Miércoles, 15 de noviembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

JULIO CÉSAR DÍAZ MÉDICO EXPERTO EN APITERAPIA
«Con el propóleo de las abejas la gripe se pasa en tres días en vez de en siete»
Uno de los mayores especialistas en apiterapia del continente americano ha llegado por primera vez a Europa para difundir sus teorías
«Con el propóleo de las abejas la gripe  se pasa en tres días en vez de en siete»
Díaz ha acudido invitado por la Asociación de Apicultores. [MIKEL FRAILE]
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Julio César Díaz es un doctor en Medicina atípico. Nacido en la Pampa argentina y residente en una de las zonas más pobres de ese país, San Luis, decidió hace 14 años volcarse en la apiterapia, la terapia médica que se sirve de los productos de la abeja. También es apicultor, y la mayor parte de su tiempo lo dedica a un vivero de plantas con el que se propone expandir las viejas especies autóctonas. Es la primera vez que sale de aquel continente. Mañana y el viernes -a las 4 de la tarde- dará sendas conferencias en el Herri Antzokia de Ordizia. Y la revista Argia pondrá a la venta un libro que recoge sus teorías.



- ¿Qué acogida ha tenido la apiterapia entre los médicos que usan las terapias tradicionales?

- La medicina oficial es reticente en su discurso, pero hay médicos que utilizan la apiterapia en su vida personal, con su familia, y luego no quieren llevarla a su actividad profesional. Es una cuestión de poder, de imagen. ¿Qué van a decir mis círculos médicos si se enteran que uso la apiterapia!, piensan. Utilizan lo bueno y recomiendan lo malo. Ningún colegio médico o facultad de Medicina me ha llamado para que dé una conferencia. Sí en cambio algunas facultades de Farmacia, de Agronomía o de Odontología, porque los dentistas usan el propóleo para cerrar hemorragias.

- Háblenos de los remedios que nos ofrecen las abejas.

- Básicamente hay dos series de productos dentro de la colmena: lo que son los suplementos dietéticos, y los que son estrictamente terapéuticos. Pero los suplementos dietéticos pueden ser también terapéuticos. El polen, por ejemplo, puede mejorar el estado de salud de los diabéticos severos, y ayuda en los casos de próstata.

- ¿De qué modo?

- El polen tiene una grasa vegetal prima hermana del colesterol, y funciona como antiinflamatorio prostático. Y tiene fitohormonas que estimulan el sistema hormonal del hombre y «rejuvenecen» la próstata. Y en el caso del cáncer de próstata también ayuda, no como tratamiento final, pero ayuda. Básicamente, todos los productos de la colmena corrigen y mejoran las defensas de la persona. En los casos de alergias y de enfermedades por autoinmunidad, en las que el sistema autodefensivo está equivocado, estos productos ayudan mucho. Por norma general, la apiterapia es muy beneficiosa en enfermedades que la medicina tradicional no puede tratar, como el lupus, artrosis, reuma y artritis. En general, si usted está enfermo se recuperará mucho antes usando productos derivados de la colmena.

- El propóleo de las abejas es cada vez más conocido entre nosotros.

- Se usa sobre todo como antibiótico. Es beneficioso tanto en afecciones bacterianas, como las anginas, como en las afecciones virales, por ejemplo la gripe. Pero lo más importante no es matar el virus o la bacteria, sino tener en condiciones el sistema inmunitario. Con el propóleo, la gripe, en vez de en siete días, se pasa en tres. Además tiene un poder antioxidante muy marcado, y si tomamos propóleo las células sanas no se deteriorarán, no degenerarán en cáncer. No es lo mismo los años y los años más el deterioro.

- ¿Cómo se usa el veneno de abeja en medicina?

- Las dosis pueden ser de 18-20 picaduras simultáneas. Se usa en casos de artrosis, artritis, cánceres... En Argentina, el 99'9% de los pacientes no se animan a usar abejas, por lo que se usa el veneno inyectable. Es un veneno que ha perdido parte de sus propiedades, pero tiene la ventaja de que es menos cruento.

- Cuba ha sido el lugar donde más se desarrolló la apiterapia.

- Debido al boicot y a que allí no trabajaban las multinacionales farmacéuticas. Así las cosas, las facultades de Medicina se propusieron trabajar todas las terapias alternativas, buscando eficacia y ahorro de dinero.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo