Las universidades vascas llevarán los relatos de las víctimas a sus aulas en 2018

Jonan Fernández, Vicente Atxa, Iñigo Urkullu, Nekane Balluerka y José María Guibert, en Lehendakaritza./
Jonan Fernández, Vicente Atxa, Iñigo Urkullu, Nekane Balluerka y José María Guibert, en Lehendakaritza.

El Gobierno Vasco y los rectores de la UPV, Deusto y Mondragón se comprometen a impulsar en sus campus el Día de la Memoria

A. GONZÁLEZ EGAÑA SAN SEBASTIÁN.

El Gobierno Vasco selló ayer un compromiso con las tres universidades vascas -pública y privadas- para incorporar a sus aulas, a partir de 2018, los testimonios presenciales o grabados de las víctimas del terrorismo y de abusos policiales. El acuerdo supone la ampliación del programa 'víctimas educadoras' que se inició en 2011, durante el Gobierno socialista de Patxi López, con los alumnos de cuarto de la ESO y de Bachillerato, y que con la llegada de Iñigo Urkullu se puso en marcha con el sello de iniciativa Adi-Adian.

El lehendakari se reunió ayer en Vitoria con los rectores de la UPV, Nekane Balluerka; de Deusto, José María Guibert; y de Mondragon Unibertsitatea, Vicente Atxa, para analizar la participación de las instituciones universitarias en las medidas contempladas en el Plan de Convivencia y Derechos Humanos 2017-2020, que el Ejecutivo vasco aprobará el próximo martes.

El documento acordado con las autoridades universitarias recoge un plan para cuatro años en materia de convivencia y derechos humanos, en el que también podrán desarrollar programas de reflexión crítica sobre la memoria reciente, u organizar actos específicos con motivo del Día de la Memoria que se conmemora cada 10 de noviembre. Ya en 2013, el lehendakari celebró en el campus universitario de Leioa ese día de recuerdo a las víctimas, en el que destacó el papel de las instituciones educativas en la tarea de construcción de la paz y la defensa de los derechos humanos.

Las tres universidades asumen el compromiso de impulsar cada año algunas actividades de este tipo, para lo que proporcionará los espacios, recursos técnicos y el personal necesario. El Gobierno Vasco aportará la financiación requerida para la celebración de los actos y también ofrecerá apoyo técnico para el desarrollo de las iniciativas.

Para la gestión de estas dinámicas, el Ejecutivo y las tres universidades crearán una comisión de seguimiento y coordinación, que estará comandada por la secretaría general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación de Jonan Fernández.

Durante el encuentro con los rectores, Urkullu puso en valor que uno de los primeros pasos del nuevo plan de convivencia se sitúe en el ámbito educativo y, más específicamente, en el acuerdo que ayer rubricó con las universidades vascas. «Tenemos por delante una agenda para la convivencia que debe gestionar adecuadamente el final definitivo y ordenado de la violencia», remarcó el lehendakari, que reconoció que la sociedad se enfrenta además «a un mundo cambiante con una agenda de retos emergentes» en esta materia.

Recalcó que el Gobierno Vasco y las universidades comparten los objetivos de promover y defender los derechos humanos e «impulsar iniciativas que extiendan en la universidad «la conciencia de implicación personal y responsabilidad social en materia de convivencia y cultura de paz».

Informes e investigaciones

Adicionalmente y dentro de este compromiso compartido, la secretaría general de Derechos Humanos podrá canalizar la elaboración de informes, estudios o investigaciones específicas que puedan requerir con los centros, institutos, cátedras o departamentos específicos de cada universidad.

El lehendakari subrayó la relevancia del papel que pueden desempeñar las universidades para abordar una materia tan «compleja y delicada» como la convivencia. Por ese motivo, mostró su voluntad de «seguir colaborando para sumar adhesiones» con el objetivo de avanzar en este campo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos