SegurCaixa rescinde sus contratos con el Parlament y el Govern por la inseguridad

A. A. MADRID.

SegurCaixa Adeslas no quiere correr ningún riesgo, por pequeño que sea, a cuenta del proceso independentista. La empresa propiedad de Mutua Madrileña y Caixabank anunció ayer que ha decidido rescindir los seguros de responsabilidad civil que tenía firmados tanto con el Parlament como con la Generalitat. El motivo de esta decisión es «el riesgo producido por los acontecimientos ocurridos recientemente en Cataluña», según explica la compañía en sendas cartas dirigidas al Parlament y la Generalitat. Más en concreto, se señala como una de las causas la suspensión por parte del Tribunal Constitucional de la Ley de Transitoriedad, norma que debería guiar la desconexión con el Estado central. Los contratos suscritos con SegurCaixa Adeslas cubrían la actividad de los 135 parlamentarios catalanes así como de los miembros del Govern y sus altos cargos.

La ruptura del contrato ha levantado ampollas en el bando secesionista. El líder de Junts pel Sí en la Cámara catalana, Lluís Corominas, aconsejó a SegurCaixa Adeslas revisar sus contratos con el Estado central porque, aseguró, «acabará ante un tribunal internacional por vulnerar todos los derechos básicos de los catalanes». Para el vicepresidente del Parlament, Lluís Guinó, se trata de una decisión política. «No reconocemos los efectos de la decisión porque no tiene fundamento jurídico; entendemos que está vigente y que, si hay un incidente, deberá responder», zanjó Guinó.

Este no es el primer revés que el independentismo sufre a manos de SegurCaixa Adeslas. La compañía ya se negó a pagar la fianza de 5,2 millones de euros que el Tribunal de Cuentas ha impuesto a Artur Mas por la celebración del 9-N. Precisamente, el viernes concluye el plazo para que el expresidente deposite esa cantidad, y hasta el momento solo ha logrado reunir 2,2 millones.

Fotos

Vídeos