Los yihadistas detenidos en Vizcaya y Murcia maltrataban a sus parejas para convertirlas

El yihadista detenido en Durango, Vizcaya./Efe
El yihadista detenido en Durango, Vizcaya. / Efe

El arrestado en Durango estaba condenado por violencia machista y le califican como «especialmente violento e impulsivo»

EFEMadrid

El presunto yihadista detenido por la Policía Nacional en Abadiño, localidad vizcaína próxima a Durango, está condenado por violencia machista a la que fue su pareja, a la que propinaba duras palizas e, incluso, obligaba a ver vídeos constantemente sobre la yihad para que se adhiera al Dáesh.

Según han indicado a Efe fuentes de la investigación, el detenido, de nacionalidad marroquí y 33 años, formaba parte de una estructura de reclutamiento y adoctrinamiento de Dáesh que animaba a atentar en España y otros países de Europa.

Junto a él, en una operación conjunta de la comisaría general de Información de la Policía Nacional y las autoridades marroquíes fue arrestado ayer en Lorca (Murcia), un senegalés de 21 años y otros tres hombres en Castillejos, localidad marroquí próxima a Ceuta.

Los dos detenidos en España -pasarán mañana a disposición judicial en la Audiencia Nacional- maltrataban a sus compañeras como parte del adoctrinamiento y sumisión de éstas al ideario yihadista.

El arrestado en Abadiño y residente en Durango había sido condenado por violencia machista a la que entonces era su pareja y a la que llegaba a golpear con objetos, según han destacado las fuentes que califican su carácter como «especialmente violento e impulsivo».

También propinaba «extremas» palizas a su esposa el senegalés detenido en Lorca, localidad en que se encontraba de paso porque residía en Bilbao, un maltrato que justificaba como parte de su visión de la mujer sometida a la ley Sharia.

Además presumía de tener un arma de fuego y de que el día que la necesitase haría «pam, pam», en alusión a la población civil.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos