Jueves, 14 de junio de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

SALUD
El cáncer colorrectal es el más frecuente en Gipuzkoa y su incidencia está en aumento
Cada año se detectan 450 nuevos casos y menos del 20% de los tumores son diagnosticados en los estadios iniciales benignos. La supervivencia es mayor que la media de los enfermos oncológicos
El cáncer colorrectal es el más frecuente en Gipuzkoa y su incidencia está en aumento
El autobús del cáncer de colon atenderá hoy a los ciudadanos en Donostia.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
CÁNCER COLORRECTAL
Incidencia: En Europa se detectan cada año 350.000 nuevos casos; en España, 25.000; en Euskadi, unos 1.400; en Gipuzkoa, 450. El pasado año fueron atendidos 360 pacientes en el Servicio de Digestivo del Hospital Donostia, de los cuales 230 fueron derivados al Servicio de Oncología Médica para tratamiento complementario o paliativo con quimioterapia y se efectuaron en el Hospital de Día cerca de 1.500 tratamientos al mes para esta enfermedad.

Supervivencia: El 54% de los pacientes diagnosticados logra superar los cinco años de vida. Esta patología provoca en España unas 12.000 muertes al año; 840 en Euskadi y alrededor de 280 en Gipuzkoa.

Diagnóstico: Sólo el 20% de los tumores colorrectales son descubiertos de forma precoz; en el momento del diagnóstico, más del 50% de los pacientes presentan la enfermedad avanzada.

Publicidad

SAN SEBASTIÁN. DV. El cáncer colorrectal es el más frecuente en Gipuzkoa con 450 nuevos casos anuales. Sólo en el Hospital Donostia se vieron el año pasado 360. Es el segundo entre las mujeres (por detrás del de mama) y entre los hombres (sólo superado por el de pulmón). La incidencia es alta y está en aumento, según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que prevé un repunte de esta enfermedad en España en los próximos años. Sin embargo, se trata de uno de los tumores con mejor pronóstico. Y aunque la supervivencia es mayor que la media de los pacientes oncológicos, se podría incrementar si aumentasen los diagnósticos precoces. Ahora, menos del 20% de estos tumores son descubiertos en los estadios iniciales. Es un hecho que anima a los médicos y a las autoridades a emprender campañas divulgativas.

El incremento del cáncer colorrectal guarda relación con el envejecimiento de la población -afecta especialmente a partir de los 50 años- y con la mayor capacidad de los médicos para diagnosticar la enfermedad en estadios incipientes. «El cáncer de colon no es como el de mama, o el de pulmón, que cuando se diagnostican ya existe el tumor. El de colon debuta con un pólipo benigno que va pasando por diferentes etapas, de tal forma que entre la primera y el desarrollo de cáncer pueden pasar diez años», explica Juan Ignacio Arenas, jefe del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Donostia. Si se elimina el pólipo en esa fase benigna, se impide la enfermedad.

Cuando no hay síntomas

Pero suele ocurrir que los pólipos no dan síntomas en las fases más incipientes y esta es la causa por la que se insiste en controlar al menos a la población con más riesgo de desarrollar la enfermedad. Dentro de este grupo se encuadrarían, según el doctor Arenas, las personas con antecedentes familiares, quienes deben hacerse las pruebas a partir de los 40 años; las que comienzan a presentar síntomas -sangre con las heces- y quienes presentan enfermedades inflamatorias intestinales de larga duración, como Crohn o colitis ulcerosa. Entre las pruebas para las personas asintomáticas destacan el análisis de sangre oculta en heces y, muy especialmente la colonoscopia, una prueba que permite detectar los pólipos y extirparlos.

«La mayoría de los pólipos que se descubren no son cancerosos», explica Adelaida Lacasta, adjunta del Servicio de Oncología Médica del Hospital Donostia. «Unos pocos, los adenomas, pueden transformarse en cáncer, pero su detección y extirpación en un estadio precoz podría conseguir la curación del 80% de los pacientes». En opinión de la oncóloga, «éste sería el objetivo, no muy lejano, si se dotara a los servicios de endoscopias de mayor infraestructura y personal».

Cuando no ha sido posible detectar el tumor en la fase benigna, la cirugía es la técnica indicada, junto a la quimioterapia. La radioterapia es efectiva con el cáncer de recto, pero no mucho con el de colon. La eficacia de los métodos diagnósticos y de curación convierten al cáncer colorrectal en una de las enfermedades oncológicas de mayor supervivencia. El 54% de los pacientes diagnosticados logra sobrepasar los cinco años de vida. Pero no se oculta que, a pesar de los avances médicos, que el cáncer colorrectal sigue siendo una causa importante de mortalidad oncológica, según Adelaida Lacasta, «y además el gasto sanitario derivado del tratamiento de estos pacientes está en aumento». Todo ello justifica el empeño de los médicos en intentar evitar la aparición de la enfermedad, según la oncóloga.

Campaña de prevención

Entre las campañas preventivas destaca la que hoy inicia en San Sebastián la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Es una labor que se realiza mediante un autobús convertido en consultorio móvil que está recorriendo las comunidades autónomas. Hoy llega a la Plaza de Gipuzkoa de Donostia, donde permanecerá hasta el sábado, en horario de 10.00 a 20.00 horas. Quienes acudan al autobús podrán realizar un test homologado por la Universidad de Harvard, que permite determinar el nivel de riesgo mediante la valoración de factores como la historia familiar, la actividad física o la nutrición. La iniciativa pretende, según Adelaida Lacasta, «animar a los ciudadanos a recuperar un estilo de vida saludable, unos hábitos dietéticos sanos -incluyendo vegetales, frutas y fibra, y evitando grasas y alcohol- y la práctica de forma regular de ejercicio físico moderado».

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo

Canales RSS