Urtzi Errazkin: «El problema para los presos ya solo es el Gobierno español»

Urtzi Errazkin./P. MARTÍNEZ
Urtzi Errazkin. / P. MARTÍNEZ
Urtzi Errazkin, portavoz de Etxerat

«En el País Vasco hay una práctica unanimidad en apoyo a los reclusos enfermos, mientras que Francia se ha sentado ya a dialogar»

J. SAINZSAN SEBASTIÁN.

El portavoz de Etxerat, Urtzi Errazkin (Donibane Garazi, 1975), completó ayer en Poitiers otra etapa del 'tour' por las cárceles francesas impulsado por el colectivo Artesanos de la Paz. En esa zona está la prisión de Châteauroux donde se encuentra su hermano Ugaitz, preso hernaniarra de ETA. Errazkin explica los retos de la asociación de familiares de reclusos.

-¿Cuáles son los objetivos de Etxerat?

-Desgraciadamente seguimos con la política de dispersión y alejamiento de nuestros familiares y, además, está el tema de los presos gravemente enfermos, que es muy urgente. El caso más grave es el de Ibon Iparragirre, al que literalmente están dejando morir en la cárcel, cuando los informes médicos dicen que ya no debería estar en prisión. Se han dado pasos en el Parlamento Vasco y de Navarra, con los sindicatos y en Iparralde. Todo el País Vasco está de acuerdo y en Francia se están dando pasos porque su Gobierno se ha sentado a hablar. El problema está en España.

-En marzo usted señalaba que querían fraguar una mayoría de partidos transversal contra la dispersión. ¿Se va a lograr implicar, por ejemplo, al PSE-EE?

-Con los presos enfermos ya se ha dado esa foto de práctica unanimidad de la sociedad vasca, y ahora el reto es el del acercamiento de presos para romper la pared del Estado español. Es una cuestión política y en el Parlamento Europeo se ha aprobado el informe Bergeron en el que se pide a los Estados que acaben con el alejamiento porque vulnera el artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. No solo hay que mirar a Europa cuando nos interesa, sino que hay que mirar para esto también.

-¿Qué supone la decisión del Gobierno francés de abrir un espacio de diálogo sobre presos?

-Tras no obstaculizar el desarme, es positivo que el nuevo Gobierno francés se haya sentado a dialogar.

-Los presos de ETA han comenzado a explorar todas las vías legales, tal y como aprobó el EPPK tras su debate finalizado en junio, con el reto de quitar el 'tapón' del primer grado y pasar al segundo. ¿Qué les parece esta vía?

-Todo lo que sean pasos hacia el final de las consecuencias del conflicto son muy positivos. Es clarificador que del total de presos en el Estado español solo el 1,5% está en primer grado pero de nuestros familiares, lo están el 95%. Lo que van a hacer ahora es recurrir el hecho de que la prisión les mantenga en ese primer grado cuando ETA está desarmada. En este sentido, Etxerat va a dar el paso de empezar a hacerse cargo económicamente de la asistencia jurídica y médica de los presos. Para ello, seguimos con nuestra campaña 'Etxerat lagun' para pedir ayuda a la sociedad.

Desaparición de ETA

-¿La previsible desmovilización de ETA puede ayudar a la situación de los presos?

-Todos los pasos son bienvenidos. Pero no se pueden atar los derechos de los presos y sus familiares a contrapartidas. Son nuestros derechos, con independencia de lo que ocurra en el exterior.

-¿Pero quizás esa desaparición puede abrir un clima más propicio para otra política penitenciaria?

-El problema es que luego siempre aparece alguna condición más. Por eso ya no confiamos.

«Con el foco en Cataluña, al Gobierno no le supondría tanto dar pasos en política penitenciaria»

-¿Les preocupa que, con el foco en Cataluña, la cuestión de los presos quede aparcada?

-Yo lo miraría desde el punto de vista contrario. Ya que todo el foco mediático está en Cataluña al Gobierno español no le supondría tanto empezar a dar pasos.

-¿Creen que el Gobierno Vasco está aportando en la mejora de la situación de los reclusos?

-La relación ha ido mejorando, pero seguimos pidiendo que se pase de las palabras a los hechos. Se han dado pasos con los enfermos, pero como Gobierno que es de todos los vascos, debería hacer algo más.

-¿Confían en que de la ponencia de memoria del Parlamento Vasco salga una solución? ¿Esa es la vía? ¿Van a participar?

-Como familiares, las cuestiones políticas se nos escapan. Pero hay que ahondar en todos los sitios donde se puedan dar avances. Esperamos que nos llamen a esa mesa, porque los familiares deberíamos estar considerados como víctimas de la dispersión.

-En enero llegará la manifestación anual por los presos. ¿Tiene esperanza de que pueda ser la última y el año que viene se den avances importantes?

-No lo sé. Nuestro fin es que hasta el último preso y exiliado esté en casa y poder desaparecer. Pero hasta entonces Etxerat seguirá existiendo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos