Urkullu pide una «participación efectiva» de Euskadi en la UE ante embajadores europeos

El lehendakari, en su encuentro de este miércoles en Madrid junto a 25 embajadores de países de la UE. /MIKEL ARRAZOLA
El lehendakari, en su encuentro de este miércoles en Madrid junto a 25 embajadores de países de la UE. / MIKEL ARRAZOLA

El lehendakari ha mantenido en Madrid un encuentro con alrededor de 25 embajadores en el que han debatido sobre la situación política y económica de Euskadi

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIEL

La Unión Europea respondió con contundencia ante el intento secesionista de las instituciones catalanas en los meses de octubre y noviembre, dejando claro que no reconocería la independencia unilateral de una parte de un Estado miembro, pero el lehendakari está convencido de que en el seno de la UE aún hay margen para articular «cauces legales» que permitan que «naciones sin estado» como Euskadi o Cataluña puedan convocar consultas. Desde «el más estricto realismo» -en contraposición a un Carles Puigdemont que en los últimos meses ha criticado sin tapujos a la Unión por no atender a los deseos del secesionismo catalán-, Iñigo Urkullu se dirigió ayer a 25 embajadores europeos en Madrid, en el primer encuentro de este tipo que mantiene esta legislatura, para reclamar una «directiva de claridad» que pueda dar cauce a los pueblos que reclaman más soberanía.

La propuesta del lehendakari de una ‘directiva de claridad’ para la UE no es nueva, porque ya la avanzó el pasado noviembre en su viaje oficial a Quebec, la provincia que dio lugar a la conocida como Ley de Claridad de Canadá. La diferencia es que ayer la iniciativa llegó directamente a los oídos de los embajadores de prácticamente todos los países de la UE, que se reunieron con Urkullu en la residencia oficial del embajador de Italia en Madrid para debatir sobre la situación política y económica de Euskadi. La legislatura pasada, Urkullu mantuvo tres encuentros de este tipo con la diplomacia europea, dos en Madrid y otro en el Palacio Miramar donostiarra.

El lehendakari pronunció un discurso en el que presentó los grandes retos del Gobierno de coalición de PNV y PSE para esta legislatura y expuso sus objetivos para la renovación del autogobierno vasco. Tras su intervención, se produjo un debate a puerta cerrada en el que los embajadores se interesaron especialmente por el modelo de Estado que defiende el lehendakari y su visión sobre la crisis catalana. Fuentes de Lehendakaritza recalcaron que Urkullu profundizó en sus respuestas en lo que había expuesto en el discurso previo, donde ya ofreció algunas pinceladas sobre las soluciones que propone para abordar la «crisis del modelo de Estado» o la «soberanía compartida».

El Gobierno Vasco presentará en febrero una «visión vasca» sobre el futuro de la Unión Europea

En su intervención inicial, el lehendakari consideró necesario «asumir el evidente desencuentro territorial y la crisis del modelo de Estado». Apuntó también que, «ante la existencia de voluntades sociales mayoritarias diferenciadas en Cataluña, Euskadi y España», debería abrirse «una nueva etapa asentada en un diálogo con auténtica voluntad de acuerdo».

En cualquier caso, Urkullu marcó distancias con la realidad catalana al asegurar que su «ideal de autogobierno» se encuentra «en la concordia y la convivencia entre identidades diferentes sobre la base del respeto y reconocimiento mutuo». Recordó que el Parlamento Vasco está realizando una «reflexión sobre un nuevo estatus de autogobierno que reconozca la singularidad de la nación vasca», además de «asumir el elemento legitimador de los derechos históricos y extender la experiencia del Concierto Económico a la relación política (Concierto Político)». Algo en lo que el lehendakari incluye «un sistema efectivo de garantías para el cumplimiento de lo pactado».

A juicio de Urkullu, ese objetivo se puede alcanzar con un acuerdo que «asuma el concepto de cosoberanía o soberanía compartida y se fundamente en competencias, suficiencia financiera y bilateralidad».

Estado plurinacional

El lehendakari explicó también que el pacto que propugna «debe suponer el reconocimiento y la asunción de la plurinacionalidad del Estado». «Es necesario avanzar en el reconocimiento jurídico-político y, también social y cultural, de las realidades nacionales vasca o catalana», aseguró. Urkullu señaló que «avanzar en una solución política aconseja asumir esta cultura plurinacional, afrontar con una visión constructiva la redistribución de la soberanía del Estado y favorecer la defensa de la identidad de sus pueblos».

Urkullu defiende que sus propuestas parten desde «el más estricto realismo» y ensalza los acuerdos

Una reivindicación que hace extensiva a la Unión Europea, ya que cree imprescindible «adecuar este reconocimiento en el marco de una Europa que base su Unión en el respeto de los diversos pueblos y culturas que la integran. Una Europa más social y democrática, que defienda el principio de subsidiaridad y la gobernanza multinivel». Fue en este punto donde introdujo la reclamación de «cauces legales para que las comunidades políticas que, mediante decisión expresa y clara de sus instituciones parlamentarias de autogobierno, quieran consultar a la ciudadanía sobre su futuro, puedan hacerlo». Aclaró que «ese es el sentido de una propuesta de ‘directiva de claridad’ en el seno de la UE».

Prepara un documento

El lehendakari aseguró que «la sociedad vasca mantiene una profunda vocación europeísta», aunque lamentó que «la construcción europea lleva tiempo inmersa en una profunda crisis». Como parte de ese «proceso de reflexión», Urkullu anunció que «el Gobierno Vasco está ultimando un documento que recoja la visión vasca sobre el futuro de la UE». Avanzó que propondrá que se articule «la participación efectiva en la gobernanza europea de los gobiernos con competencias legislativas que representan a realidades nacionales sin Estado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos