Urkullu y Sánchez coinciden en impulsar una «una reflexión sobre el modelo de Estado»

El secretario general del Partido Socialista, Pedro Sánchez (2d), el Lehendakari, Iñigo Urkullu (d), la secretaria general del Partido Socialista en el País Vasco, Idoia Mendia (2i), y el presidente del PNV, Andoni Ortuzar (i). / EFE/ADRIÁN RUIZ DE HIERRO

La reunión del lehendakari, el líder del PSOE y Ortuzar ha servido para compartir visiones sobre la agenda vasca, el pacto de coalición PNV-PSE y la situación de los presos

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIEL

La cumbre se cerró de forma satisfactoria para todas las partes y las coincidencias fueron más importantes que las discrepancias, pero Pedro Sánchez no pudo salir de Lehendakaritza con el compromiso explícito del PNV de que apoyará la reforma constitucional que el PSOE impulsará en el Congreso a la vuelta del verano. El lehendakari, Iñigo Urkullu, y el presidente del EBB, Andoni Ortuzar, compartieron con el secretario general socialista la conveniencia de impulsar «una reflexión compartida y serena sobre el modelo de Estado que fructifique en una nueva estructura territorial que ahonde en la plurinacionalidad del Estado», aunque no fueron más allá. La fórmula que plantean los socialistas para renovar el modelo territorial y encontrar una salida al conflicto soberanista en Cataluña, una reforma de la Constitución en clave federal, no termina de convencer a los jeltzales.

La reunión de dos horas que mantuvieron Urkullu, Ortuzar, Sánchez y la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, se cerró sin declaraciones públicas de los protagonistas, aunque las tres partes -Gobierno Vasco, PNV y PSOE- consensuaron una nota en la que dieron cuenta de lo tratado. Las mayores diferencias, sin embargo, afloraron cuando los partidos aportaron sus matices. Al entrar en la reunión, el secretario general del PSOE avanzó que su principal objetivo era lograr el «acompañamiento» del PNV en su propósito de crear una subcomisión en el Congreso para abordar la reforma constitucional. Y éste fue, precisamente, el punto en el que menor grado de consenso alcanzaron en la reunión.

Fuentes del EBB aseguraron que avanzar hacia un nuevo modelo de Estado es una reivindicación histórica del PNV en la que se puede encontrar con el PSOE, pero mostraron su «prevención y cautela» ante la fórmula de la reforma constitucional que plantean los socialistas. No tanto porque se opongan a ella como por considerar que abrir ese melón podría afectar a la singularidad vasca «a peor».

Jeltzales y socialistas comparten que la nueva estructura debería incidir en un Estado plurinacional MODELO TERRITORIAL

El líder del PSOE, que afirma que «Euskadi es una nación», se compromete a defender la agenda vasca tRANSFERENCIAS PENDIENTES

Hay coincidencia en que «la nueva situación social» debe provocar cambios en la situación de los presos POLÍTICA PENITENCIARIA

Urkullu y Ortuzar trasladaron a Sánchez su convencimiento de que el autogobierno vasco aún tendría un amplio margen de desarrollo en el marco de la actual Constitución, ya que las disposiciones adicionales que reconocen los derechos históricos de la Comunidad Autónoma Vasca y Navarra podrían abarcar conceptos como el reconocimiento de Euskadi como una nación. Sánchez expresó su deseo de reconocer que «Euskadi es una nación» en una hipotética reforma constitucional, pero los dirigentes jeltzales ven con recelo que un nuevo modelo federal, en caso de salir adelante, pudiera ir en detrimento de la singularidad vasca que ya recoge la actual Constitución.

Además, el PNV recuerda que cualquier reforma de la Carta Magna debería contar con la participación del PP -se necesitaría una mayoría cualificada de dos tercios del Congreso y el Senado para aprobarla-, por lo que no ve realista hacer previsiones de cómo podría ser una nueva Constitución sin tener presentes las variables del partido de Rajoy o de Ciudadanos, que podrían apostar por una reforma en sentido contrario, que fortaleciese el centralismo.

La nota curiosa de la reunión es que fuentes cercanas a Ortuzar aseguraron que Sánchez no llegó a plantear su propuesta para constituir una subcomisión en el Congreso sobre la reforma de la Constitución. «Tal vez lo dio por supuesto», comentaron. Desde el PSE, mientras, señalaron que el tema de la posible reforma constitucional estuvo sobre la mesa y que Sánchez pidió al PNV su apoyo, aunque no se hablara concretamente de los movimientos que los socialistas prevén hacer a partir de septiembre en el Congreso.

Un ojo puesto en Cataluña

La declaración conjunta que el Gobierno Vasco emitió tras el encuentro no hacía ninguna mención a Cataluña, aunque fuentes conocedoras de la reunión afirmaron que el proceso soberanista catalán también salió en la conversación. De hecho, el actual empeño de Sánchez por abrir el debate sobre el modelo territorial del Estado tiene su raíz en el desafío independentista catalán, ya que considera que hay que ofrecer salidas acordadas para evitar el choque de trenes el 1 de octubre. El lehendakari y el PNV comparten esa necesidad de diálogo entre el Estado y las instituciones catalanas, aunque mantienen su postura de no «interferir» en el 'procés', por lo que prefirieron que la declaración no hiciera mención a Cataluña.

Esa nota conjunta puso el énfasis en las coincidencias que Urkullu, Ortuzar, Sánchez y Mendia fueron capaces de encontrar en sus dos horas de reunión. Además de compartir la necesidad de «una reflexión compartida y serena sobre el modelo de Estado», jeltzales y socialistas pusieron en común una serie de objetivos en relación a la agenda vasca, el futuro del autogobierno o el futuro de los presos tras el final de la violencia de ETA.

Los cuatro dirigentes realizaron una «valoración satisfactoria» de los acuerdos de coalición PNV-PSE que comparten en Euskadi, y Sánchez se comprometió a «defender en Madrid los compromisos recogidos en el programa del Gobierno Vasco», como puede ser la reclamación de las transferencias pendientes. La declaración también destacó una «coincidencia en la necesidad de avanzar en el futuro político de Euskadi con la actualización y profundización del autogobierno, de forma que permita avanzar en la convivencia y en la cohesión y justicia social».

En el tema de la política penitenciaria, y «en aras a la profundización en la normalización en la convivencia», ambas partes consideraron que, dentro del marco de las posibilidades legales vigentes, «se debe abordar la cuestión de los presos, la política penitenciaria y la reinserción de un modo acorde a la nueva situación social».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos