La sociedad vasca, dividida entre recordar a las víctimas o pasar página

Un estudio del Memorial recoge que el 61% de los vascos apoya favorecer la reinserción individual de los presos de ETA

LORENA GIL

La sociedad vasca afronta dividida la manera en la que abordar el pasado violento que ha azotado Euskadi durante los últimos cuarenta años. Según un estudio elaborado por el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo hecho público este viernes, el 44% de los ciudadanos encuestados apuesta por pasar página sobre lo ocurrido, mientras que el 43% defiende la necesidad de recordar el sufrimiento de los damnificados por el terrorismo.

El informe, de título ‘La sociedad vasca ante la memoria de las víctimas y el final del terrorismo’, es el segundo trabajo que el centro dedicado a los afectados realiza en colaboración con el equipo del Euskobarómetro de la UPV. Se basa en 1.200 entrevistas a domicilio realizadas a lo largo del mes de mayo a personas de diferentes ideologías. Su presentación, enmarcada en los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander, ha corrido a cargo del máximo responsable de este último, Francisco Llera, y del director del memorial, Florencio Domínguez.

Más noticias:

El estudio constata una amplio consenso entre los entrevistados en favor de que el reconocimiento de las víctimas de la violencia y quienes lucharon contra ella tengan un lugar en la agenda pública. El 83% considera que los principales merecedores de este arrope son los damnificados por el terrorismo, en general, seguidos por los asesinados por ETA (80%) y los extorsionados, amenazados y exiliados por la represión de la banda. La institucionalización de un día dedicado a las víctimas, ahora bien, divide a la mitad a los encuestados, mientras que el 61% se muestra contrario a erigir monumentos en su memoria. En cuanto a los etarras «fallecidos en enfrentamientos» con la policía, los huidos o los presos excarcelados. Menos de la mitad de los encuestados declara su apoyo a este colectivo.

Hace más de cinco años que ETA anunció el cese definitivo de su actividad armada, si bien mientras ésta permanecía activa, la mayoría de la sociedad vasca no se rebeló en su contra, según refleja el estudio. Seis de cada diez vascos entrevistados, tanto nacionalistas como no nacionalistas, no participaron nunca en iniciativas convocadas por grupos pacifistas o por las instituciones en contra de la violencia de ETA. Por afinidad política, los que más se movilizaron se sitúan en la órbita del PP (65%), de Podemos (49%), PNV (48%), PSE (46%) e incluso un 20% de EH Bildu.

Aulas y pintadas

La mayoría de los entrevistados, un 54%, conoce la existencia del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, sobre todo los residentes en Álava, por ser Vitoria sede del mismo. Preguntados por la necesidad de la existencia de un espacio de estas características, más de la mitad lo considera necesario. Dos tercios de las personas que participaron en el informe consideran, de hecho, que entre los objetivos del sistema educativo debe figurar la enseñanza de lo que ha supuesto el terrorismo en Euskadi. Solo un 20% expresa su rechazo. La apuesta por llevar el testimonio de las víctimas a la aulas no obtiene el mismo respaldo. Así, según se desprende del estudio, cuatro de cada diez encuestados se opone. Mientras los votantes del PSE, el PP y Podemos se muestran favorables, los del PNV y EH Bildu se muestran totalmente divididos.

Otra de las cuestiones claves de la actual coyuntura son las medidas que el Gobierno central pueda adoptar para «facilitar la consolidación del final del terrorismo». El 74% de los entrevistados está de acuerdo con que el Ejecutivo acerque a presos de ETA a cárceles vascas y el 61% apoyaría que se favoreciera la reinserción de los reclusos «de forma individualizada». El 54% se declara en contra de una hipotética amnistía. Pese a los últimos actos de kale borroka, que la mayoría considera de gravedad, siete de cada diez ve improbable que ETA u otro grupo disidente vuelva a hacer uso de la violencia. Cabe señalar, que el 80% defiende la retirada de carteles y pintadas que «enaltezcan a ETA y sus activistas».

Fotos

Vídeos