Miércoles, 4 de abril de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

CICLISMO | vuelta al país vasco
«La carrera siempre es dura, pero esta edición me parece demasiado selectiva»
Valverde llegará pletórico a uno de sus 'jardines' preferidos, donde fue segundo en 2006.«Hay cinco o seis corredores que pueden ganar la general, yo soy uno de ellos».
«La carrera siempre es dura, pero esta edición me parece demasiado selectiva»
Alejandro Valverde volverá a ser uno de los hombres decisivos de la Vuelta. [EFE]
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

SAN SEBASTIÁN. DV. «Yo no me voy a poner entre los favoritos, pero no andaré muy lejos de los que van a disputar la prueba». Alejandro Valverde lleva dieciséis días de competición en sus piernas y ha ganado la Vuelta a Valencia y la Vuelta a Murcia, «a pesar de que no iba con la intención de disputar la general final. Me encontré bien, me metí delante y terminé venciendo».

El corredor murciano es el gran favorito para esta Vuelta al País Vasco. En realidad es favorito en la mayoría de las carreras en las que toma parte puesto que es muy bueno y en contadas ocasiones se presenta sin un entrenamiento serio a una competición.

Llegará después de ser tercero en el Criterium Internacional, donde pensaba «ganar, pero cuando atacó Jens Voigt le dejamos coger dos minutos y ya no hubo forma de tumbar la escapada, ni con el equipo, ni con nada. Éste ya sabes como es, cuando coge tiempo no hay forma de echarle mano. Bueno, ya se ha visto en el primer sector de las etapas matinales que había antes en País Vasco. Sí cuando atacó me pongo a su rueda no se hubiera ido».

Ha terminado contento en Francia «porque hice segundo en la contrarreloj. He mejorado mucho en un año. He corrido dos cronos y una la he ganado y en la otra he sido segundo. Esta temporada he cambiado el manillar. Los cambios importantes ya los hice el año pasado».

Una lista inamovible

Se ha marcado en las carreteras vascas el objetivo de «ganar al menos una etapa y estar atento a ver cómo se mueve la carrera. Hay mucho nivel de corredores. No falta nadie».

El tiempo que normalmente hace en Murcia le permite no tener que perder días de entrenamiento y eso le permite ponerse muy pronto en forma: «En el Criterium ya apreté, pero en el resto de pruebas que he corrido he ido tranquilo, entre comillas, pero tampoco con la intención de meterme a tope en la lucha por ganar. Unas veces te salen las cosas bien y otras mal».

Sin un favorito claro

Conoce lo que se va a encontrar en las carreteras de Euskadi. Ha visto todo el recorrido y maneja una conclusión contundente: «La Vuelta al País Vasco siempre es dura, y no es un tópico. Cuando la corres sabes cómo es. La de este año no sé si es la más dura de las que yo he corrido, pero desde luego es una de las que más. El trazado es durísimo. Vamos a pensar que hará buen tiempo porque como llueva puede ser la leche. Si llueve hace frío, y se juntan las dos cosas, más el recorrido, ya me contarás».

Le han hablado de la segunda etapa, que es muy complicada. Incluso ha pensando en ir a verla. Eusebio Unzue estaba interesado en que la conociese, «pero ya le he dicho que si estoy bien iré delante y si no voy bien no me va servir de nada conocerla».

Nos dice que «la etapa más suave parece la de Vitoria y tampoco se puede decir que sea fácil. Entre lo que conozco y lo que me han dicho ya sé lo que me voy a encontrar un día sí y otro también».

Filosofía pura y dura. Tampoco su lista de favoritos cuenta con muchas variaciones. Sabe lo que han hecho todos sus posibles rivales: «Samuel lleva tiempo preparando la carrera. A Contador ya se le ha visto en Castilla y León. Di Luca ha comenzado a asomarse en la Coppi&Bartali. A Rebellin se le vio cómo andaba en la París-Niza. A Frank Schleck le vi a tono en el Criterium Internacional, aunque igual es mucha paliza para él».

Pero no se detiene con esos nombres. Sigue desgranando otros: «Marchante ya estuvo bien en Murcia. Koldo Gil se dejó ver en Castilla y León. Con Mayo siempre hay que contar. Saunier Duval cuenta con un bloque muy sólido».

Lo que no termina de ver es un favorito claro, un corredor que pueda ser superior a los demás: «En abril, la mayoría de la gente está en buenas condiciones. Di Luca seguro que estará delante, pero con 14 kilómetros contrarreloj igual lo tiene difícil para poder ganar».

Segundo el año pasado, quinto en 2003, ganador de cinco etapas, Valverde sabe que la carrera es ideal para sus condiciones como ciclista: «Es un terreno que siempre me ha gustado, en el que me siento cómodo, selectivo, que te va desgastando durante toda la etapa. La verdad es que me viene bastante bien. Otra cosa será ganar». En cuatro participaciones suma cinco etapas ganadas, un número de triunfos que aumentará en 2007, por aquello de que Valverde gana sin querer. Es la ventaja de estar delante.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo

Canales RSS