Urkullu y Ortuzar trasladarán a Sánchez su disposición a dialogar del modelo de Estado

Pedro Sánchez e Iñigo Urkullu se reunieron en Lehendakaritza hace justo dos años, el 17 de julio de 2015./ONANDIA
Pedro Sánchez e Iñigo Urkullu se reunieron en Lehendakaritza hace justo dos años, el 17 de julio de 2015. / ONANDIA

El lehendakari y el presidente del EBB acudirán a la reunión del jueves «sobre todo a escuchar». Los dirigentes jeltzales tienen interés por desentrañar la propuesta del líder del PSOE sobre el reconocimiento de un Estado plurinacional

MIGUEL VILLAMERIEL

La reunión a cuatro bandas que celebrarán este jueves Iñigo Urkullu, Andoni Ortuzar, Pedro Sánchez e Idoia Mendia en Lehendakaritza no se cerrará con acuerdos concretos, pero servirá para que el secretario general del PSOE escuche de primera mano la disposición del Gobierno Vasco y del PNV a participar en cualquier foro de diálogo que aborde de forma seria un debate sobre el modelo territorial. El lehendakari y el presidente del EBB no quieren «interferir» en el proceso soberanista catalán, cuya gestión diferenciada se ha convertido en un objetivo de Sánchez para marcar perfil alternativo al PP, por lo que no respaldarán abiertamente la estrategia esbozada el viernes por el líder socialista, lo cual no obsta para que el PNV se muestre abierto a abordar cualquier debate «sin condiciones» que tenga que ver con un nuevo modelo de Estado. En ese sentido, tienen interés por conocer las propuestas del nuevo líder socialista.

El propio Sánchez fue quien solicitó a Urkullu y Ortuzar celebrar este encuentro, que se enmarca dentro de la ronda de contactos que quiere mantener con todos los partidos tras su regreso a la secretaría general del PSOE. Sánchez visitó Lehendakaritza hace justo dos años, en su anterior etapa como líder socialista, para entrevistarse con Urkullu, pero la novedad de la cita del jueves es que reunirá al lehendakari y al presidente del EBB, en un formato poco habitual. La mediación de la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, y la existencia de varios ejecutivos de coalición entre jeltzales y socialistas en Euskadi, entre ellos el Gobierno Vasco, han provocado esta cumbre excepcional.

Mayorías alternativas

Uno de los objetivos del líder socialista cuando solicitó este encuentro a mediados de junio, además de testar la situación del Gobierno de coalición de PNV y PSE, era sondear la posibilidad de mantener una relación estratégica entre ambas formaciones en las Cortes Generales, con la idea de lograr mayorías alternativas al actual Gobierno del PP. Un mes después, parece descartado que Sánchez vaya a promover una moción de censura contra Rajoy a corto plazo, por lo que esas «mayorías alternativas» se limitarán por ahora a «seguir construyendo espacios de diálogo y colaboración política» en diferentes materias. Ahí es donde entraría el debate sobre el modelo de Estado, la posibilidad de impulsar una reforma constitucional en clave federal o el impulso de iniciativas legislativas en las Cortes.

Fuentes cercanas al lehendakari y al presidente del EBB coinciden en que ninguno de ellos tiene inconveniente en atender a las propuestas que quiera trasladar Sánchez, por lo que destacan que irán «sobre todo a escuchar». Ambos dirigentes jeltzales tienen interés en desentrañar cara a cara la reciente defensa del secretario general del PSOE de un «Estado plurinacional», para ver hasta dónde llega su propuesta. En una entrevista en este periódico, Ortuzar ya adelantó que por ahora es «escéptico» sobre el alcance de la nueva postura de Sánchez.

El debate sobre el modelo territorial viene motivado por Cataluña, pero ahí el PNV no quiere «interferir» DISTANCIA CON EL 'PROCÉS'

El lehendakari insistirá en su mensaje de que «aún hay tiempo para el diálogo» en el conflicto catalán PROPUESTA ABIERTA

La invitación de Urkullu a una «mesa de debate» sobre el modelo de Estado no excluye a ningún partido

Ortuzar, Urkullu, Sánchez y Mendia también analizarán la salud de sus gobiernos de coalición en Euskadi ACUERDO PNV-PSE

Fuentes del EBB prefieren no anticiparse al encuentro del jueves hasta conocer lo que Sánchez tiene que decir a Ortuzar y Urkullu. Se limitan a avanzar que el líder del EBB acudirá «con la mente abierta» y con el propósito de recuperar la «buena interlocución» que mantuvo con el líder socialista antes de que fuera forzado a dimitir el año pasado por el comité federal de su partido.

Desde Lehendakaritza, mientras, no dudan de que el debate sobre el modelo de Estado ocupará buena parte del encuentro del jueves, «en una reflexión que está de plena actualidad por el tema catalán». Urkullu ha expresado en más de una ocasión que «aún hay tiempo para el diálogo» con Cataluña, y está persuadido de que una solución acordada para el conflicto catalán podría tener también su traslación en el futuro debate sobre el nuevo estatus de Euskadi. En ese sentido, trasladará a Sánchez su predisposición a participar en «cualquier mesa de diálogo que se proponga debatir sobre un nuevo modelo de Estado sin condiciones previas».

Esta posición del lehendakari no se traduce en que sea proclive a participar de una mayoría alternativa liderada por el PSOE para abordar un nuevo modelo territorial, ya que la «mesa de diálogo» a la que se refiere abarcaría a todos los partidos que quieran participar en ella. De hecho, Urkullu considera que sería conveniente que el Gobierno del PP no se ausentara, de ahí que en las últimas semanas haya hecho varios llamamientos al Ejecutivo de Rajoy para que «asuma su responsabilidad» en el conflicto y lo «reconduzca» retomando el diálogo con las instituciones catalanas.

Escepticismo y curiosidad

Pedro Sánchez es ahora mismo una incógnita para los dirigentes del PNV, que se mueven entre el escepticismo por sus nuevas propuestas, que en algunos casos consideran producto de la improvisación, y la curiosidad por ver si pueden tener algún recorrido. «Nosotros somos los mismos que hace dos años, Sánchez es el que ha cambiado sus posiciones y nos tendrá que explicar en qué», señalan desde Sabin Etxea. «Los nuevos planteamientos de Sánchez para Cataluña pueden ser un 'bluff' o pueden abrir nuevas vías de solución. Lo que está claro es que frenar el choque de trenes en Cataluña requiere de planteamientos arriesgados», añade una fuente del Gobierno Vasco.

Mientras se resuelven algunas de estas incógnitas, el Ejecutivo de Urkullu y el PNV mantendrán la distancia con el proceso soberanista catalán. Los últimos llamamientos al diálogo realizados por el lehendakari podían llevar a pensar en su intención de hacer de puente entre la Generalitat y el Estado, ahora que la relación entre los gobiernos vasco y central ha mejorado, pero en Lehendakaritza descartan esa posibilidad, al menos de momento. «Si te ofreces como puente te caen palos por todos los lados», aseguran.

Más

Fotos

Vídeos