Domingo, 20 de mayo de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

ANÁLISIS
EN EL BAJO ESTA LA FÁBRICA
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

La desaparición de Eva Forest tiene un significado especial para el mundo del teatro, especialmente por ser la creadora junto a su marido, Alfonso Sastre, de la Editorial Hiru. Desde el piso inferior de su casa de Hondarribia, Eva puso en pie una fábrica de libros, una de las mejores colecciones de textos teatrales que se han editado en los últimos veinte años, además de poner a disposición de los lectores prácticamente toda la obra dramática y los ensayos de Alfonso Sastre.

Un repaso a la colección Skene simplemente impresiona. Resulta difícil, aunque comprensible por la desidia de las grandes editoriales con el teatro, que desde una esquina apartada del mapa y de forma casi artesanal podamos toparnos con textos que inciden especialmente en lo más granado de la dramaturgia europea: Peter Weiss, Heiner Müller, Pier Paolo Pasolini, Thomas Bernhard, Piscator, Harold Pinter o Peter Handke, entre otros. Habría que sumar bastantes texto de Darío Fo o el espacio para autores españoles. De hecho la colección tiene como número uno al dramaturgo irunés Xavi Puerta, pero igualmente encontramos a David Barbero o a Calonge, el del grupo La Zaranda.

También crearon una sección paralela, Breveskene, donde autores poco conocidos tuvieron una buena oportunidad de ser publicados. Por mi propia experiencia sé que el único requisito necesario era el que encontraran un hueco entre su frenética labor editora y que el texto les interesara.

Eva Forest parecía indisoluble de Alfonso Sastre. Era prácticamente imposible verles separados en algún momento. Cuando Sastre atendía a los periodistas, Eva vigilaba atenta. Cuando el escritor hablaba desde una tribuna, ella seguía sus palabras como si las escuchara por primera vez. De trato amable, de convicciones políticas extremas y muchas veces difíciles de compartir, Eva Forest se tomaba su trabajo con la fuerza de la batalla que en su particular mundo de opresores y oprimidos libraba sin descanso. En los almacenes de Hiru debe de haber hoy mucho silencio.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo

Canales RSS