Urkullu pide a Rajoy que promueva «una solución política negociada» para Cataluña

El lehendakari ha abierto su discurso en el pleno de política general con una referencia al conflicto catalán y la reclamación de una «mesa de diálogo» que también podría servir para Euskadi

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIEL

Los acontecimientos ocurridos ayer en Cataluña tras la operación policial que trató de desbaratar el referéndum independentista del 1 de octubre han llevado al lehendakari a abrir su discurso en el pleno de política general que celebra el Parlamento con una alusión al conflicto catalán. En vez de incluir su llamamiento al diálogo en un texto que ayer ya tenía casi cerrado, Iñigo Urkullu ha optado por introducir una “reflexión inicial” en la que ha desgranado cinco puntos que, a su juicio, pueden contribuir a encontrar una “solución política negociada” para Cataluña que también podría ser extensiva a Euskadi. El lehendakari ha instado al Gobierno de Rajoy a promover una “mesa de diálogo político e institucional” que permita “conciliar democráticamente las aspiraciones mayoritarias de las sociedades española, catalana y vasca”.

Urkullu ha comenzado diciendo que “los acontecimientos de los últimos días han desbordado algunos límites”, en referencia a lo ocurrido ayer en Cataluña, por lo que ha asegurado que “requieren un pronunciamiento expreso” en el pleno de política general. Tras recordar que en todo momento ha mantenido “una posición de prudencia y respeto” hacia la vía emprendida por las instituciones catalanas, y que ha defendido “el diálogo y la negociación política como la vía más adecuada para encontrar una solución”, Urkullu ha asegurado que “un conflicto político con alto arraigo social requiere una solución política negociada”. En ese sentido, ha señalado que “ni la imposición, ni la vía judicial y, mucho menos, la vía penal son la solución”.

A su juicio, “el conflicto de Cataluña debe ser trasladado de un marco de enfrentamiento agonístico a un marco de diálogo político e institucional. Es necesario llevarlo del callejón sin salida a la mesa de diálogo”. Urkullu ha destacado que el “reto fundamental” debe ser “evitar la fractura social o política, ya sea interna o entre diferentes ámbitos territoriales o institucionales”.

El lehendakari ha afirmado que “el punto de partida es el reconocimiento de la existencia de un conflicto entre voluntades sociales mayoritarias que, en cuanto a su proyecto nacional, se manifiestan de forma divergente en Cataluña, en Euskadi y en el resto del Estado español”. Partiendo de esa base, Urkullu propone “promover un proceso de diálogo político e institucional que permita conciliar democráticamente las aspiraciones mayoritarias de las sociedades española, catalana y vasca”. Por todo ello, Urkullu ha concluido que “el Gobierno español debería abrir la puerta a una solución política negociada”.

Fotos

Vídeos