El EBB del PNV se reúne en San Miguel de Aralar en el 40 aniversario del primer Alderdi Eguna

El EBB del PNV se reúne en San Miguel de Aralar en el 40 aniversario del primer Alderdi Eguna

Destaca que «fue una demostración de fuerza y respaldo social de la formación jeltzale tras 40 años de dictadura, exilio, prohibición y clandestinidad»

EUROPA PRESSSan Sebastián

El Euzkadi Buru Batzar (EBB) del PNV ha celebrado este lunes su reunión semanal en San Miguel de Aralar, un gesto con el que ha querido celebrar el 40 aniversario del primer Alderdi Eguna, que se celebró en las campas que rodean el santuario el 25 de septiembre de 1977.

El PNV ha destacado que aquel día, "miles y miles de personas (80.000, según el recuento hecho entonces) abarrotaron la montaña navarra en lo que fue una demostración de fuerza y respaldo social de la formación jeltzale tras 40 años de dictadura, exilio, prohibición y clandestinidad".

Como es habitual, el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha participado en la reunión del EBB. Además, el vicepresidente de Desarrollo Económico del Gobierno de Navarra, Manu Ayerdi, y la portavoz del Ejecutivo foral, María Solana, se han sumado al encuentro jeltzale a primera hora de la tarde.

Más información

El presidente del EBB, Andoni Ortuzar, ha recordado que en 1977, cuando tenía 15 años, acudió a aquel primer Alderdi Eguna. "Muchos decían que el PNV era un partido de viejos hasta que aquel día vieron la fuerza de un viejo partido, sí, pero más joven que nunca, que salía de las entrañas de la sociedad vasca para llevar a Euskadi al futuro", ha apuntado.

«Una demostración de fuerza»

Asimismo, ha considerado que "Aralar fue una demostración de fuerza, primero para nosotros mismos, que salíamos de una dictadura en la que era imposible medirse, y también para el conjunto de la sociedad, porque la foto de Aralar fue la foto de un pueblo en marcha".

"Cada uno de los y las que estuvimos en Aralar nos quedamos boquiabiertos al ver todos los que éramos. Y los que pensaban que éramos un partido muerto se dieron cuenta de que estábamos muy vivos. A Aralar subimos lentamente, en una caravana interminable, pero bajamos como motos, cargados de una energía que ha durado estos cuarenta años", ha afirmado Ortuzar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos