Urkullu destaca que Puigdemont «da por buenas» las elecciones del 21-D

El lehendakari estrecha la mano del primer ministro del Gobierno de Quebec, Philippe Couillard. /MIKEL ARRAZOLA
El lehendakari estrecha la mano del primer ministro del Gobierno de Quebec, Philippe Couillard. / MIKEL ARRAZOLA

El lehendakari asegura desde Quebec que es «un paso importante» que contribuye a «la distensión»

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIELQuebec

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha destacado este martes que el presidente de la Generalitat cesado, Carles Puigdemont, haya «dado por buenas las elecciones autonómicas» convocadas por Mariano Rajoy en Cataluña para el 21 de diciembre. A juicio de Urkullu, que ha realizado esta valoración desde la sede del Gobierno de Quebec, que ha visitado dentro de su viaje oficial por esta provincia canadiense, «es un paso muy importante a la hora de proceder a la distención de la situación».

El lehendakari ha recordado también que «el president Puigdemont» ha exigido al Gobierno español «respeto por los resultados que se puedan dar en las elecciones» del 21 de diciembre, por lo que ha reclamado al Estado español que «considere las consecuencias de una falta de diálogo democrático con buena voluntad y con la idea de alcanzar un acuerdo de manera consensuada». Consecuencias que, a su juicio, «pueden provocar fractura social». «Lo primordial para un representante institucional es no provocar más problemas que los ya existentes, sino dar soluciones a los ya existentes», ha advertido.

Diálogo y respeto a las leyes

Urkullu ha realizado estas declaraciones en una comparecencia conjunta con el primer ministro del Gobierno de Quebec, Philippe Couillard, que ha desvelado que su Ejecutivo se ofreció a mediar entre el Estado español y las instituciones catalanas para ayudarles a impulsar «un diálogo democrático», aunque ha señalado que «esto solo puede funcionar cuando las dos partes se involucran». Con ello ha dado a entender que el Gobierno de Rajoy rechazó la intermediación de las instituciones quebequesas, aunque Couillard ha puntualizado que «no tenemos que dar ninguna lección de democracia a un país amigo como España, del que aprendemos tantas cosas». Se ha limitado a reclamar que los problemas políticos «se afronten con diálogo democrático y con respeto a las leyes constitucionales de cada Estado».

Fotos

Vídeos