Las víctimas de ETA restan valor al pésame de la banda a la familia de Nérin

Las víctimas de ETA restan valor al pésame de la banda a la familia de Nérin

El Gobierno Vasco considera que es «un paso más» pero que debe extenderse a todos los damnificados

AINHOA MUÑOZ SAN SEBASTIÁN.

«Esto es una pantomima, una estrategia, un paripé y un teatro». A Consuelo Ordóñez no hay pésame que le valga para recomponer el sufrimiento que ETA le causó al asesinar a plena luz del día a su hermano, el edil del PP Gregorio Ordóñez. El inédito gesto que la organización terrorista llevó a cabo el pasado miércoles, cuando verbalizó el pésame a los familiares del brigadier jefe Jean-Serge Nérin -su última víctima mortal- tan solo se engloba, según la presidenta de Covite, en una «campaña» para «presionar» a las autoridades francesas y al Gobierno de Emmanuel Macron para lograr el acercamiento de los presos a cárceles de Iparralde.

«Sin duda alguna, este gesto se trata de una estrategia para que el Gobierno de Macron tome medidas en relación a los presos de ETA» que están en suelo francés, coincide Maixabel Lasa. La viuda de Juan Mari Jáuregui, el exgobernador civil socialista que ETA asesinó hace diecisiete años, cree, sin embargo, que el paso que dieron los procesados por el asesinato de Nérin durante el juicio celebrado en París es «positivo». Aunque puntualiza: «Sería más creíble si esto significa que va a haber una continuidad, que ETA va a pedir perdón a los familiares del resto de víctimas asesinadas en el Estado español».

Lasa, dice, se «fía» más de aquellos que piden perdón por un hecho atroz en la intimidad, a la sombra y sin la mirada de la opinión pública, «sin tanto bombo y platillo», acierta a decir. Por eso, asegura no comprender cómo ETA alcanzó a decir en su comunicado que «ha habido grandes sufrimientos en todas partes». «Si están pensando en dar el pésame a una persona, no tiene sentido hablar sobre el sufrimiento», se duele.

«Lo único que me han dicho a mí es: 'Tu hermano sí está muy bien muerto y estamos contentos por ello'» Consuelo Ordóñez, Presidenta de Covite

«La ausencia de autocrítica y su deshumanización siguen intactas. No supone un avance significativo» Josu Elespe, Hijo de Froilán Elespe

«El paso es positivo, pero será creíble cuando el pésame se extienda al resto de víctimas» Maixabel Lasa, Viuda de Juan Mari Jáuregui

Para Josu Elespe, hijo de Froilán Elespe, el primer concejal socialista asesinado por la banda en 2001, el concepto de 'sufrimiento' es «el nuevo mantra que quieren meternos con calzador buscando un empate entre violencias o un reparto equitativo de culpas y maldades». Todo ello, continúa, «con el fin de darle un carácter de inevitabilidad a su sangrienta historia».

Precisamente, para Ordóñez la frase sobre el «sufrimiento en todas partes» pronunciada por Izaskun Lesaka -una de las acusadas por el asesinato de Nérin- tan solo alimenta «la teoría del conflicto». Una teoría de la que hace cómplice también al Ejecutivo de Iñigo Urkullu. «El Gobiero Vasco lo ha asumido así», se queja. Además, puntualiza, el gesto de la organización terrorista «no es novedoso». «ETA siempre ha dado sus condolencias cuando se ha equivocado al matar a quien no era su objetivo», asegura contundente.

¿Y qué pasa entonces con el resto de víctimas? «Ellos están muy orgullosos por las casi mil víctimas que sí fueron a por ellas. Con este perdón a mí sólo me han dicho: 'Tu hermano claro que está bien muerto, porque tu hermano sí que lo queríamos matar y estamos muy contentos de ello'».

Una sensación parecida que podría sentir Elespe. «Al margen de posibles intentos por esquivar una cadena perpetua, lamentan la muerte, que no asesinato, del gendarme, porque la misma fue ajena a la voluntad de ETA, y esto no lo digo yo, lo dicen ellos». Por eso mismo, el primogénito de Froilán Elespe asegura que «el resto de asesinatos, se entiende que voluntariamente cometidos, no los lamentan». A su juicio, la «ausencia de autocrítica» y la «deshumanización» de ETA «siguen intactas». Y zanja: «Reconocen que han causado sufrimiento, lo cual es un hecho objetivo y no supone un avance significativo. Y dicen también haberlo padecido, obviando que el mismo es mayormente autoinfligido».

Por su parte, desde el Gobierno Vasco exigieron a la organización ya desarmada que profundice en la autocrítica y extienda el gesto a todas las víctimas, según fuentes del Ejecutivo. El gabinete de Iñigo Urkullu entiende que es «un paso más», aunque sea «tímido», pero recalca que debe venir acompañado de nuevas actitudes similares hacia el resto de damnificados.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos