El PSE sitúa la suficiencia financiera como línea roja para variar el pacto fiscal

El PP apremia a los socios del Gobierno a sellar un acuerdo que podría llegar antes del día 29, fecha en la que expira el plazo de enmiendas a las Cuentas

A. G. E. SAN SEBASTIÁN.

La diposición de los socialistas vascos a remangarse y a hablar «de todo con todos» no se traducirá en ningún caso en «un cheque en blanco» al PP vasco, ante su exigencia de una modulación de la reforma fiscal pactada hace tres semanas entre PNV y PSE. El partido que lidera Idoia Mendia, que no está por la labor de convertir esta nueva negociación en un debate sobre la subida o bajada del tipo nominal, sitúa como línea roja el mantenimiento de la suficiencia financiera para las políticas públicas y sociales. Como primer paso, el PSE analizará en qué medida la petición que hace el PP de rebajar el tipo es compatible con otras que se puedan introducir para que al final el Impuesto de Sociedades acabe recaudando en los términos en los que se tenía previsto en el acuerdo sellado con el PNV, y manteniendo el criterio de que paguen más los que más tienen.

Fuentes socialistas recuerdan que el PSE tiene una forma de entender la fiscalidad muy distinta al PP, pero que, sin embargo, también alcanzaron un acuerdo en 2013, cuando el PP, «después de criticar mucho la política fiscal, acabó sumándose». En esta ocasión, el PSE entiende que todas las partes tendrán que ceder y flexibilizar sus posturas. En su caso, los socialistas parten de la necesidad de que haya una suficiencia de recursos, un extremo que han defendido durante toda la negociación con el PNV y que se traduce en garantizar el sostenimiento de los servicios públicos y que eso sea compatible con la competitividad de las empresas.

En los próximos días PNV y PSE acordarán los detalles de la propuesta y a posteriori tratarán de cerrar el acuerdo fiscal y, por extensión, presupuestario con el PP, un paso que podría llegar antes del próximo miércoles, día 29, fecha en la que finaliza el plazo para registrar enmiendas a los Presupuestos vascos para 2018. Los populares vascos, que de momento, no han aclarado si ya han descartado su enmienda a la totalidad urgian ayer a «remangarse» para negociar las Cuentas vascas porque «no quedan ya muchos días para llegar a un acuerdo». Según remarcó el parlamentario del PP vasco y portavoz para Asuntos Económicos, Antón Dambonerenea, «un poco de urgencia sí que tiene el tema».

«Nosotros vemos la disposición y de hecho en las Juntas Generales de Álava ya se está hablando y se está negociando la reforma fiscal», explicó el dirigente del PP, quien advirtió, no obstante, de que ahora falta «remangarse» y ponerse «con los Presupuestos del Gobierno Vasco», porque tampoco hay «muchas fechas» para ello. Apuntó que los plazos de enmiendas prácticamente terminan a finas de mes.

El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, que ayer tomó parte en una manifestación bajo el lema 'Por unos presupuestos destinados al cambio social', se refirió sin citar al PSE, que no es un «partido serio» el que defiende que mantendrá una postura en materia fiscal «firme» para posteriormente aceptar modificar el pacto fiscal alcanzado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos