El PNV sitúa en C's la clave para desbloquear los Presupuestos ante el «optimismo» de Rajoy

Los partidos de la oposición afean al presidente no contar hoy con un proyecto presupuestario

A. MUÑOZ / P. DE LAS HERAS SAN SEBASTIÁN.

Mariano Rajoy volvió a insistir ayer en su intención de presentar esta primavera los Presupuestos de 2018 para aprobarlos en junio. Una pretensión cargada de optimismo que, sin embargo, se enfrenta a una realidad más cruda. A pesar de las previsiones que marca Madrid, el tiempo empieza a correr en contra del Gobierno al no contar aún con el respaldo necesario para sacar adelante su proyecto presupuestario. Los cinco votos del PNV siguen siendo claves, pero los jeltzales mantienen una postura inamovible: no emprenderán una negociación con el Ejecutivo central para pactar las Cuentas hasta que no se calme la crisis catalana.

Más allá de la negativa del PNV a respaldar las Cuentas mientras siga vigente el 155 en Cataluña, Rajoy tampoco tiene asegurado en la actualidad el apoyo de Ciudadanos. Por este mismo motivo, desde la formación peneuvista instan al Gobierno a no mirar tan de frente los cinco escaños del PNV y pongan sus esfuerzos en pactar con la formación naranja, con quien «tampoco tienen atado un acuerdo».

En cualquier caso, y lejos del «optimismo» que exhibió ayer Rajoy durante el pleno de control al Gobierno, «hoy por hoy» siguen sin darse las circunstancias óptimas que espera el PNV para sentarse a negociar con el PP, según fuentes jeltzales. Y es que el partido que lidera Andoni Ortuzar está empeñado en no dar su brazo a torcer hasta que se levante el artículo 155 en Cataluña.

Aun así, el presidente aseguró que su propósito es presentar el proyecto presupuestario «a tiempo» para así tenerlo aprobado a finales de junio. «Exactamente igual que el pasado año», sentenció Rajoy frente al Congreso. «Entonces -continuó- fuimos capaces de llegar a un acuerdo y eso fue bueno para España y bien valorado desde fuera», se vanaglorió.

Una tormenta de críticas

El jefe del Ejecutivo, a sabiendas de las dificultades a las que se enfrenta para llegar a tejer acuerdos, también pisó tierra firme y razonó que si finalmente no hubiera posibilidad de entendimiento, «siempre estarán los de 2017». Una declaraciones que desataron la tormenta.

El propio Rajoy y su ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se enfrentaron ayer a las críticas de los tres principales partidos de la oposición precisamente por la ausencia de Presupuestos. El Ejecutivo decidió el pasado septiembre no llevar las Cuentas de 2018 a las Cortes en el plazo que marca la Constitución por el simple temor a una sonada derrota parlamentaria. Montoro lo reconoció abiertamente durante la sesión de control en la Cámara Baja. «Nos faltaban apoyos parlamentarios» dijo. PSOE, Podemos y Ciudadanos le acusan de incapaz.

La primera en abordar la cuestión fue la portavoz socialista, Margarita Robles. «Están hipotecando el presente y el futuro de España», dijo. Sin embargo fue Pablo Iglesias quien forzó a Rajoy a responder. «Vengan a dar la cara y hagan ustedes su trabajo, dejen de ser ilegales», exigió.

Montoro, por su parte, reprochó al número dos de C's, José Manuel Villegas, que ponga pegas a su proyecto pese a haberle arrancado, entre otras, una jugosa reducción del IRPF. Éste le replicó que obtener su apoyo es tan sencillo como cesar a la senadora Pilar Barreiro, investigada por corrupción, y equiparar los sueldos de policías y guardias civiles a los de las fuerzas autonómicas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos