Sánchez busca hoy el apoyo de Urkullu y Ortuzar para impulsar una reforma constitucional

Pedro Sánchez.
Pedro Sánchez.

El Gobierno Vasco cree que el PSOE puede ayudar a desbloquear algunos «compromisos de la agenda vasca», aunque la cita se cerrará sin pactos y sin comparecencias

M. VILLAMERIEL SAN SEBASTIÁN.

La reunión que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, mantendrá hoy en Vitoria con el lehendakari, Iñigo Urkullu, y el presidente del EBB, Andoni Ortuzar, se va a celebrar con menos proyección pública de la que cabía esperar, ya que ninguno de sus protagonistas tiene previsto comparecer tras el encuentro para dar cuenta de lo tratado. Según avanzó ayer la líder del PSE, Idoia Mendia, que también estará presente en la cita de esta mañana en Lehendakaritza, uno de los objetivos de Sánchez es sondear al PNV sobre la posibilidad de colaborar en el Congreso para alcanzar mayorías alternativas al Gobierno de Rajoy. Por ejemplo, para impulsar una comisión para la reforma de la Constitución. No obstante, la certeza de que será difícil que la cumbre de Vitoria fructifique en algún acuerdo concreto llevó a todas las partes, especialmente al propio líder socialista, a optar por no comparecer de forma pública tras el encuentro.

Fuentes del Gobierno Vasco y del EBB recuerdan que esta cita ha sido solicitada por Sánchez para retomar unas relaciones que declinaron tras la salida del dirigente socialista de la secretaría general del PSOE hace un año. Por tanto, Urkullu y Ortuzar acudirán a la cita de Lehendakaritza «sobre todo a escuchar», aunque también se mostrarán receptivos a cualquier propuesta que se encamine a establecer un diálogo serio sobre el modelo de Estado y la crisis territorial, de plena actualidad por el conflicto soberanista catalán.

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, aseguró ayer que el PSOE «puede ser de mucha ayuda» en el Estado para poder «sacar adelante numerosos compromisos de la agenda vasca», por lo que destacó la conveniencia de mantener una buena relación con los socialistas, que además comparten con el PNV numerosos gobiernos de coalición en Euskadi, entre ellos el Ejecutivo vasco.

La secretaria general del PSE, Idoia Mendia, aseguró ayer que hay «mucho campo» para la colaboración en el Congreso entre el PSOE y el PNV, a pesar de que los jeltzales se han convertido en los últimos meses en un sostén para el Gobierno de Rajoy tras el acuerdo de los Presupuestos de 2017 y el techo de gasto del próximo año.

Mendia explicó ayer en una entrevista en Onda Cero que «Sánchez quiere retomar la buena relación que tuvo con el PNV y con Urkullu en su primera etapa en la secretaría general». «A pesar de que el PNV está apoyando los Presupuestos y otras cuestiones del Gobierno del PP -continuó-, hay muchas políticas que cambiar en España y es importante que el PNV acompañe al PSOE en cuestiones como la 'ley mordaza' o la reforma de RTVE».

Mendia avanzó que en la reunión de esta mañana en Lehendakaritza se tratarán cuestiones como la nueva ley del Cupo, que fue ratificada ayer por la Comisión Mixta pero que debe pasar por las Cortes en otoño, las transferencias estatutarias pendientes o el autogobierno. Por su parte, Sánchez irá «con su agenda propia, como las pensiones, la legislación laboral o la reforma de la Constitución».

En este sentido, el secretario general del PSOE tiene la intención de sondear al PNV sobre la posibilidad de crear una comisión para la reforma de la Constitución en el Congreso antes del 1 de octubre, fecha en la que las instituciones catalanas prevén celebrar un referéndum independentista. La idea de Sánchez es que la puesta en marcha de esta comisión puede aplacar la tensión soberanista en Cataluña, de tal forma que se evite un choque de trenes si el TC prohíbe la celebración del referéndum.

Además de la hipotética reforma de la Constitución, fuentes socialistas destacaron ayer que «sería importante que el PNV acompañara al PSOE, junto a otros partidos como Ciudadanos y Podemos», en la reforma de algunas políticas que impulsa el PP.

Más

Fotos

Vídeos