Urkullu advierte a Puigdemont de que «hacer política significa estar presente»

El lehendakari Iñigo Urkullu posa con Carles Puigdemont (i), president de la Generalitat, tras jurar su cargo ante el Árbol de Gernika en 2016. / EFE

El lehendakari pide que Cataluña «restituya» la situación política anterior a septiembre para volver a la «normalidad» y reclama al Estado que abandone «la vía penal»

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIELSan Sebastián

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha advertido esta mañana al candidato de Junts per Catalunya, Carles Puigdemont, máximo favorito a ser elegido presidente de la Generalitat catalana, que «hacer política significa estar presente», por lo que ha puesto en duda que pudiera desarrollar su acción de gobierno si se mantiene en Bruselas. En una entrevista en Radio Euskadi, Urkullu ha hecho un llamamiento para «restituir» la situación política catalana que existía «por lo menos antes del 6 de septiembre», cuando el Parlament aprobó las leyes de desconexión con el Estado, de tal forma que «se pueda hacer política con la mayor normalidad posible». También ha exigido al Estado que «la acción política esté basada solamente en las vías políticas, y no en las vías penales o judiciales».

Urkullu ha reclamado que se construyan «puentes de entendimiento basados en la diálogo y en la voluntad de acuerdo» para que se pueda recuperar cierta normalidad en la política catalana. A su juicio, eso sería difícil si se produce la investidura de Puigdemont desde su autodenominado exilio de Bruselas. El lehendakari ha explicado que ha vivido «varias experiencias en las que he dirigido reuniones del Consejo de Gobierno por internet durante viajes oficiales al extranjero, pero es diferente dirigir una reunión concreta a dirigir un país. No se puede pensar en una acción política o de gobierno solamente desde una acción telemática o vía internet».

El lehendakari ha añadido que «todo esto viene a reforzar la opinión de que hay que intentar restituir la situación que existía en Cataluña cuando menos antes del 6 de septiembre pasado, y que se pueda hacer política con la mayor normalidad posible». Ha aclarado que «eso supone también que la acción política esté basada solamente en las vías políticas, y no en las vías penales o judiciales». Urkullu ha reconocido que no sabe qué pasa en estos momentos por la cabeza de Puigdemont y ha señalado que no va a entrar en la «estrategia» que debería seguir, aunque ha sentenciado que «hacer política significa estar presente».

Acción conjunta

Urkullu ha explicado que se mantiene abierto a desarrollar una «acción conjunta» con el nuevo Govern que elija el Parlament catalán para plantear «la necesidad de una reformulación del modelo de Estado». Ha recordado que «así lo he venido demandando y así se lo trasladé en su día a Artur Mas y Carles Puigdemont. Es una reivindicación que nació hace 20 años en la Declaración de Barcelona que firmamos CiU, BNG y el PNV». Ya entonces, ha apuntado, «todos denunciábamos que el ‘café para todos’ no había servido para cumplir los objetivos del Estado autonómico y que el modelo territorial necesitaba una reformulación».

«He venido ofreciendo a las instituciones catalanas esa colaboración», ha señalado el lehendakari, que ha reconoció también que «desde el año 2010, con la sentencia del TC sobre el Estatut, la política catalana se ha dirigido por otros caminos». Aun así, ha insistido en que «vengo planteando la conveniencia de una reflexión compartida y una acción conjunta sobre la necesidad de una reformulación del modelo de Estado. Es un ofrecimiento no de frenetismo, ya que la reflexión la dirijo también a los grandes partidos de implantación estatal».

En esa línea, Urkullu ha afirmado que «el PP ha de ser consciente de cuál es la realidad política e institucional en el Estado español, y la realidad que se deriva de unos resultados electorales en Cataluña o en Euskadi. Está constatado que hay dos realidades que nos diferencian del resto del Estado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos