Txema Montero, abogado defensor del magistrado señalado

En el álbum de Joaquín Giménez sobresale una fotografía que removió páginas de periódico y conciencias el 30 de marzo de 1998. Ese día, el juez Giménez tuvo que personarse en la sala de vistas como acusado, después de que el Sindicato de Abogados Euskaldunes le denunciara en medio de una agria polémica, capitalizada por la izquierda abertzale, por el desconocimiento de la lengua vasca de buena parte de la planta judicial que ejercía en Euskadi ya bajo presión. El abogado del magistrado fue Txema Montero, exdirigente de HB 'purgado' por su desmarque de ETA. Un sector de la Magistratura interpretó aquella campaña como un señalamiento: «No son nuestros jueces», los jueces del 'pueblo vasco'.

Fotos

Vídeos