Urkullu y Alonso escenifican su voluntad de buscar un pacto fiscal y presupuestario

Alfonso Alonso conversa con el lehendakari durante la sesión de control de ayer en el Parlamento Vasco./IGOR AIZPURU
Alfonso Alonso conversa con el lehendakari durante la sesión de control de ayer en el Parlamento Vasco. / IGOR AIZPURU

El líder del PP vasco pide al lehendakari que ejerza «su liderazgo» para «arreglar el desaguisado» de la propuesta tributaria y éste coge el guante

A. GONZÁLEZ EGAÑASAN SEBASTIÁN

. Comienza el baile para la aprobación de los Presupuestos vascos de 2018. Ayer, Iñigo Urkullu y Alfonso Alonso escenificaron su voluntad de buscar un pacto fiscal y presupuestario, alejado de «giros radicales» como los que le reclaman EH Bildu y Elkarrekin Podemos. El lehendakari entró en escena desde la tribuna del Parlamento Vasco y lo hizo para asegurar que está implicado para que se logre un acuerdo fiscal en Gipuzkoa, Bizkaia y Araba, y para manifestar que tiene «esperanza» de lograrlo. Con estas palabras respondió al emplazamiento que minutos antes le había realizado el presidente del PP vasco instándole al «liderazgo» en la negociación tributaria.

Más allá de este cortejo, ambos saben que se necesitan porque el acuerdo con el PP es la única opción para aprobar las Cuentas alavesas. El partido de los populares vascos busca una rebaja del tipo nominal del Impuesto de Sociedades del 28% actual a, al menos, el 25% instaurado en el Estado. Ahí se sitúa de rebote su condición 'sine qua non' para dar su apoyo a las Cuentas, que, en el caso de Euskadi, precisan del respaldo, o al menos la abstención, de alguno de los grupos de la oposición.

Alonso aprovechó una interpelación en el pleno de control sobre el primer año de legislatura y reprochó al Gobierno Vasco que haya sido «incapaz» de abordar «ni una sola de las reformas importantes» que necesita Euskadi. Se centró entonces en reclamar a Urkullu que «se implique y ejerza su liderazgo» para lograr sacar adelante la reforma fiscal, que en las Juntas Generales de Araba necesitan el apoyo de otro grupo para ser aprobada, ya que PNV y PSE-EE no suman los votos necesarios.

«Implíquese y ejerza su liderazgo para arreglar una reforma que perjudica a las empresas» Alfonso Alonso Pte. del PP vasco

El líder popular vasco instó a Urkullu a ayudar a arreglar lo que denominó como «entuerto y desaguisado», tras reiterar que la propuesta de reforma tributaria pactada por PNV y PSE-EE «carece de ambición, perjudica la competitividad de las empresas y no hace de Euskadi un lugar atractivo para la inversión».

El lehendakari respondió con cortesía al PP y le aseguró que no debe tener ninguna duda de que está «implicado en esta cuestión y con esperanza». «Durante el primer año de legislatura hemos trabajado con espíritu de colaboración y de acuerdo. No vemos necesarios giros radicales y espero que usted tampoco. Valoramos lo positivo y somos consciente de lo que nos queda por hacer», le explicó al líder de los populares vascos.

El PNV ha sido reticente ante una eventual modificación de su acuerdo fiscal con el PSE, pero el pasado jueves la formación jeltzale se abría ya a modular su pacto para que el PP dé vía libre al Presupuesto de Urkullu. Los populares, por su parte, confían ya, de hecho, en una concesión política del PNV capaz de atraer a ese terreno a sus socios en el Gobierno Vasco. La clave negociadora la verbalizó el diputado general de Araba, el jeltzale Ramiro González, que ayer se volvió a mostrar convencido de que el PNV tendrá que consensuar con el PSE-EE «qué medidas propuestas por otras formaciones políticas se pueden incorporar» a la reforma fiscal con las que estén de acuerdo socialistas y jeltzales. Aseguró, además, que su partido acordó la modificación tributaria «sabiendo que tenía que ampliarse» y el PSE-EE «sabe que es así».

Desde la formación de Idoia Mendia aseguran que se mantienen en los términos del acuerdo fiscal que alcanzaron con el PNV y que no se ha tomado «ninguna decisión» suplementaria. «Estamos en plena negociación presupuestaria», aducen.

Primer año de legislatura

En respuesta a la pregunta de Alonso en el pleno de control, Urkullu aprovechó para hacer una valoración positiva del primer año de legislatura, en el que destacó que se han cumplido el 95% de los compromisos recogidos en el programa de gobierno. Se refirió también al informe de transferencias pendientes enviado al Gobierno central para volver a reclamar que el Ejecutivo de Mariano Rajoy «cumpla íntegramente» el Estatuto de Gernika. «Tenemos tres años por delante y mucho por hacer», resumió.

Alonso le replicó, sin embargo, que queda mucho por hacer y también que «los giros radicales son malos» e insistió en que «la colaboración puede ser buena para todos» y en que su partido trabajará «para arreglar el desaguisado de la reforma fiscal».

«No debe de tener ninguna duda de que estoy implicado en esta cuestión y con esperanza» Iñigo Urkullu Lehendakari

En otro escenario, el de los Presupuestos Generales del Estado para 2018, el portavoz parlamentario del PNV en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, consideró que lo acontecido en Cataluña con la aplicación del artículo 155 de la Constitución supone «un precedente peligroso», aunque afirmó que las «relaciones con el PP se mantienen absolutamente». Reiteró que «no hay clima» para negociar las Cuentas de Rajoy y advirtió al Partido Popular que si tiene prisa puede recurrir a «la mayoría del 155», en referencia al PSOE y Ciudadanos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos