Jueves, 9 de noviembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

Politica
Rosas blancas para el recuerdo
Hernani inauguró ayer la escultura 'Argi-horma' en recuerdo a los fusilados por las tropas franquistas
Rosas blancas para el recuerdo
Un familiar llora ante la escultura de hierro que recuerda a los fusilados de Hernani. [LUIS MICHELENA]
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

SAN SEBASTIÁN. DV. «Nuestro tío Celestino siempre ha estado en nuestra memoria. Nunca le hemos olvidado y siempre nos ha ayudado desde arriba». Este testimonio corresponde a Jon Onaindia, sobrino del sacerdote Celestino Onaindia, ejecutado el 28 de octubre de 1936 en Hernani junto a otros siete curas más. Cerca de doscientos vecinos de esta localidad fueron asesinados por las tropas franquistas hace 70 años, en una de las acciones más sangrientas de la Guerra Civil en Euskadi.

En representación de los familiares de los fusilados, Onaindia intervino ayer en la inauguración de la escultura 'Argi-horma', obra de Carlos López Ceballos, que está erigida junto al cementerio de Hernani en homenaje a las víctimas. El monumento de hierro, que lleva el nombre de los 128 asesinados que hasta la fecha han podido ser identificados, es bidimensional con una silueta que representa a los represaliados.

«Cuando mataron a mi tío, mi familia, que era de Elgoibar y Markina, no tuvo más remedio que exiliarse durante muchos años a Iparralde. Después de muchos años volvimos a casa. Sin embargo, y a pesar de los años que han pasado, nuestro tío siempre ha estado muy presente, como muchas personas buenas y honradas que fueron asesinadas», aseguraba Jon Onaindia.

El sentimiento de esta familia lo compartían los allegados de los fusilados que, de manera individual, pudieron rendir un homenaje ante la escultura después de los discursos oficiales. Rodeados de cámaras de fotos, los familiares de los fusilados, la mayoría personas mayores, acariciaron los nombres grabados de sus seres queridos en la pared de forja y se emocionaron sin poder en muchos casos evitar que les saltaran lágrimas. Todos depositaron una rosa blanca. La 'Argi-horma' se cubrió de flores en su recuerdo.

Los hernaniarras más mayores recuerdan con amargura aquel trágico otoño del 36. «Los franquistas mataron a mucha gente y otro de los lugares donde también hubo fusilamientos fue en la carretera donde está el frontón», recordaba un vecino de avanzada edad. «Aquello fue tremendo. Yo era pequeño, tenía ocho años, y me acuerdo que fue una tragedia para el pueblo. Estoy muy emocionado al ver a tanta gente conocida que ha sufrido durante tantos años en silencio», aseguraba.

El Ayuntamiento de Hernani, en colaboración con el Departamento de Justicia del Gobierno Vasco y la Diputación, ha puesto en en marcha el programa 'Hernani 1936-2006', con el objeto de recuperar la memoria de los fusilados a través de diferentes iniciativas, como fue ayer la inauguración de la escultura. La Sociedad Aranzadi y miembros de la UPV han trabajado para la identificación de los asesinados. Todos los documentos históricos de los sucesos, testimonios, así como la trayectoria vital de los fusilados, aparecerán en un libro que editará el consistorio hernaniarra.

En el acto estuvieron, entre otros, el lehendakari Juan José Ibarretxe, el consejero de Justicia, Joseba Azkarraga; el diputado general de Gipuzkoa, Joxe Joan González de Txabarri, la diputada de Derechos Humanos, Mari Carmen Marín, el alcalde de Hernani, Joxean Rekondo, y el presidente del GBB, Joseba Egibar.

Fuera del cementerio, un grupo de familiares de presos de ETA pidió tras una pancarta el acercamiento a las cárceles vascas. Otras personas manifestaron su disconformidad por el acto como la hermana de uno de los fusilados, Maite Landín, quien pidió que los familiares caídos en Hernani sean inscritos en registros Civiles como «asesinados víctimas del terrorismo franquista».

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo