Urkullu pedirá a Rajoy 30 transferencias pendientes en el pleno de política general

Plan antiyihadista. Urkullu y la consejera Beltrán de Heredia analizaron ayer con la Ertzaintza la lucha contra el terrorismo islamista.
Plan antiyihadista. Urkullu y la consejera Beltrán de Heredia analizaron ayer con la Ertzaintza la lucha contra el terrorismo islamista. / IREKIA

El lehendakari intentará esquivar Cataluña y se centrará en reclamar Seguridad Social, Prisiones, aeropuertos, puertos y ferrocarriles

JORGE SAINZSAN SEBASTIÁN.

Cataluña lo inunda todo, pero el lehendakari tratará de evitar que el pleno de política general del próximo jueves en el Parlamento Vasco se convierta en un monográfico del 'procés'. Iñigo Urkullu intentará esquivar en su discurso una crisis catalana de la que su Gobierno se esfuerza en desmarcarse. Su mejor baza para ello será el informe sobre transferencias pendientes elaborado por el Ejecutivo para remitir a la Cámara autonómica, que vuelve a cifrar en una treintena las competencias para completar el Estatuto. Además de poner en valor su gestión y reclamar pasos en paz y convivencia, Urkullu se apoyará en este informe para poder apretar su discurso frente a Madrid. El informe, que el Consejo de Gobierno aprobará el martes y Urkullu desvelará el jueves, no deparará grandes sorpresas. La Seguridad Social y las Prisiones son las principales demandas. Urkullu añadirá otras como Puertos, Aeropuertos, Ferrocarriles o la gestión de algunas autopistas no traspasadas como la AP-68.

El jefe del Ejecutivo de Vitoria ultima ya su discurso en el que será el primer gran debate de su segunda legislatura en el cargo, un año después de las elecciones de 2016. Hará repaso de los primeros doce meses de este mandato y se centrará en exponer su vía para Euskadi. Consciente de que todos los focos políticos apuntan hacia los catalanes, el lehendakari intentará sustraer a Euskadi de ese debate en el pleno del jueves. No le será fácil porque EH Bildu, el principal grupo de la oposición, intentará buscar las cosquillas al PNV para empujarle a apoyar aquí una vía similar, y el PP invitará a Urkullu a alinearse con el presidente Rajoy en el rechazo claro al referéndum independentista. El lehendakari sí contará como aliado con la portavoz del PSE-EE, Idoia Mendia, que también quiere sortear el tema catalán y centrarse en los logros del Ejecutivo del que participan los socialistas, sobre todo en materia social y de servicios públicos.

Programa del jueves

9.30
El lehendakari abre la sesión con un discurso de dos horas, tras el que se suspende la sesión.
14.30
El pleno se reanuda con los grupos, de menor a mayor representación (PP, PSE-EE, Elkarrekin Podemos, EH Bildu y PNV) durante treinta minutos cada uno.
17.00
El lehendakari responde a los partidos y finalmente habrá un turno de réplica de diez minutos de los portavoces de cada grupo.

Hombre poco amigo a las improvisaciones y los cabos sueltos, Urkullu no se saldrá del carril. Se centrará en sus propuestas y su modelo vasco de apostar por que los distintos grupos parlamentarios consensúen en la ponencia de autogobierno de la Cámara una propuesta transversal para actualizar el Estatuto y negociarlo con el Estado, con el colofón de un refrendo ciudadano. Y como principal novedad, expondrá el documento sobre transferencias pendientes que actualiza el llamado 'informe Zubia', elaborado en los noventa por el entonces senador peneuvista. El escrito está recién salido del horno tras un prolijo trabajo de los distintos departamentos de PNV y PSE-EE, para poner al día las distintas submaterias pendientes en cada ámbito competencial. El consejero de Autogobierno y Gobernanza, Josu Erkoreka, irá con ese informe bajo el brazo a la reunión pendiente con la vicepresidenta del Gobierno central, Soraya Sáenz de Santamaría, si ésta le descuelga el teléfono para concertar una cita, que todo apunta a que será a partir del 2 de octubre, si amaina la tormenta catalana. Otras competencias pendientes, a la espera de desvelarse el trabajo de recopilación, son algunas menores relacionadas con mercados y competencia, y diversos aspectos de educación y cultura o de seguridad

El deseo de cerrar el Estatuto del 78 no impedirá que Urkullu siga reivindicando una actualización y profundización del autogobierno. En este punto, delegará en la labor de los grupos parlamentarios en el marco de la ponencia de autogobierno. Espera que antes de que acabe el curso en junio esta comisión dé frutos. Luego, el clima vasco volverá a ser de precampaña ante las forales y muncipales de 2019 y será más difícil avanzar. Si los trabajos se atascan, el lehendakari no descarta presentar sus propias bases, previa consulta con PNV y PSE-EE, los dos socios de su gabinete.

Gestión y pacificación

La exposición de los datos económicos y de empleo ocupará la mayor parte del discurso, en el que Urkullu defenderá la gestión en este primer año de legislatura, que ha transcurrido sin grandes sobresaltos gracias al pacto con el PSE-EE y la mayoría que ha aportado el PP vasco al facilitar los Presupuestos. La necesidad de avances en paz y convivencia será el tercer pilar, con la exigencia a ETA de que anuncie su disolución, en pleno proceso de debate interno de la banda al respecto, y la petición a Madrid de que flexibilice la política penitenciaria.

Urkullu no se saldrá, por lo tanto, del perfil moderado que ha exhibido en la cuestión catalana, en la que su discurso ha emergido como tercera vía o salida alternativa al previsible choque de trenes. Una postura consensuada con el socio socialista y que no quitará para que el portavoz parlamentario del PNV, Joseba Egibar, haga una defensa para que los catalanes puedan ser consultados, con independencia de que su partido tenga una vía propia para Euskadi.

Entre los grupos opositores, EH Bildu y Elkarrekin Podemos pasarán un pequeño examen. La portavoz del primero, Maddalen Iriarte, debutará en estas lides. Será la encargada de intentar poner contra las cuerdas al lehendakari y al PNV. Tras un año de rodaje en la Cámara, debe dar un salto de calidad para arrinconar a Urkullu y los peneuvistas asimilándoles al PP por sus acuerdos presupuestarios y económicos con el partido que «manda a la Guardia Civil a requisar urnas y papeletas». Elkarrekin Podemos, con Lander Martínez de portavoz, intentará abandonar el perfil bajo que les ha caracterizado y dar alguna pista de su esperada propuesta sobre autogobierno.

Más

Fotos

Vídeos