Urkullu y Sánchez ya perfilan una primera reunión en la que hablarán sobre transferencias

El lehendakari escucha la intervención de un parlamentario en el pleno de control de ayer. / AGUILAR / EFE
El lehendakari escucha la intervención de un parlamentario en el pleno de control de ayer. / AGUILAR / EFE

El presidente del Gobierno telefonea al lehendakari después de que este le enviara una carta para proponerle un «diálogo sincero» en autogobierno

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIEL SAN SEBASTIÁN.

Iñigo Urkullu y Pedro Sánchez mantuvieron ayer por la tarde la primera conversación telefónica desde que el dirigente socialista es presidente del Gobierno para empezar a trabajar en un próximo encuentro en el que las transferencias pendientes estarán seguro encima de la mesa. El lehendakari y el líder del Ejecutivo central quedaron en cuadrar sus agendas para celebrar una reunión oficial lo antes posible, una predisposición de Sánchez que gustó en Lehendakaritza, donde los años de gobierno de Mariano Rajoy se han caracterizado por la ausencia de acuerdos de calado en lo que se refiere al autogobierno vasco. En esta nueva etapa que se abre, Urkullu y Sánchez se comprometieron a mantener un «diálogo sincero» sobre esta cuestión y cualquier otra que se pueda presentar.

Fue Sánchez quien llamó a Urkullu ayer hacia las siete de la tarde después de que el lehendakari enviara este jueves una carta oficial al nuevo presidente del Gobierno para felicitarle por su investidura y transmitirle sus mejores deseos en esta «nueva etapa». También le solicitaba una próxima reunión y le recordaba que el programa de gobierno pactado por PNV y PSE contempla el cumplimiento íntegro del Estatuto de Gernika. En ese sentido, Urkullu le trasladó también un acuerdo alcanzado en el Parlamento Vasco hace dos meses en el que se reclamaba al Gobierno central un plan de traspaso de las transferencias pendientes en el plazo de seis meses.

El presidente del Gobierno, en vez de responder también por carta, optó por telefonear directamente al lehendakari para hacer acuse de recibo de la misiva. Una primera llamada la hizo a las 16.30, pero Urkullu no pudo coger al encontrarse en esos momentos en un acto oficial. Sánchez insistió de nuevo a las 19.00 horas y entonces sí pudo contactar con el máximo dirigente del Gobierno Vasco.

Anuncio en el pleno

Urkullu anunció el envío de su carta al presidente del Ejecutivo en el pleno de control del Parlamento Vasco, en su respuesta a una interpelación de EH Bildu sobre el nuevo escenario político que se abre tras la moción de censura a Rajoy. El lehendakari señaló que había trasladado a Sánchez su deseo de entablar «un diálogo sincero» entre los gobiernos vasco y central con el fin de tratar «temas pendientes» como el cumplimiento íntegro del Estatuto de Gernika.

Urkullu considera que el cambio que se produjo la semana pasada en el Ejecutivo central «abre una oportunidad» para que se puedan resolver algunas cuestiones que se arrastran desde hace años, aunque también aclaró que no planteará «condiciones irrenunciables» y que dará algo de tiempo para que Sánchez se adapte a su nueva responsabilidad. «Se suele hablar de 100 días de gracia», apuntó.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos