El secante de Bertiz

El secante de Bertiz
Alberto Surio
ALBERTO SURIO

Kanbo escenificó ayer un final, el de ETA, mediante un encuentro internacional que ha pretendido dar una cobertura de parte un tanto naíf a su disolución para mayor gloria de la izquierda abertzale. La cumbre de Villa Arnaga ha querido reconstruir una imagen del final de ETA diferente a la realidad del fracaso histórico de la estrategia de la violencia. Porque la decisión de terminar confirmada por ETA no es la consecuencia de la mediación internacional. Tampoco lo es de la presión de los negociadores ni del voluntarismo ingenuo de los dirigentes que ayer se sacaban 'selfies' sonrientes entre los jardines. ETA se ha disuelto porque el acoso democrático que ha sufrido -policial, político, judicial, social...- forzó a la izquierda abertzale a moverse y a exigir el fin del terrorismo para salvar su proyecto independentista. Y ETA ha desaparecido sin conseguir uno solo de sus objetivos.

Por eso a la declaración de ayer, como a la de la Conferencia de Aiete, le falta una frase esencial: matar fue injusto. La ausencia de una mínima empatía con las víctimas, más allá de un insuficiente minuto de silencio, ubica al encuentro en un territorio lleno de carencias éticas. La izquierda abertzale deberá desprenderse algún día de esta mochila. Las pintadas de homenaje a la disuelta organización aparecidas en las últimas horas corroboran esta necesidad.

En todo caso, la batalla del relato libró ayer un pulso retransmitido en directo. La representación de Kanbo se aferra a la narrativa tradicional del 'conflicto' que ha defendido la izquierda abertzale, y la envuelve en una parafernalia propagandística. Pero encontró una alternativa y un discurso secante con las solemnes declaraciones del lehendakari Iñigo Urkullu y de la presidenta Uxue Barkos en el Señorío de Bertiz en un liderazgo compartido que insistió en deslegitimar a ETA y en buscar un acuerdo con Rajoy sobre los presos. Los Ejecutivos de Vitoria y Pamplona lanzan un mensaje común de gran significado político. Y el Gobierno del PP deberá retratarse con claridad ante esa posición institucional. Disuelta ya ETA, derrotada en consecuencia la violencia, las circunstancias han cambiado para todos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos