Xabier Olano: «Al Gobierno foral PNV-PSE le preocupa más salir bien en las fotos que trabajar»

El portavoz juntero de EH Bildu, Xabier Olano, en una sala de las dependencias de la coalición en las Juntas de Gipuzkoa./ARIZMENDI
El portavoz juntero de EH Bildu, Xabier Olano, en una sala de las dependencias de la coalición en las Juntas de Gipuzkoa. / ARIZMENDI
Portavoz de EH Bildu

«El de EH Bildu fue un 'no' a Rajoy más que un 'sí' a Sánchez, que no sabemos si quiere democratizar el Estado»

Jorge Sainz
JORGE SAINZSAN SEBASTIÁN.

Xabier Olano (Altzo, 1959) afronta su último año al frente del grupo de EH Bildu en las Juntas de Gipuzkoa. No se presentará a las elecciones de dentro de un año, pero quiere aprovechar este tramo final de legislatura para poner en valor el trabajo de la coalición abertzale en este periodo ante la mayoría absoluta de un Gobierno foral PNV-PSE al que le pide «menos competir por la foto y más trabajar».

-¿Qué diagnóstico hace de Gipuzkoa tras tres años de legislatura y ahora que entramos en la recta final del mandato foral?

-Hay algunos indicios de cierta reactivación económica pero el Gobierno foral está practicando recortes y dando pasos atrás en políticas sociales y fiscales. Y luego la coalición de gobierno PNV-PSE es desconocida para la ciudadanía, según las encuestas, que apuestan por otras fórmulas.

-¿Dónde han detectado los principales recortes?

-Gipuzkoa se caracterizaba por sus buenos servicios sociales y este prestigio ha decaído por recortes incomprensibles y sin necesidad, como la disminución de prestaciones para la dependencia, que perjudica a cuatro mil familias; los retrasos de la incorporación de las residencias de ancianos a la titularidad foral; la recuperación del 'escudo fiscal' para beneficiar a los 38 'super-ricos' de Gipuzkoa, que se ahorran 400.000 euros anuales en detrimento de 700.000 guipuzcoanos; o los recortes de líneas de transporte público, sin atender las reclamaciones de ciudadanos y alcaldes. Ni siquiera las han contestado por educación.

-La oposición, con ustedes a la cabeza, ha tenido difícil sacar cabeza y EH Bildu ya acarreaba desgaste de su etapa de gobierno. ¿Realmente es una alternativa sólida para volver a ganar en Gipuzkoa?

-Es indudable que somos el polo de referencia de la oposición, con 17 junteros, solo uno menos que el grupo que ganó las elecciones. Se ha hecho buena oposición con 1.466 iniciativas presentadas, mientras que el segundo, Podemos, ha presentado 603 y el PNV, por ejemplo, 40. El Gobierno foral ha sido complaciente con la élite económica y exigente con la mayoría social. Le pediría más trabajo y menos marketing y menos posar para las fotografías.

-(...).

-La impresión de la inmensa mayoría de los guipuzcoanos es que los dos partidos de gobierno se preocupan más por ver quién sale más y bien en las fotos y a Markel Olano le ha salido un competidor en la figura de Denis Itxaso. Todos los días hacen multitud de notas y actos para figurar. No les queda tiempo para trabajar.También se observa desgana o falta de capacidad de diálogo. Solo utilizan el rodillo cuando podían ser bastante más receptivos.

-¿En qué sentido?

-Es que no aceptan ni debaten una sola enmienda de EH Bildu o Podemos, que representamos casi a la mitad de las Juntas. Es curioso que un Gobierno de PNV y PSE se alíe con el PP para una fiscalidad todavía más conservadora. Y luego tampoco es cierta la imagen de modernidad que quiere proyectar el PNV. Es imposible si luego apoya, por ejemplo, el alarde discriminatorio de la mujer de Irun y Hondarribia. No vale predicar políticas de igualdad y luego apoyar esos alardes. Esto no ayuda a la imagen moderna y de igualdad de Gipuzkoa que queremos proyectar.

«La modernidad en Gipuzkoa es imposible si el PNV apoya alardes discriminatorios»

«Visto que coincidimos en un 90-95% en Juntas lo más posibilista es sumar con Podemos»

«El prestigio del territorio por sus servicios sociales ha decaído por los recortes innecesarios»

-¿Prevé que pueda reproducirse tras las elecciones forales de dentro de un año el pacto PNV-PSE a poco que les den los números?

-Visto que ese acuerdo se da también en Álava, Bizkaia y el Gobierno Vasco, parece que si les dan los números pretenderán revalidarlo, pero habrá que ver si puede haber otras alternativas.

-¿La alternativa pasa por un entendimiento de EH Bildu y Podemos?

-Todas las hipótesis están abiertas. Un acuerdo PNV-EH Bildu daría una mayoría sobrada y sería posible, o el acuerdo de país con PNV y Podemos, o uno de izquierdas también con el PSE como el que firmamos en fiscalidad la legislatura pasada.

-¿Pero lo más realista a día de hoy no sería sumar con Podemos?

-Más que realista es lo más posibilista vistas las actuaciones de unos y otros, ya que con Podemos hemos coincidido en el 90-95% de las iniciativas en las Juntas. Pero hay que ver primero los programas y luego los resultados. Si la sintonía se mantiene y los programas electorales coinciden en parte, no descartaría a priori ninguna opción.

-¿Quemar la basura de Gipuzkoa en la incineradora vizcaína de Zabalgarbi, como se plantea ahora como medida de transición, hubiera sido una buena salida en su día a este conflicto?

-En principio no compartimos la incineración como método final del tratamiento de residuos. Pero la propuesta de Bizkaia ha demostrado que sin nuevas inversiones se podrían tratar todos los residuos de Gipuzkoa después de una recogida selectiva de calidad y un buen reciclaje. Esto deja más visible la no necesidad de la incineradora en Gipuzkoa.

-¿Comparte esa idea extendida de que Bizkaia se ve más favorecida que Gipuzkoa por el Gobierno Vasco o son «provincianismos»?

-Los datos constatables desgraciadamente indican que es una realidad que, en base a la LTH y el Concierto y la distribución de recursos, tradicionalmente Bizkaia ha sido más favorecida. Hay que mejorar esto pero sin caer en provincianismos, impulsando que el peso de cada territorio sea más equilibrado.

-¿Hace bien el Gobierno foral en mantener el canon a los camiones en la N-I pese al varapalo del TSJPV?

-Es otro ejemplo de mala gestión. Probablemente hay que presentar recurso, pero para mantener el peaje había que haber analizado antes, a base de informes jurídicos y económicos, todas las opciones, incluso también la de mantenerlo. Pero tomar esa decisión sin esos informes es una irresponsabilidad, sobre todo si luego los tribunales vuelven a determinar que es ilegal.

-Fuera de la política foral, el panorama en España ha dado un giro copernicano. ¿Qué le parece la aprobación de la moción de censura a Mariano Rajoy con la consiguiente investidura para Pedro Sánchez?

-En cierta manera me parece un acto de «justicia poética», como dijo Arnaldo Otegi. Que los independentistas vascos y catalanes hayan sido decisivos para desbancar al Gobierno de Rajoy condenado por múltiples casos de corrupción, produce cierta satisfacción. Rajoy se había ganado la moción de censura a pulso. Habrá que ver como se comporta el nuevo gobierno de España.

«No a Rajoy»

-¿Cómo se justifica el voto afirmativo de EH Bildu al líder del PSOE, cuando le habían criticado duramente equiparándole prácticamente a Rajoy?

-En el voto afirmativo de EH Bildu ha primado la censura y destitución de Rajoy por encima de otras consideraciones. Hemos plasmado con nuestro voto un sentimiento muy mayoritario en la sociedad vasca. Más que un 'sí' a Sánchez ha sido un 'no' a Rajoy.

-El PNV ha tenido la llave para echar a Rajoy. ¿Ha actuado correctamente a su juicio?

-Entiendo que la llave la han tenido las 180 personas diputadas que han votado a favor de la moción de censura. 180 personas que representan a millones de electores y que han actuado correctamente en coherencia con el clamor generalizado contra la corrupción, las leyes antisociales, el talante autoritario y antidemocrático. Curiosamente, una semana antes el PNV defendía al PP, aprobándole sus presupuestos. Damos la bienvenida a la rectificación del PNV.

-¿Cómo puede influir el Gobierno del PSOE en Euskadi en el ámbito del modelo de Estado y en política penitenciaria?

-No debemos olvidar que Pedro Sánchez ha sido un actor protagonista en la aplicación del 155. El PSOE no tiene relación de fuerzas y no sabemos si tiene voluntad para poner en marcha un proceso de democratización en el Estado. Un proceso de democratización que sí existe en las naciones sin estado, como Catalunya y Euskal Herria. Es aquí donde los actores que queremos realmente el cambio debemos invertir todas nuestras energías.

-¿Cómo ha visto la crisis política en España a raíz de la moción de censura contra Mariano Rajoy?

-Desde la distancia se observa que el PP se había ganado a pulso la moción de censura, como partido más corrupto de toda Europa, con varias sentencias y condenados. El problema es que la alternativa que se presentaba, de la mano del PSOE de Sánchez, no tenía mucha credibilidad. Apoya el 155 en Cataluña y apuesta por un acuerdo con Ciudadanos y no ofrece garantías de políticas más sociales. Estamos en una situación que se repite una y otra vez.

-Mencionaba usted al PNV, que tan pronto pacta con ustedes el preámbulo o el título preliminar del nuevo estatus como los Presupuestos del Estado con el PP o echa a Rajoy.

-Históricamente han sabido nadar a dos aguas, hay que reconocerles ese mérito. Están acordando con nosotros el preámbulo, con características bastante soberanistas, del nuevo estatus mientras que pacta con el PP esos Presupuestos que tienen el apoyo de Ciudadanos y mantienen el 155 en Cataluña. Una cosa son los objetivos que el PNV dice mantener a largo plazo, pero las políticas diarias van en dirección contraria. Pero tampoco me sorprende.

-¿Es viable un nuevo estatus político solo entre abertzales?

-Decisiones que van a condicionar el futuro deberían adoptarse con el mayor consenso posible, y me gustaría que Podemos y el PSE se aproximasen. Incluso el PP. Pero si no es posible porque hay desmarques condicionados y teledirigidos desde Madrid, pues igual no hay más remedio que seguir adelante y tener en cuenta que incluso solo con la suma de PNV y EH Bildu, su porcentaje de representación es clarificador, tiene muchísima implantación y apoyo. No hablamos de un 51% contra 49%, sino de casi dos terceras partes de la representación parlamentaria.

-EH Bildu está quedando aislada en las instituciones en pronunciamientos tras la disolución de ETA por su rechazo a asumir la formulación «daño injusto causado». ¿Dónde puede haber un punto de encuentro?

-Ahora se abre un nuevo ciclo en el que estamos dispuestos a trabajar y en el que perduran consecuencias sin resolver del conflicto, tanto en el campo de las víctimas como el de los presos. Y evidentemente todo el mundo tendremos que dar pasos para que esas consecuencias sean superadas entre todos y de la forma más asumible posible.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos