La viuda de un concejal del PP asesinado por ETA pide a los populares que se sumen a la ponencia de memoria

Mari Carmen Hernández ha atendido a los medios antes de la comparecencia. / EFE

Mari Carmen Hernández, esposa del edil de Durango Jesús María Pedrosa y una de los rostros más visibles de los colectivos de víctimas, también ha reclamado a EH Bildu que «reconozca de una vez que matar estuvo mal»

OCTAVIO IGEA

La viuda de Jesús María Pedrosa, el concejal del PP de Durango asesinado por ETA en el 2000, ha pedido este miércoles a la formación conservadora que se sume a la ponencia de Memoria y Convivencia que se desarrolla en el Parlamento vasco para que «se oiga la voz de todo el mundo» y se allane el camino de la convivencia en Euskadi. «Nadie tiene toda la razón, es hora de que los partidos se pongan a trabajar», ha reclamado Mari Carmen Hernández, uno de los rostros más visibles de los colectivos de afectados por el terrorismo etarra, que también ha reclamado a EH Bildu que «reconozca de una vez que matar estuvo mal».

Hernández ha hecho un llamamiento explícito a la «concordia» antes de ofrecer su testimonio en la segunda sesión de la ponencia en la Cámara de Vitoria, en la que también han comparecido Ane Muguruza, hija del diputado de HB Josu Muguruza, asesinado por ultraderechistas, e Inés Núñez, cuyo padre está reconocido como víctima de abusos policiales. A estos encuentros, en los que participan representantes de PNV, EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PSE en el Parlamento, no acude el PP, que considera que el foro no busca deslegitimar la violencia de ETA y navega en la «equidistancia».

Pese a las fuertes discrepancias, la viuda de Pedrosa ha recalcado la necesidad de que todas las sensibilidades políticas arropen la ponencia, y que hagan «autocrítica», para que su validez sea incuestionable. «Lo que opinen que lo digan allí (en el foro parlamentario)», ha pedido a los populares. Hernández forma parte del grupo de víctimas que traslada sus experiencias a las aulas, se ha mostrado públicamente a favor del acercamiento de presos y la excarcelación de reclusos enfermos y hace algunos años mantuvo un encuentro con el etarra Josean Fernández. El año pasado no acudió al homenaje que el PP ofreció a su marido en Durango, al que asistió Mariano Rajoy, al considerarlo un acto «de campaña electoral».

La «soledad de Muguruza»

Por su parte, Ane Muguruza ha denunciado la «soledad» de las víctimas de la violencia de Estado «que seguimos sin estar reconocidas», y ha reprochado «que se pida autocrítica a ciertos sectores -en alusión a los requerimientos que recibe habitualmente la izquierda abertzale para que se desmarque de la actividad de ETA- pero otros no hagan nada». «A cada paso que se da en este sentido el Estado da uno atrás», ha lamentado tras reclamar la equiparación de todas las víctimas. Que no ocurra, «ahonda en nuestro dolor», ha dicho.

Los testimonios de Muguruza, Hernández y Núñez se suman a los ofrecidos en la ponencia hace dos semanas, en la sesión inaugural, por Rosa Lluch, Unai González y Josu Elespe. En fechas posteriores aún sin determinar se sumarán otras seis personas entre las que habrá víctimas del terrorismo etarra y de otro tipo de violencias. Cada partido participante en la ponencia ha puesto sobre la mesa tres nombres.

Entre ellos ya se ha confirmado la participación de los hijos de otras dos víctimas de ETA: Andoitz Korta, hijo del que fuera presidente de Adegi, Joxe Mari Korta, e Iñaki García Arrizabalaga, hijo del delegado de Telefónica Juan Manuel García Cordero. Como víctimas de torturas acudirán el director de ‘Berria’ y exdirector de ‘Egunkaria’, Martxelo Otamendi. También estará una de las tres hijas de Juan Carlos García Goena, la última víctima de los GAL. A estos nombres hay que sumar el del director de Criminología y presidente del Consejo Vasco de participación de Víctimas del Terrorismo, José Luis de la Cuesta.

Fotos

Vídeos