Los gobiernos central y vasco se emplazan a empezar a negociar en un mes las transferencias pendientes

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría contactó el martes con el consejero Erkoreka como «fruto» de la reunión entre Rajoy y Urkullu de la semana pasada

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIEL

Los gobiernos central y vasco ya han abierto una vía de comunicación para empezar a hablar de las transferencias pendientes del Estatuto de Gernika, una reivindicación histórica del Ejecutivo vasco. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, llamó este martes al consejero vasco de Gobernanza Pública y Autogobierno, Josu Erkoreka, para entablar una relación en ese sentido. Ambos dirigentes quedaron en volver a hablar a lo largo del mes de agosto para fijar una primera reunión, que se celebraría a finales de agosto o primeros de septiembre.

Así lo ha anunciado este miércoles el propio Erkoreka, en la rueda de prensa que ha ofrecido tras el Consejo de Gobierno, del que es portavoz. El consejero ha ligado la iniciativa de Sáenz de Santamaría con la reunión "discreta" que mantuvieron la semana pasada el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el lehendakari, Iñigo Urkullu, en La Moncloa. En opinión de Erkoreka, la llamada de la vicepresidenta es "fruto" del encuentro del miércoles pasado entre Rajoy y Urkullu, en el que, según ha explicado, el lehendakari trasladó al presidente el programa de gobierno del Ejecutivo vasco, haciendo especial incidencia en asuntos relacionados con la convivencia y el futuro del autogobierno. Es en este último punto donde se encuadra la llamada de Sáenz de Santamaría.

El anuncio del portavoz del Gobierno Vasco de este contacto con Sáenz de Santamaría ha coincidido con el día de la comparecencia como testigo de Rajoy en la Audiencia Nacional por el caso Gürtel. Erkoreka ha mostrado el "respeto absoluto del Gobierno Vasco por la acción de la Justicia" y ha añadido que, "independientemente de ello, el PP debe una respuesta creíble a la sociedad sobre los numerosos casos de corrupción que ha encadenado en los últimos años". En cualquier caso, ha añadido que "sería una inmensa irresponsabilidad que el Gobierno Vasco renunciase a llegar a acuerdos con otras instituciones".

Fotos

Vídeos