«El yihadismo terrorista siempre van por delante en internet»

Manuel R. Torres/
Manuel R. Torres
Manuel R. Torres, experto en yihadismo y nuevas tecnologías

Desde hace 15 años Manuel R. Torres analiza el uso de las nuevas tecnologías que hacen los terroristas yihadistas, una actividad creciente de la que sacan ventajas, sobre todo una impunidad que lleva a una "escalada salvaje de violencia"

Jesús Falcón
JESÚS FALCÓNSan Sebastián

El terrorismo yihadista golpea una y otra vez en cualquier parte del mundo. Un fenómeno que comenzó en un área muy concreta del planeta y que ya es global gracias a un uso intensivo y eficaz de las tecnologías de la información y la comunicación. Internet vertebra a estos grupos terroristas que aprovechan las redes sociales como el mejor altavoz, pero también como herramienta de coordinación y para crear espacios donde reafirmar sus creencias. En ese espacio sin fronteras se mueven los activistas de la yihad como peces en el agua desde hace casi dos décadas, tal y como explica el profesor de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla Manuel R. Torres, quien dirige en este centro el curso de Experto Universitario en Análisis del Terrorismo Yihadista. Sus líneas de investigación son violencia política, terrorismo, comunicación política y ciberseguridad. Es autor de los libros 'Al Andalus 2.0. La ciber-yihad contra España' (2014) y 'El Eco del Terror. Ideología y propaganda en el terrorismo yihadista' (2009).

- Cuando la digitalización avanza lenta e imparable por todos los ámbitos de la vida sorprende leer que usted ya analizó el uso de internet por parte de los terroristas yihadistas a principios de este siglo.

- En el mundo de internet suele hablarse de los 'early adopters' para referirse a los primeros usuarios que surgieron en los años 90, y los yihadistas lo son. Siempre han tenido un gran afán por experimentar las novedades tecnológicas y una gran capacidad por aprovechar sus ventajas.

- Incluso en los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

- Eso es. Es un tema que ya mencioné en 2002 en mi tesis, que analizaba la propaganda del terrorismo yihadista en aquella época, que ya empezaba a ser importante. Los terroristas del 11-S también utilizaron internet para coordinarse, a través de borradores de correos electrónicos que no llegaban a enviar ya que entraban todos a un único buzón con la misma contraseña.

- Supongo que desde entonces habrán evolucionado en paralelo a la mayor digitalización de la sociedad.

- Todo aquello se fue sofisticando con los nuevos avances. Para comunicarse ahora se aprovechan de las plataformas que permiten encriptar los mensajes. Experimentan con todo lo que va surgiendo y tiene éxito entre la gente. Ser los primeros les proporciona grandes beneficios, especialmente el de la impunidad. Las autoridades siempre van a remolque, a los estados siempre les cuesta más entrar en las nuevas herramientas y plataformas y así consiguen un tiempo de ventaja.

- ¿Siempre van por delante?

- Siempre. Así consiguen mover sus contenidos con más libertad hasta que se eliminan... es un juego constante del gato y el ratón hasta que son expulsados de cada plataforma.

Una de las imágenes difundidas por la propaganda del Estado Islámico.
Una de las imágenes difundidas por la propaganda del Estado Islámico.

La imagen y el contraste

- Contrasta la estética casi medieval del Estado Islámico, la exaltación de la fuerza bruta y del odio y espadas en alto con el gusto por los últimos dispositivos y el afán por estar a la última en las tecnologías de la información. También la contraposición entre el odio a lo 'yanki', al enemigo número uno, y el uso intensivo de sus productos más globales: Facebook, Twitter, Youtube,...

- Es que no pueden evitar estar en esas plataformas, donde hay audiencias masivas. No se fían de ellas, pero las necesitan. Y las aprovechan muy bien.

- También han aprovechado que estas empresas han sido muy perezosas a la hora de moderar el contenido que publicaban sus usuarios.

- Cierto, hasta hace pocos años no realizaban ningún esfuerzo por eliminarlos puesto que realizar esa vigilancia les supone un coste que no genera beneficios económicos. Afortunadamente ya no es así, son más diligentes y sus contenidos son eliminados cada vez con mayor rapidez.

- Supongo que las redes sociales serán su principal vehículo de propaganda.

- En ellas han encontrado una forma de incalculable valor para llegar a la audiencia de forma directa, sin tener que pasar por los medios de comunicación tradicionales. Esta dinámica lo transforma todo puesto que ahora ellos pueden decidir qué decir con exactitud, cómo decirlo y cuándo difundirlo. Sin intermediarios. Los famosos vídeos con decapitaciones que publicó el Estado Islámico hace unos años serían impensables en una televisión y sin embargo han conseguido que los vean millones de personas de todo el mundo.

- Usted lo ha contextualizado en una escalada de terror, también virtual.

- Es que esa comunicación directa paradójicamente potencia la crueldad puesto que cuánto más violentas son esas imágenes, más eficaces son para sus objetivos, a más gente llega y más gusta a sus acólitos. Por otra parte la audiencia se acostumbra y se endurece así que necesitan aumentar esa violencia para llegar a más gente. Es una escalada salvaje.

- Además de los usos propagandísticos, estos contenidos sirven para radicalizar a sus simpatizantes. ¿Hasta qué punto pueden llegar a convencer a jóvenes como los autores de los atentados en Cataluña?

- Internet siempre está presente, con mayor o menor peso, en estos procesos de radicalización. También se han dado casos en los últimos años de radicalización exclusivamente ‘offline’, pero son una minoría. La mayoría de los terroristas utilizan internet para reforzar su radicalización y posteriormente entablar relaciones personales con personas afines.

- ¿Cómo influye todo esto en el fenómeno de los llamados 'lobos solitarios'?

- Son personas que quizá no viven en un entorno radical, que no tienen una experiencia vital real con ese mundo, pero que a través de las redes sociales de pronto ven que pueden interactuar con alguien que desde Irak o Siria les anima y les da instrucciones, y eso ha sido decisivo en algunos casos para que personas concretas tomen la decisión de realizar acciones violentas.

- Ha comentado usted que siempre están a la última, ¿en qué están ahora, hay alguna nueva tendencia en estos grupos en internet?

- Se preocupan por conocer las novedades y lo que gusta a la gente. La tendencia ahora es aprovechar los servicios de ‘streaming’ que ofrecen Facebook o Twitter para realizar retransmisiones en directo de sus acciones. Esto irá a más porque así tienen una audiencia asegurada y pueden eludir la moderación a posteriori que hacen estas plataformas.

- Hace unos días usted mencionó que dentro de esta propaganda España está en el centro de su diana, algo que han corroborado con un vídeo en castellano amenazando con recuperar Al Andalus...

- El año pasado se alcanzó el record de menciones a España por parte de su propaganda, 44 veces. El yihadismo considera que toda la península está ocupada ilegítimamente. Consideran a Al Andalus como una tierra perteneciente a la comunidad islámica, que ha sido arrebatada y ocupada por infieles. Y aspiran a recuperarla.

Más

Fotos

Vídeos