Martes, 23 de enero de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

AlDia
La sobrecarga en un transformador de luz pudo ser la causa del incendio de Donostia
Las investigaciones descartan que la explosión de la caldera provocase el fuego en el edificio del Paseo de Salamanca Los vecinos no podrán volver a sus casas en varios días
SAN SEBASTIÁN. DV. Una sobrecarga eléctrica en el transformador de un foco halógeno es la causa más probable del incendio que destruyó el tejado y el último piso del edificio número 2 del Paseo de Salamanca el día de San Sebastián. La primera hipótesis apuntaba hacia la explosión de una caldera como causante del fuego, pero las últimas investigaciones de la Policía Municipal han localizado el foco en el transformador. Al parecer, la caldera ni siquiera llegó a explotar a causa del fuego, y el estruendo que escucharon algunos vecinos se debió al reavivamiento del incendio cuando prendió el tejado y el fuego chocó con el aire frío de la calle.

El concejal donostiarra de Seguridad Ciudadana, Ernesto Gasco, explicó ayer que «parece confirmarse que el incendio se originó en la buhardilla -situada en un cuarto piso- que daba al patio de manzana» y que «se debió a un elemento de sobrecarga eléctrica de un generador de algún tipo de alumbrado». El edil destacó que los bomberos llegaron al lugar del incendio en cuatro minutos y llevaron a cabo un «intenso» trabajo hasta controlar y sofocar las llamas.

A pesar de que las tres primeras plantas de este edificio del siglo XIX no sufrieron los efectos devastadores del fuego, los vecinos aún no han podido regresar a sus domicilios excepto para recoger algunas pertenencias. La zona permanecerá acordonada por el momento «porque puede seguir habiendo desprendimientos y porque hay que velar por que no entre nadie a las viviendas de estas personas», afirmó Gasco.

La estructura del edificio es de madera, por lo que los técnicos municipales deberán estudiar si se han producido daños importantes antes de permitir que los vecinos vuelvan a sus casas. Uno de ellos se armaba ayer de paciencia y pronosticaba que la espera «más que de días puede ser de meses». Los pisos inferiores a la cuarta planta han sufrido daños debido a la ingente cantidad de agua que se vertió sobre el edificio para sofocar el incendio el sábado por la noche.

Ernesto Gasco informó también de que los propietarios de las viviendas ya se han puesto en contacto con sus seguros, así como con diferentes empresas para la instalación de toldos que eviten la entrada de agua al edificio. El tejado ha quedado reducido a cenizas y la lluvia que está cayendo estos días puede agravar aún más el problema, sobre todo en los últimos pisos del edificio.

Los inquilinos tendrán que contactar ahora con empresas de rehabilitación de inmuebles para desarrollar las obras necesarias, a las que deberán hacer frente los respectivos seguros.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo

Canales RSS