Sábado, 13 de enero de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

KARMELO SÁINZ DE LA MAZA PRESIDENTE DE EUDEL
«El debate social sobre paz y normalización no busca retomar el plan Ibarretxe»
El presidente de la Asociación de Municipios Vascos impulsará la participación ciudadana para recomponer el diálogo tras la ruptura de la tregua
«El debate social sobre paz y normalización no busca retomar el plan Ibarretxe»
El presidente de Eudel, Karmelo Sáinz de la Maza, en su despacho.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Karmelo Sáinz de la Maza cree que el convenio firmado esta semana con el Gobierno Vasco para promover la participación ciudadana «en la construcción de la paz y la normalización política», tanto en la Comunidad Autónoma Vasca como en Navarra y el País Vasco francés, ayudará a la recomposición del diálogo social tras la ruptura del alto el fuego de ETA. El presidente de la Asociación de Municipios Vascos (Eudel) sale al paso, en una entrevista concedida a este periódico, de las críticas vertidas por los partidos constitucionalistas y rechaza de plano que haya intentos encubiertos de retomar el plan Ibarretxe.

- Gobierno Vasco y Eudel han suscrito un acuerdo para llevar a los municipios el debate sobre paz y autogobierno. ¿Qué se puede aportar tras la ruptura del proceso?

- Como bien dijo el lehendakari durante la firma del convenio, es necesario tejer una red social para evitar que se reproduzcan ahora el desánimo y la confrontación vividos tras los fracasos de las conversaciones de Argel y el pacto de Lizarra.

- Cuando el lehendakari anunció la iniciativa, en el debate de Política General de septiembre, se estaba en realidad en otra etapa: la del proceso de paz y la conformación de la mesa de partidos.

- Se trataba de fomentar la democracia participativa más allá de votar cada cuatro años y, en este sentido, la propuesta tiene tanta vigencia o más que entonces.

-¿Incluso cuando el propio Ibarretxe da por roto el proceso y ha renunciado ya a la mesa de partidos para encarar un diálogo resolutivo mientras exista la violencia?

- Incluso así. Nos negamos a pensar que no quede ninguna salida que no sea la vuelta atrás, a los atentados y a la violencia. Hay que liderar a la sociedad escuchando su parecer y tomando buena nota de sus sugerencias.

- ¿Qué papel juegan en ello partidos e instituciones?

- Es algo perfectamente complementario. Esta iniciativa no pretende suplantar a los partidos políticos ni a las instituciones, sino que persigue constatar que la participación ciudadana es más necesaria que nunca para generar una nueva oportunidad de buscar la paz tras el atentado de la organización terrorista.

Crispación

- ¿Servirá al menos para rebajar el nivel de confusión social producido tanto por la ruptura de la tregua como por la desunión de los partidos a la hora de administrar la nueva situación?

- Es una de las medidas, aunque no 'la medida', ciertamente. Pero que la izquierda abertzale logre superar su debilidad ante ETA, su desconcierto y, en definitiva, su falta de punch para hacer una apuesta seria por la no violencia también ayudaría, lógicamente. a rebajar la crispación.

- De los once ayuntamientos adheridos hasta la fecha todos, salvo el de San Sebastián, están gobernados por PNV-EA. ¿Alguna lectura en especial?

- Es una experiencia piloto que, cuando termine, se someterá a evaluación de cara a corregir lo que sea necesario.

- ¿Cómo interpreta el respaldo de Odón Elorza a la iniciativa?

- A Elorza hay que reconocerle que tiene un estilo muy singular. Ha trabajado la materia de participación ciudadana y tiene además una especial sensibilidad en estos temas. Creo que él ve con naturalidad que la participación social es algo importante para trabajar, por ejemplo, en políticas de sostenibilidad, como puede ser la Agenda Local XXI. Y por ello cree, con más razón sin cabe, que la fórmula puede ser también buena para encarar los mayores problemas de este país, como puedan ser la necesidad de paz y el encontrar las mejores fórmulas de normalización política. Por eso mandó una carta al lehendakari apoyando la iniciativa que, por cierto, parte de la voluntariedad. El que no quiere no participa. Es además un planteamiento flexible, sin reglas fijas. Se sugerirá una metodología y será cada alcalde el que decida si la acepta o cambia.

- ¿Y el desmarque del PSE-EE?

- Son muy libres de aceptar o de rechazar esta metodología, basada en preguntar directamente a los ciudadanos lo que piensan a través de charlas, coloquios, debates u otros mecanismos que se pongan en marcha en los distintos ayuntamientos. Lo que no me parece de recibo son las acusaciones que han lanzado, en el sentido de que se oponen a este proyecto de democracia participativa porque pretende, según su criterio, rasladar la idea de que el proceso de paz no está roto. Si no quieren participar están en su derecho, repito. El problema viene cuando afirman, y no es verdad, que nosotros pensamos que el proceso de paz no está roto. Está roto y eso lo sabemos todos salvo, imagino, la izquierda abertzale.

Críticas

- El PP va todavía más allá, al ver en el convenio firmado por usted y el lehendakari un intento de «resucitar» el plan Ibarretxe con la «disculpa» de implicar a los consistorios en la socialización de la paz y la normalización...

- Eso responde al típico 'discurso-ladrillo' del Partido Popular, cuya única obsesión es derribar al presidente Zapatero y el resto le da igual. Son latiguillos frecuentes pero muy injustos, porque el debate en los municipios sobre paz y normalización que proponemos no busca retomar en forma de imposición el plan Ibarretxe, como ellos dicen, sino fomentar cauces de participación para recomponer el diálogo tras la ruptura de la tregua.

- Al final ha sido Lehendakaritza la que ha convocado una manifestación contra ETA, tras barajarse en un principio la posibilidad de que fuera Gesto por la Paz o la propia Eudel.

- Resulta lógico que este tipo de iniciativas las lidere en Euskadi el lehendakari como la máxima autoridad del país que es. No tiene mucha lógica que seamos nosotros o el Parlamento Vasco, por poner dos ejemplos.

- ¿Qué le pareció el lema inicial de la convocatoria, que al final ha sido modificado?

- Bien, lo vi rotundo. Sí que me gustaría decir, aprovechando su pregunta, que la lealtad que está teniendo el PNV con la estrategia de paz del presidente Zapatero no está, desgraciadamente, siendo correspondida por el PSE-EE respecto al lehendakari. La actitud de Patxi López y su partido, bordeando el insulto, no es de recibo. Pusieron mil problemas al lema inicial no porque no les gustara sino, en realidad, porque la manifestación la convocaba el lehendakari. Hace tiempo que emprendieron una carrera de descrédito contra su persona buscando, inútilmente, su amortización.







Evitar la «fractura social»



El presidente de Eudel abogó en todo momento por un sistema de de participación ciudadana mediante programas que fomenten una cultura de paz, la educación en valores y la reflexión sobre el mejor marco de convivencia, como instrumentos para evitar una «fractura social». Todo ello compatible con los programas puestos en marcha, y que serán potenciados a corto plazo, de atención a las víctimas del terrorismo.

Karmelo Sáinz de la Maza, que compagina la presidencia de Eudel con la alcaldía de Leioa por el PNV, subrayó que una veintena de «dinamizadores» se han formado ya para coordinar una serie de coloquios y debates donde podrán participar los ciudadanos que lo deseen, también en Navarra y el País Vasco francés dentro de una filosofía sin limitaciones territoriales. La extensión geográfica de la iniciativa fuera de la CAV no plantea problema alguno para Eudel, que recuerda que ocho ayuntamientos navarros forman parte de su asociación. Coordinada por Gorka Espiau, uno de los antiguos dirigentes de Elkarri, la iniciativa se basa en el carácter voluntario de los alcaldes y en su libertad para diseñar los cauces de participación ciudadana que prefieran. Los resultados de esta iniciativa, que se plasmará con la celebración de foros de debate, mesas redondas, actos de apoyo a las víctimas o recogida de ideas, se trasladarán a los partidos políticos como aportaciones ciudadanas. La participación ciudadana será a título individual o a través de asociaciones, movimientos sociales o agentes políticos en la construcción de la paz.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo

Canales RSS