Urkullu ve una oportunidad para impulsar el nuevo estatus en 2018 al no haber elecciones

Iñigo Urkullu preside el Consejo de Gobierno en el Palacio Miramar en la apertura del curso político el pasado 29 de agosto./MICHELENA
Iñigo Urkullu preside el Consejo de Gobierno en el Palacio Miramar en la apertura del curso político el pasado 29 de agosto. / MICHELENA

El lehendakari cree que las opciones de pacto disminuirán ante las municipales de mayo de 2019 | El dirigente jeltzale mantendrá su apuesta por la «bilateralidad» y la reforma del modelo de Estado «de la mano de Cataluña o solo»

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIEL

Una de las características del año 2018 que está a punto de comenzar es que se presenta tranquilo en la política vasca porque no hay elecciones a la vistani los partidos deberán afrontar procesos de renovación interna, después de un 2017 en el que la mayoría de ellos han celebrado sus congresos. El lehendakari, Iñigo Urkullu, considera que ese factor de estabilidad política, que también trata de impregnar al Gobierno de coalición de PNV y PSE que lidera, debe ser clave para lograr un «acuerdo integrador» sobre el nuevo estatus jurídico-político de Euskadi, que podría complicarse si el pacto se demora más allá del próximo año. En mayo de 2019 están previstas las elecciones municipales y forales, por lo que los meses previos a esa confrontación electoral serán un momento poco propicio para tejer puntos de encuentro que, sobre el papel, tampoco parecen sencillos de alcanzar.

Fuentes cercanas al lehendakari ven en esta ausencia de citas electorales en 2018 una «ventana» por la que podría entrar el aire fresco necesario para que los grupos parlamentarios olviden por un tiempo los costes electorales inmediatos y piensen «en un acuerdo sobre autogobierno que puede mejorar la vida de una o dos generaciones». El Gobierno Vasco ha residenciado en el Parlamento el debate sobre autogobierno y, en estos momentos, Urkullu no tiene intención de hacer ningún movimiento hasta que los grupos establezcan unas bases y principios para el nuevo estatus en la ponencia de autogobierno. Lo cual no quita para que el lehendakari pueda alentar un acuerdo o propiciar un acercamiento entre partidos si la ponencia corre el riesgo de atascarse. De alguna manera, en Lehendakaritza tienen la impresión de que lo que no se pueda avanzar en 2018 será muy difícil de resolver en 2019, en vísperas de las elecciones municipales.

El de la renovación del autogobierno puede ser el reto más llamativo que afronta la política vasca en el año que arranca, pero el Gobierno de coalición de PNV y PSE se marca otros objetivos importantes como la mejora de la Educación, la salida de la crisis económica, la creación de empleo de calidad o la adopción de medidas para afrontar la crisis demográfica, quizá el reto de mayor envergadura en el medio y largo plazo.

Los grupos podrían tener más margen para debatir al no existir urgencias electorales que los condicionen

Urkullu considera que un pacto amplio entre vascos sería la mejor garantía para negociar después con el Estado

Además

El lehendakari inicia el nuevo año con el propósito de conseguir un «acuerdo integrador» entre las diferentes fuerzas políticas que sirva de base para un «nuevo pacto con el Estado» que respete «una relación bilateral». A juicio de Urkullu, un pacto amplio entre partidos vascos sería la mejor garantía para facilitar la posterior negociación con el Estado para renovar el estatus político de Euskadi.

Esta es la posición de partida de Urkullu, aunque fuentes de Lehendakaritza reconocen que ahora mismo no tiene mucho margen de actuación porque el debate sobre autogobierno se desarrolla en el Parlamento. La ponencia se reunió por última vez el 20 de diciembre y los grupos se dieron hasta el 31 de enero para que cada partido concrete en un documento sus aportaciones para la reforma estatutaria. A partir de ahí, deberán decidir cómo se elabora un borrador que contenga las bases y principios del nuevo estatus, aunque desde el Gobierno Vasco casi descartan que la ponencia vaya a encargarle al Ejecutivo de PNV y PSE la redacción de ese borrador. Lo más probable es que los partidos deriven la encomienda a un grupo de expertos, que dispondría de un margen cercano a los ocho meses para redactarla, por lo que los plazos se acercarían peligrosamente a la franja de 2019 y la vuelta de la confrontación electoral.

Donde sí tratará de presionar más el Gobierno Vasco es en las transferencias pendientes del Estatuto de Gernika. En los últimos meses, la negociación con el Gobierno central ha estado congelada por la crisis catalana, que ha centrado toda la atención de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, la encargada de tratar los traspasos pendientes con el consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno, Josu Erkoreka. Sin embargo, desde el Ejecutivo vasco confían en que los contactos se retomen «en enero». El Gobierno de Rajoy dispone desde hace meses del listado de 37 competencias pendientes que elaboró el gabinete de Urkullu -entre las que son prioritarias la gestión del régimen económico de la Seguridad Social y Prisiones- y el Gobierno Vasco prevé que este tema «esté encima de la mesa» en las próximas semanas. Desde Lehendakaritza lo desligan de la hipotética negociación presupuestaria con el PP en Madrid, aunque no ocultan que, a la vista de experiencias anteriores, es un factor que puede influir.

Valora una hipotética reforma constitucional si avanza en el «Estado plurinacional», pero también ve riesgos

Los grandes retos serán la economía, el empleo, mejorar la Educación y afrontar la crisis demográfica

Otra cuestión que suscita el interés del lehendakari es el debate que se está produciendo en el Estado en torno a lo que él define como «crisis del modelo territorial». El conflicto catalán ha avivado la posibilidad de una reforma constitucional, que Urkullu sigue con atención por la incidencia que pudiera tener sobre Euskadi. El PNV considera que la Disposición Adicional Primera de la actual Constitución deja margen para modificar el encaje de Euskadi en el Estado, mientras que el PSE sería partidario de una reforma de la Carta Magna en clave federal. Fuentes cercanas a Urkullu aseguran que vería con buenos ojos cualquier reforma encaminada a reconocer la «realidad plurinacional del Estado», aunque advierten también del riesgo recentralizador que representa el auge de un partido como Ciudadanos en Cataluña y su posible reflejo en la política estatal.

Al lehendakari le gustaría que en esa reivindicación de un nuevo modelo de Estado le acompañara el nuevo Govern catalán, aunque fuentes cercanas a Urkullu adelantan que mantendrá su apuesta por la «bilateralidad» con el Estado «de la mano de Cataluña o en solitario». Es decir, no modificará su hoja de ruta aunque la mayoría soberanista catalana insista en la vía unilateral hacia la independencia.

Además del futuro del autogobierno, el Ejecutivo de Urkullu mantiene para el nuevo año sus objetivos prioritarios de consolidar la salida de la crisis económica y la creación de empleo «de calidad» -con la meta concreta de reducir la tasa de paro por debajo del 10%-, el mantenimiento de los servicios públicos y la consolidación de la convivencia. Entre los retos pendientes, destaca la mejora de los resultados educativos, afrontar el desequilibrio demográfico y fomentar la innovación e internacionalización de las empresas vascas.

Mensaje de fin de año en los jardines de Ajuria Enea

Iñigo Urkullu estrenará hoy un nuevo formato para el tradicional mensaje de fin de año que el lehendakari suele dirigir a la sociedad vasca el día de Nochevieja. Aprovechando que ayer hizo un día soleado en Vitoria, Urkullu grabó su discurso desde los jardines de Ajuria Enea, en el exterior del palacio, con lo que consigue romper en parte la imagen de excesiva solemnidad que suele rodear a este tipo de retransmisiones cuando se graban en interiores.

En esta ocasión, como ya ocurrió el año pasado por primera vez, el mensaje del lehendakari volverá a emitirse a la hora de comer. Se podrá seguir a las 14.00 horas en euskera por ETB1 y las emisoras Euskadi Irratia y Radio Euskadi. ETB2 lo difundirá a las 15.00 horas, dentro del espacio informativo Teleberri.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos