Cataluña sufre el golpe terrorista

Víctimas del atropello. / Efe

Un hombre mata a trece personas y hiere a un centenar con un atropello múltiple en Barcelona que podría haber sido más sangriento en la capital catalana | Los Mossos abatieron a cinco posibles autores de un atentado en Cambrils

I. CORTÉS / M. SÁIZ-PARDOMadrid

Occidente volvió a sufrir un ataque terrorista en uno de sus corazones. Aproximadamente a las 17:00 h un vehículo arremetió contra la muchedumbre que suele poblar La Rambla de Barcelona y el ataque acabó con la vida de 13 personas y más de un centena de heridos (15 muy graves y 23 graves), según el balance de la primera jornada. «También se podría ver incrementada la cifra porque hay heridos muy graves», reconoció en su balance el conseller de Interior, Joaquim Forn.

Lugar del atropello. / Efe

El choque fue duro y prolongado. Unos 700 metros en dirección hacia el mar por una de las calles más pobladas por los visitantes de Barcelona (según Protección Civil, las víctimas son de 18 nacionalidades diferentes y se confirmó que entre los fallecidos había tres alemanes y un belga) por el atractivo del paseo que incluye al mercado de La Boquería o al Liceo.

Más información

Las escenas que se vivieron fueron de pánico por lo inesperado de la acción y por la sangrienta embestida de una furgoneta que no se detuvo ni cuando golpeó algunos quioscos de prensa. Ferran Rodríguez, trabajador de la cafetería Viena de La Rambla, explicó por teléfono que había visto como una furgoneta se subía al centro del paseo y aceleraba para atropellar «todo lo que ha podido». El camarero, que permaneció a resguardo hasta cuatro horas después encerrado en el local refugiado con numerosos transeúntes, aseguró haber visto «mucha gente herida y muerta». «La mayoría de heridos no se podían levantar y había mucha gente ensangrentada tirada en el suelo, mientras la mayoría de gente corría en estampida», señaló en un testimonio que repitieron los testigos. Entre esas escenas de pánico el conductor pudo huir.

Relación

Pudo ser peor si se confirman las pesquisas de los Mossos d'Esquadra, ya que han relacionado el incidente con otro de la pasada madrugada en Alcanar. La madrugada pasa en la localidad tarraconense se derrumbó una vivienda a causa de la deflagración. En su interior se encontraban dos personas, una fallecida y otra herida que fue trasladada al hospital. Los inquilinos de la misma preparaban en su interior explosivos con varias bombonas de butano. «No tenemos ninguna evidencia de que la persona de la furgoneta fuera armada. Estaría relacionado con la explosión de Alcanar de la noche pasada», confirmaron los Mossos.

Tras el atropello se desarrolló una 'operación gavia (jaula)' en Barcelona con el fin de apresar a los involucrados. No obstante, según el responsable de los mossos, Lluís Trapero, los dos hombres detenidos relacionados «con el atentado y la preparación del atentado». El primer sospechoso fue un francés que dispone de NIE (documento de residencia en España) y que fue arrestado en Ripoll. Sus identificaciones habían aparecido en la furgoneta empleada por el ataque y con su nombre se averiguó que estaba fichado por abusos sexuales y que con su nombre se habían alquilado dos furgonetas: la empleada para el atropello y otra que estaba aparcada en Vich (Barcelona). A media tarde se difundió su imagen por los medios de comunicación y las redes sociales y fue detenido en Ripoll, donde aseguró que marchaba hacia la comisaría para denunciar que le habían robado la documentación. Los investigadores manejan que fue su hermano pequeño, Moussa Oukabir, habría sido quien alquilara las dos furgonetas y fuera el conductor de la furgoneta que había logrado huir. El primer detenido fue un melillense de Ripoll y el segundo un marroquí que reside el Alcanar.

«No tenemos ninguna evidencia de que la persona de la furgoneta fuera armada. Estaría relacionado con la explosión de Alcanar de la noche pasada», confirmaron los Mossos después de inspeccionar la furgoneta del ataque.

Una tercera vía se abrió cuando un conductor superó un control de los mossos posterior al ataque de Barcelona. Hirió a dos agentes, pero tres kilómetros después fue detenido en una intervención en que se produjo un tiroteo y que terminó con el hombre, de nacionalidad española, muerto en su automóvil. Las autoridades aclararon después que no tenían pruebas de que estuviera relacionado con el atentado de Barcelona.

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, el vicepresidente Oriol Junqueras y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, fueron los primeros representantes políticos en hablar públicamente del atentado. «Barcelona es y será tierra de paz y de bienvenida y no dejaremos que una minoría cambie nuestra forma de ser», aseguraba el president. «Somos una ciudad fuerte en su solidaridad y en sus valores. Somos una ciudad muy orgullosa de su diversidad y lo seguiremos siendo», decía la acaldesa con la voz entrecortada, que había cancelado sus vacaciones para regresar a la capital catalana. Ya en la medianoche, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, compareció en Barcelona para anunciar tres días de luto oficial por el «salvaje atentado terrorista». «Es importante que un día tan duro y tan triste como hoy todos los cuerpos de seguridad y nuestros servicios de inteligencia, quienes velan con nuestra seguridad, sepan que cuentan con el apoyo cerrado del Gobierno», puntualizó el presidente recién llegado de Galicia tras cancelar también sus vacaciones.

Turismo de Barcelona ofreció alojamiento en los hoteles de la ciudad a aquellos turistas que habían reservado en establecimientos de la zona acordonada por el atentado terrorista y que no pudieran acceder a ellos porque la zona estuvo acordonada hasta la medianoche. «Que vengan, que los atenderemos hasta que reabran La Rambla», ha declarado el presidente de la asociación, Joan Gaspart. La Asociación de Apartamentos Turísticos de Barcelona (Apartur) también se ha puesto a disposición del Ayuntamiento para ofrecer alojamiento a los turistas y vecinos desalojados.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 4, Fernando Andreu, abrió inmediatamente diligencias previas de investigación por los hechos ocurridos en Barcelona y viajó con el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Jesús Alonso, hasta el lugar. Además, el Gobierno convocará en los próximos días el pacto antiterrorista.

Enfrentamiento en Cambrils

«Se está trabajando con todos los recursos que disponemos para intentar desarticular estos grupos», anunció el conseller de Interior, Joaquim Forn, en lo que sería una frase premonitoria. Durante la madrugada un dispositivo de los mossos terminó con cuatro posibles terroristas muertos y uno herido. En la localidad catalana intentaron repetir el atropello múltiple en el paseo marítimo, pero ante se encontraron con un control de la guardia urbana. La actuación de las autoridades provocó que el la furgoneta en la que viajaban los supuesto terroristas volcara. Cuando los terroristas pretendían escapar es cuando han sido abatidos por los miembros de la policía autonómica.

Estas mismas fuentes aseguraron que los supuestos terroristas portaban cinturones explosivos, probablemente simulados. «Trabajamos con la hipótesis de que los hechos de Cambrils responden a un ataque terrorista. Hemos abatido a los presuntos autores», anunció la guardia urbana en su Twitter.

También siete peatones sufrieron el intento de ataque de los terroristas en la ciudad tarraconense (dos están graves) y uno de los guardias urbanos que intervinieron resultó herido.

La plaza de Cataluña acogerá un multitudinario minuto de silencio como acto de homenaje a las víctimas a mediodía al que acudirán Felipe VI, Mariano Rajoy y los diversos representantes de las instituciones catalanas en un ambiente de tristeza tras el golpe terrorista.

Las autopsias a los 13 muertos en el atentado ya se han realizado, y también se han tomado muestras de ADN.

Fotos

Vídeos