El PSE rompe con el PNV en Barakaldo por los «constantes incumplimientos» de los jeltzales

DV Y AGENCIAS SAN SEBASTIÁN.

La primera crisis entre los dos socios preferentes en Euskadi, PNV y PSE, ha tenido como escenario Barakaldo. El municipio vizcaíno fue testigo de cómo ayer se quebraba la relación entre ambas formaciones desde que en 2015, tras la celebración de las elecciones municipales y forales, jeltzales y socialistas pactaran un acuerdo de estabilidad municipal.

Sin embargo, el PSE de Barakaldo decidió romper ayer el acuerdo suscrito con el PNV hace dos años al considerar que el Gobierno municipal y la alcaldesa Amaia del Campo, del PNV, han «incumplido» de manera «constante» los principios que se recogían en dicho acuerdo.

La decisión adoptada por el grupo municipal socialista vino acompañada, además, por la renuncia a sus cargos. Los tres concejales del PSE que, en virtud de ese acuerdo de estabilidad ostentaban las presidencias de los departamentos de Atención al Consumidor (OMIC) y Salud Laboral y la sociedad municipal Taller Usoa, dieron a conocer ayer que habían procedido a registrar su dimisión en los cargos que ostentaban.

Fue la portavoz socialista, Ana Belén Quijada, quien señaló que las últimas decisiones adoptadas por la alcaldesa «traspasan las líneas rojas al poner en peligro la garantía del mantenimiento de los servicios públicos de calidad y las condiciones sociolaborales de los trabajadores». Quijada, en ese sentido, recordó las movilizaciones realizadas por trabajadores de servicios municipales con protestas en las últimas seis sesiones plenarias y criticó la «nula preocupación de la alcaldesa por el mantenimiento de los puestos de trabajo y las condiciones laborales».

Los jeltzales, «dolidos»

La noticia de la ruptura entre los socios de Gobierno, sin embargo, no sentó nada bien al PNV, que aseguró haberse enterado de la decisión adoptada por el PSE por los medios de comunicación. Del Campo, por su parte, negó que el Gobierno municipal haya incumplido el acuerdo de estabilidad suscrito con el PSE y acusó a los socialistas de anteponer «sus intereses partidistas» al interés de los vecinos. Señaló, asimismo, que la ruptura es «una mala noticia para Barakaldo».

Desde el Bizkai Buru Batzar se mostraron «un poco molestos» y «sorprendidos». Aún así, ambas formaciones recalcaron que esta ruptura no afecta al acuerdo que mantienen en ayuntamientos, las tres diputaciones y el Gobierno Vasco.

Fotos

Vídeos