Un tromboembolismo letal, la causa de la muerte del ertzaina

Un tromboembolismo letal, la causa de la muerte del ertzaina

El ertzaina fallecido, que estaba en tratamiento contra la trombosis, murió por la obstrucción de la arteria pulmonar por un coágulo de sangre

JOSU GARCÍA

A la espera de los resultados de la autopsia, la causa de la muerte de Inocencio Alonso fue un tromboembolismo pulmonar, según señalan fuentes médicas. Se trata de una patología que, por lo general, no viene provocada por traumatismo alguno (de hecho, según los doctores, el cadaver de ‘Ino’ no presentaba golpes) y que está relacionada con un problema de trombosis. Algún pequeño coágulo de sangre se desprende, normalmente, de las extremidades inferiores y viaja hasta la arteria pulmonar, que queda obstruida.

El tromboembolismo resulta letal en un gran número de casos, pese a que el afectado pueda recibir tratamiento médico de forma inmediata. Una vez que se desencadena, lo que sucede es que el suministro de oxígeno a los pulmones se reduce de manera drástica y el organismo va sufriendo poco a poco una hipoxia. La falta de aire puede derivar en un síncope y, como en el caso del ertzaina fallecido, en una parada respiratoria.

Cuando cayó desplomado, en mitad de la refriega entre ultras del Athletic y el Spartak, mientras llovían botellas y bengalas sobre su unidad, en un clima de absoluto estrés y hostilidad, el agente fallecido fue atendido en un primer momento por sus compañeros y por una aficionada que tenía conocimientos médicos. Posteriormente, cuando la ambulancia pudo llegar al lugar, fue evacuado al cercano hospital de Basurto. Los doctores intentaron reanimarle durante 80 minutos. Pero fue en vano. Sobre las 22.00 horas, su vida se apagó.

Venció a un tumor

Inocencio recibía actualmente tratamiento para la trombosis, según afirman fuentes de su entorno familiar. Las mismas fuentes señalan que el ertzaina fallecido padeció un tumor hace ya unos años y que le fue extirpado un riñón. Aseguran que entonces estuvo aproximadamente un año de baja y que se reincorporó con normalidad al servicio en junio de 2017. Desde entonces, no había habido ninguna señal que hiciera pensar que algo así podría suceder. Otras fuentes apuntan a que ‘Ino’ había solicitado el traslado, un cambio de destino, extremo que no se ha podido confirmar.

Por otra parte, en el día de ayer sólo permanecía hospitalizado uno de los seis heridos en la batalla campal entre aficiones. Se trata de un joven ruso que permanecía en Observación por «diversas heridas, laceraciones y un traumatismo craneoencefálico leve».

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos