Sémper declara que las enmiendas al proyecto del Presupuesto «pueden perjudicar al PNV, pero no a Euskadi»

Borja Sémper, portavoz parlamentario del PP vasco./Blanca Castillo
Borja Sémper, portavoz parlamentario del PP vasco. / Blanca Castillo

Borja Sempér considera que estas dos formaciones han iniciado una lucha por la hegemonía nacionalista en Euskadi, de la que «los perjudicados van a ser todos los vascos»

MACARENA TEJADA

El portavoz parlamentario del PP vasco, Borja Sémper, ha asegurado esta mañana que su formación «ha echado el resto» para convencer a sus compañeros de otras comunidades autónomas de que «los vascos no podían pagar la deslealtad del PNV» y era necesario mantener las principales inversiones en Euskadi. Acompañado del único juntero del Partido Popular en Gipuzkoa, Juan Carlos Cano, y de la portavoz en el Ayuntamiento de San Sebastián, Miren Albistur, Sémper ha declarado que el resultado de las enmiendas que el PP ha presentado en el Senado a su propio proyecto presupuestario ha resultado «satisfactorio» porque de casi 500 millones destinados a Euskadi se han detraído 36 y se han mantenido las partidas dirigidas a los grandes proyectos de infraestructuras. En su opinión, el que ha salido del senado es un «mejor presupuesto». El dirigente popular ha considerado que las enmiendas al proyecto de Presupuestos del Estado «pueden perjudicar el PNV, pero no a Euskadi«

«No se ha mantenido por ciencia infusa, entenderán que un senador de Córdoba, de Alicante o de cualquier otra provincia del resto de España, cuando el PNV rompe el acuerdo de presupuestos y de estabilidad con el PP, dicen que también se sienten liberados de ese acuerdo y que van a ponerlo todo patas arriba», ha manifestado Sémper, quien ha añadido que esta situación «ha obligado al PP vasco a hacer una tarea y labor importante de convencer de que eso sería equivocado».

En este sentido, cree que «36 millones cambiados de cerca de 500 es un buen negocio para los vascos«, por lo que su formación en Euskadi está »muy satisfecha«. »Se han garantizado las inversiones en infraestructuras más importantes y se han tocado aspectos menores que eran fruto del acuerdo entre partidos y eran objeto de negociación«, ha subrayado.

«Nuevo plan Ibarretxe»

Por otro lado, Sémper ha alertado de que el «rodillo nacionalista» que el PNV y EH Bildu están imponiendo en el Parlamento Vasco camina «directamente hacia un nuevo plan Ibarretxe», con sus aspectos «más ilegales y más soberanistas». En su opinión, la presencia de dirigentes del PNV -también estuvieron cargos de EH Bildu- en la cadena humana por el derecho a decidir de Gure Esku Dago «no fue una broma, una posición folclórica», sino que el partido jeltzale apoyó «con toda su artillería pesada» este acto. Fue, a su juicio, una «estrategia soberanista que nos lleva directamente a un nuevo plan Ibarretxe».

En este sentido, ha acusado al PNV de «romper el equilibrio» y el espíritu de acuerdo que ha presidido la política vasca en los últimos años y apostar por acordar con EH Bildu determinados aspectos en la ponencia de autogobierno que pretenden diferenciar a los vascos entre «ciudadanos y nacionales vascos», «vaciar la presencia de España en Euskadi» y proponer un sistema judicial vasco que «es profundamente inconstitucional e ilegal». Considera que los jeltzales pueden percibir como «favorale» el nuevo «escenario nacional», con un «gobierno débil liderado por Pedro Sánchez con un apoyo exiguo en el Congreso de los Diputados». «¿Por qué el PNV está empeñado en terminar con la inestabilidad y la transversalidad en Euskadi? ¿Tan mal estamos?», se ha preguntado Sémper. Y ha resaltado que esta «inestabilidad y ruptura entre ciudadanos afecta, de manera perjudicial» a toda la sociedad, «también a los independentistas». «El PNV está jugando con la economía y el empleo», ha añadido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos