Tres senadores vascos en capilla

El portavoz del PNV en el Senado, Jokin Bildarratz./
El portavoz del PNV en el Senado, Jokin Bildarratz.

Jokin Bildarratz (PNV), Miren Gorrotxategi (Podemos) y Tontxu Rodríguez (PSE) participan en la comisión del 155

ANA VOZMEDIANOSAN SEBASTIÁN.

Tres senadores vascos forman parte de la comisión para la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Son Jokin Bildarratz del PNV, Miren Gorrotxategi de Podemos y Tontxu Rodríguez del PSOE. Los tres viven la vorágine de estos días inéditos en la política española, algunos como veteranos en la Cámara alta, otros, es el caso de Gorrotxategi, como recién llegados a una institución poco conocida.

La comisión está integrada por 27 senadores y senadoras, de los que 15 son del PP, seis del PSOE y el del grupo Mixto, que se ha elegido mediante sorteo, será de UPN. Salvo novedades de última hora, la comisión aprobará la propuesta del Gobierno que irá al pleno donde los citados partidos siguen teniendo la mayoría absoluta para decidir lo que tengan acordado. Se especula con que el president Puigdemont acuda, bien a la comisión de jueves o bien al pleno de viernes, aspecto que no está confirmado.

Los tres protagonistas

Jokin Bildarratz (PNV)
Es el portavoz en el Senado por este partido. Fue alcalde de Tolosa y su trayectoria en la Cámara alta se inició en 2001
Miren Gorrotxategi (Podemos)
Esta senadora por Bizkaia ha debutado esta legislatura y fue la baza de Pablo Iglesias para presidirlo
Tontxu Rodríguez (PSE)
Exalcalde de Barakaldo, su localidad natal, este abogado cumple su segunda legislatura en el Senado

Bildarratz, exalcalde de Tolosa, es el portavoz jeltzale en la institución. Se pronunció ayer mismo sobre cómo se está articulando las sesiones. Y como cabía esperar, fue muy crítico. «Es una vergüenza que un debate tan importante como es la ratificación de las medidas establecidas por el Consejo de Ministros para Cataluña, en base a la aplicación del artículo 155 de la Constitución, se deba solventar en una sola tarde». Y es que a las críticas surgidas en las distintas fuerzas políticas, incluido el PNV, por la posible intervención en la autonomía catalana se unen ahora cuestiones de forma.

La senadora vasca de Podemos Miren Gorrotxategi llegó a calificar el procedimiento como una especie de farsa «porque se da la sensación de que se siguen todos los procedimientos legales, pero todo es teatro. No hay posibilidad de negociar, todo va muy rápido y es chapucero desde un punto de vista formal».

Que vaya Puigdemont

El portavoz jeltzale en la Cámara alta volvió a solicitar «diálogo y negociación» como único camino para tratar de resolver la crisis catalana, «algo para lo que todos sabemos que hace falta tiempo». El tercer senador vasco en liza es Tontxu Campos, que repite legislatura gracias al pacto firmado con los jeltzales en el Parlamento Vasco. Su postura coincide con Bildarratz y Gorrotxategi en que debe evitarse la aplicación del artículo 155, aunque en este caso cargue la mochila de la responsabilidad en el president.

«Apostamos por que durante el tiempo que queda hasta el viernes, comparezca ante el Senado, convoque unas elecciones y paralice así la aplicación del 155. El Senado deberá tener flexibilidad en su agenda y sus mecanismos». ¿Quiere decir eso que los socialistas podrían ceder y permitir que Puigdemont compareciera la semana que viene? ¿O que se alargarán los plazos para un debate en profundidad?

No. El PSOE, que ha decidido que sus senadores no hagan declaraciones individuales, tiene claro que los tiempos establecidos son los que son y que el president, que mantiene silencio, sabe cuando debe comparecer ante el Senado. Pero es esta cuestión en la que los jeltzales difieren de forma notable con los socialistas, sus socios en el Gobierno Vasco, por mucho que ninguno quiera aplicar el 155. «El Gobierno central solo da una tarde al Senado, en la Comisión del jueves, para discutir temas tan importantes como cesar al president o a los miembros del Govern, intervenir la televisión autonómica, desposeer de funciones a los Mossos D'Esquadra o eliminar de facto artículos del Estatut catalán», argumenta Bildarratz.

«Nosotros ya hablamos de modelo federal en 2013 con la declaración de Granada porque sabíamos que había un conflicto en Cataluña. Pero el Gobierno prefirió mirar hacia otro lado. Nosotros no apoyamos ni a Mariano Rajoy ni al Gobierno, pero sí al Estado y la integración territorial», se apostilla desde las fuentes oficiales del PSOE.

Miren Gorrotxategi, desde la formación morada, insistió en que no hay razones para aplicar el artículo 155, que no va a solventar ningún problema, «porque esta crisis no tiene que ver con un mero conflicto de incumplimiento de tareas». Por el contrario, cree que tal y como se va a desarrollar, «va a permitir que el Estado pueda limitar a su antojo la autonomía de una comunidad, siempre que cuente con mayoría absoluta». Los tres están a la espera de que se desarrollen unos acontecimientos en los que van a participar de forma directa como miembros de la comisión del Senado.

Fotos

Vídeos