, puertas de emergencias destrozadas, vomitorios en el segundo anfiteatro del recinto tan estrechos (o más) como en el que perdieron la vida las jóvenes, peligrosos graderíos plegados o la puerta de atrás por la que supuestamente la organización dejó pasar a centenares de personas en el momento álgido de la noche, cuando comenzó la actuación de dj Steve Aoki.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos