Las socialistas abandonan el Consejo de Juventud al no rechazar los homenajes a etarras

Recibimiento en Andoain a Iñaki Igerategi e Ignacio Otaño, tras cumplir sus condenas por colaborar con el asesinato de Joseba Pagazaurtundua en 2003. /Unanue
Recibimiento en Andoain a Iñaki Igerategi e Ignacio Otaño, tras cumplir sus condenas por colaborar con el asesinato de Joseba Pagazaurtundua en 2003. / Unanue

Las Juventudes Socialistas vascas consideran que el Consejo de Juventud se ha convertido en un instrumento al servicio de las organizaciones nacionalistas y que no representa el sentir mayor de la juventud vasca

AGENCIAS

Las Juventudes Socialistas vascas (JSE-Egaz) han anunciado que abandonan el Consejo de la Juventud de Euskadi (EGK) debido a que este órgano se ha negado a rechazar los homenajes a terroristas de ETA, tal y como reclamaban los socialistas.

Las JSE-Egaz ha considerado que el Consejo de Juventud se ha convertido en un instrumento al servicio de las organizaciones nacionalistas y que no representa el sentir mayor de la juventud vasca.

La secretaria de JSE-Egaz, Azahara Domínguez, ha explicado en conferencia de prensa que los socialistas exigían al EGK que redactara un comunicado rechazando los homenajes a terroristas y "reiteradamente se ha ignorado" esa solicitud.

"Solo 4 de los 9 miembros de la permanente de ese órgano nos han apoyado, y los otros cinco han reaccionado con pasotismo y dando largas. Supone una gran cobardía que un Consejo de la Juventud que debería representar la voz más critica ante la violencia y el terror que hemos sufrido los vascos, den la callada por respuesta", ha remarcado.

Uno de los representantes de las Juventudes Socialistas en la dirección del EGK, Mikelats Ochoa, ha argumentado, por su parte, que este órgano "solo representa a los nacionalistas del País Vasco" y ha manifestado que "no debería ser una herramienta de los gobernantes vascos más radicales , ni de determinadas organizaciones políticas que lo utilizan como altavoz de sus posiciones políticas particulares".

"EL EGK tiene el deber moral de adoptar una posición crítica ante el pasado y un compromiso con un futuro en paz y convivencia, y no puede ponerse de perfil ante aquellos que brindan aurreskus a personas cuyo único mérito conocido es haber asesinado a otros vascos", ha dicho.

Temas

Eta

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos