Las dos 'Venezuelas' debaten en las Juntas de Gipuzkoa

A la derecha, Facundo Aznárez, de Venezuela Aurrera. / MIKEL FRAILE
A la derecha, Facundo Aznárez, de Venezuela Aurrera. / MIKEL FRAILE

Venezuela Aurrera, partidaria de Maduro e invitada por EH Bildu, y Asovengui, crítica con el mandatario y convidada por el PNV, exponen sus diferencias en la Cámara

AINHOA MUÑOZ SAN SEBASTIÁN.

Las Juntas Generales de Gipuzkoa se convirtieron ayer en un altavoz que evidenció las dos realidades que sufre Venezuela y la fractura social instaurada en el país caribeño. Detractores y partidarios del presidente, Nicolás Maduro, expusieron en la comisión de Convivencia y Derechos Humanos de la Cámara guipuzcoana su particular denuncia sobre una crisis económica que ha dejado sin abastecimientos básicos a un alto porcentaje de la población. Una crisis motivada, según quién lo exprese, por diferentes motivos. El modelo instaurado por el expresidente Chávez estuvo a debate.

Las opiniones antagónicas sobre el gobierno bolivariano las expresaron, a petición del PNV, la Asociación de Venezolanos en Guipúzcoa, Asovengui, que en su día hizo un llamamiento para animar a la población a participar en la consulta popular que la oposición convocó en julio contra el actual presidente. Por el contrario, la plataforma Venezuela Aurrera, que fue invitada por EH Bildu, y que cuenta con el apoyo de Ezker Anitza, entre otros, ha criticado en numerosas ocasiones una sistemática «operación de desestabilización» con el objetivo, a su juicio, de derrocar «por la fuerza» al Gobierno «electo» de Maduro.

Los portavoces de Asovengui Ana Rodríguez, Miguel Rumbos y Elyne Suárez, denunciaron una «crisis humanitaria» que ha obligado a emigrar a miles de venezolanos. En lo que concierne a nuestro territorio, Asovengui cifró en 531 los venezolanos instaurados en Gipuzkoa, lo que supone un 24% del total en Euskadi. «En Venezuela se está pasando hambre. La gente muere de una bronquitis porque no hay medicamentos. La problemática política está teniendo consecuencias sociales. Y la tendencia al alza es dramática», criticaron.

«Vulneración» de derechos

De hecho, esta agrupación aseguró que el «deterioro» de las condiciones de vida en el país latinoamericano y la «vulneración de derechos humanos» afecta a todos, independientemente del color político que defiende cada uno. Además, dieron a conocer la situación de los venezolanos instaurados en el País Vasco. «Desde aquí padecemos el sufrimiento de nuestro país. Enviamos remesas y sufragamos los gastos de nuestros familiares». Sin embargo, también dieron la voz de alarma sobre la «difícil» situación una vez cruzado el Atlántico. Entre otros, y según explicaron, existe un atasco burocrático en el Ministerio del Interior para conceder el asilo político, y manifestaron que desde 2012 tan solo seis ciudadanos venezolanos han conseguido protección en España.

Toda esta visión, sin embargo, fue desmontada por Facundo Aznárez en representación de Venezuela Aurrera. A su juicio, se está «criminalizando» a Venezuela y se «amplifica» y «multiplica» una situación que, en su opinión, ha sido provocada única y exclusivamente por los oligopolios. Según Aznárez, Venezuela no es un «caso aislado», sino que la falta de derechos, las injusticias sociales y los «ataques» a los derechos humanos son extendibles a toda Latinoamérica. Retó, en este sentido, a consultar a Unicef si la situación venezolana está mejor o peor antes de que Chávez alcanzase el poder. «No se puede achacar todo a un Gobierno cuando las normas económicas no funcionan», censuró. Consideró, en este sentido, que existe un plan para «desestabilizar» y «enfadar» a la sociedad y que las grandes potencias «instrumentalizan» la difícil situación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos