diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 8 / 17 || Mañana 12 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El Príncipe de Asturias, el buque insignia de la Flota

REVUELTAS EN EL MUNDO ÁRABE

El Príncipe de Asturias, el buque insignia de la Flota

El Gobierno español pone el portaaviones a disposición de las fuerzas internacionales y un contingente de medio centenar de militares

18.03.11 - 11:27 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El Príncipe de Asturias, el buque insignia de la Flota
Imagen de archivo del portaaviones Príncipe de Asturias.
España se preparara para su intervención en Libia tras la decisión de la OTAN. El Gobierno español habría puesto a disposición de las fuerzas internacionales el portaaviones Príncipe de Asturias, que estaría ya tomando posiciones, y un contingente de medio centenar de militares. El escuadrón español se incorporará a los aviones de vigilancia que la OTAN tiene desplegados en el Mediterráneo monitorizando 24 horas del día la situación en Libia.
El Príncipe de Asturias (R-11), inicialmente designado Almirante Carrero Blanco, es el actual buque insignia de la Flota y es un portaaviones para aviones STOVL de la Armada Española. Es el tercer portaaeronaves en la historia de la Armada, tras los dos Dédalo.
Misión
Una de las consecuencias derivadas de la aplicación en la Armada de la directiva de defensa nacional es que esta debe contar con capacidad de proyección de fuerza y capacidad de presencia naval en dos escenarios separados, estas capacidades se basan hoy en día en una fuerza de Infantería de Marina entidad Brigada, este portaaviones y en cuatro buques anfibios, todos con capacidad aérea. Para garantizar la libertad de acción en cualquier escenario de crisis, a estos buques se le unen un grupo variable de escoltas y otras unidades.
El Príncipe de Asturias, además de las funciones inherentes a todo portaaviones, es capaz de actuar como Buque de Mando del COMGRUFLOT y también puede operar como plataforma de Mando de una Fuerza Táctica Anfibia y de una Fuerza de Desembarco, en caso de que los buques de Asalto Anfibio que normalmente deben realizar este cometido no estuvieran disponibles.
El buque está preparado para la conducción de misiones ofensivas en los cuatro escenarios tradicionales de la guerra en el mar; guerra anfibia, de superficie, antisubmarina y antiaérea. Así mismo, puede realizar misiones de protección de las líneas de comunicación propias o de interdicción de las de un posible enemigo, así como apoyar y escoltar a grupos anfibios, convoyes y grupos operativos sin capacidad aérea. Tiene además una cierta capacidad anfibia, pudiendo transportar una compañía de infantes de marina.
Historia
No es casualidad ni improvisación que el portaaviones R-11 haya sido bautizado con el nombre de Príncipe de Asturias, ya que este nombre goza de una larga tradición e historia en la Armada. El Príncipe de Asturias es el título instaurado en el siglo XIV, siendo rey Juan I de Castilla, para el heredero de la Corona de Castilla y, posteriormente, del Reino de España. Este buque hace el número ocho de los habidos en la Armada con su nombre.
Desde la entrada en servicio del portaaviones Dédalo (Ex USS Cabot) en la Armada Española en 1968, ya se vino pensando en su sustitución por un buque completamente nuevo, debido a que el Dédalo necesitaría un urgente relevo a mediados de los 80 cuando cumpliese mas de cuarenta años. Con la tecnología adquirida por la industria naval española con la construcción a principios de los años 70, de las fragatas clase Baleares, los submarinos clase S-60 Delfin (Daphnê) y las corbetas clase Descubierta se decidio que el futuro buque fuese de construcción nacional. Se abandono toda idea de construir un portaaviones "clásico" debido a sus costes, hasta que finalmente se opto por elegir el concepto estadounidense del Sea Control Ship (SCS) que a mediados de los 70, había sido abandonado por la propia US Navy.
En enero de 1977 una comisión técnica de la Empresa Nacional Bazán se reunió con la empresa Gibbs & Cox, proyectista del SCS para adquirir el proyecto del buque. Los planos del futuro barco no estaban muy avanzados ( apenas se entregaron una docena de ellos) y fue la propia empresa Bazán la que llevo a cabo todo el rediseño del buque y la introducción de numerosas mejoras. Bazán rehizo todo el proyecto original para construir un portaaviones ligero de escuadra de unas 12000 toneladas, que era lo que buscaba la Armada Española. El buque dentro de sus limitaciones debía ser capaz de llevar a cabo misiones antisubmarinas, antiaéreas y de alerta temprana, asi como proporcionar apoyo aéreo a operaciones anfibias.
En 1974, la Armada ya bautizó al futuro portaaviones (esa es su designación oficial) como Almirante Carrero, pero dicho nombre por cuestiones políticas, fue cambiado en varias ocasiones (se pensó en nombres como Lepanto, España) hasta que, en 1982 (apenas una semana antes de su botadura) se le dio el actual de Príncipe de Asturias. Inicialmente fue designado como PA-11 (Porta Aeronaves), hasta que su numeral fue cambiado, según los criterios OTAN por la de R-11.
El 29 de junio de 1977 se dio la orden final de ejecución del proyecto a la EN.Bazán, que lo llevó a cabo en su factoría de El Ferrol, siendo colocado el primer bloque el 8 de octubre de 1979. La botadura del buque tuvo lugar el 22 de mayo de 1982 con la asistencia de SM, siendo madrina la Reina Doña Sofía de Grecia. Diversos problemas políticos y laborales retrasaron la terminación final del barco, que se alargó varios años más de lo esperado. Las primeras pruebas en el mar se llevaron a cabo el 3 de noviembre de 1987, y se prolongaron hasta mayo de 1988; en ellas, el buque demostró ser muy sólido, estable y marinero.
El 30 de mayo de 1988 tuvo lugar la ceremonia oficial de entrega del portaaviones a la Armada Española. Unos meses mas tarde el Príncipe de Asturias zarpó para Estados Unidos con el fin de llevar a cabo unas pruebas de evaluación y poner a punto las cartillas de vuelo para elaborar el futuro grupo aéreo embarcado. El viaje fue aprovechado para traer de regreso a España, a los seis helicópteros Sikorsky SH-60B Seahawk para la 10ª Escuadrilla de helicópteros de la Armada.
Actividades relevantes
En cuanto a actividades relevantes del buque, en el marco de la Operación “Southern Guard” con motivo del conflicto del Golfo Pérsico, los grupos de combate británico, francés, español, italiano y alemán cubrieron el Mediterráneo, junto con aviación basada en tierra, en una operación aeronaval denominada “Cadex '91-1”, que tuvo su punto culminante del 26 al 28 de febrero de 1991, coincidiendo con el contraataque terrestre de la Coalición en Kuwait e Iraq. Por parte española participó el Grupo Alfa de la Flota, que terminó las operaciones en Nápoles el 4 de marzo.
Del 10 al 21 de diciembre de 1994, ante el recrudecimiento de las acciones contra UNPROFOR, varias naciones de la OTAN enviaron fuerzas navales al Adriático, en previsión de operaciones de protección a los cascos azules. España destacó el Grupo Naval Operativo 81-01, encabezado por el portaaviones “Príncipe de Asturias”.
El 28 de junio de 2005 el portaaviones asistió a la Revista Naval Internacional que Reino Unido organizó en Portsmouth con motivo del II Centenario de la Batalla de Trafalgar. El 21 de octubre se efectuó frente a la costa gaditana una Ofrenda floral desde el portaviones a los que combatieron en la Batalla.
Del 6 de febrero a 30 de marzo de 2006 el buque participó, integrado en una agrupación de la Armada en la que se incluían algunas unidades extranjeras, en el despliegue GALIBER 07 por aguas del Atlántico y Mediterráneo.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Más actualidad
más videos [+]
Más actualidad
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.