El PNV responsabiliza a Rajoy del fracaso de una solución pactada y se aleja aún más del PP

Andoni Ortuzar fijó la posición oficial del PNV sobre Cataluña en una declaración que leyó el viernes en Sabin Etxea./LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Andoni Ortuzar fijó la posición oficial del PNV sobre Cataluña en una declaración que leyó el viernes en Sabin Etxea. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

El partido jeltzale descarta alcanzar nuevos acuerdos con el Gobierno central tras la aplicación del artículo 155 en Cataluña, que ve como «un mal precedente»

MIGUEL VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

La resaca de una semana de máxima tensión en Cataluña tendrá consecuencias en la sintonía que el PNV y el PP habían labrado en los últimos meses con diversos acuerdos en Madrid: esa capacidad de entendimiento quedó sepultada el viernes con la aplicación del artículo 155 de la Constitución por parte de Mariano Rajoy. El presidente del EBB, Andoni Ortuzar, se había volcado en las dos últimas semanas, al igual que el lehendakari Iñigo Urkullu, en hacer de puente entre el Gobierno central y la Generalitat para evitar el choque de trenes institucional, que terminó produciéndose con la declaración de independencia del Parlament y la posterior puesta en marcha del 155. Al hacer balance del fracaso de una solución pactada entre ambas partes, fuentes del EBB sitúan la mayor responsabilidad en el presidente del Gobierno, mientras que apenas cargan las tintas en la actitud mantenida por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en los últimos días.

Ortuzar fijó la posición oficial del EBB en la declaración que realizó la tarde del viernes en Sabin Etxea. «Respeto a las decisiones adoptadas por las legítimas instituciones catalanas» y «profunda discrepancia y rechazo» a la aplicación del 155 por parte del Gobierno. En aquella comparecencia no hizo una referencia expresa a la convocatoria de elecciones en Cataluña anunciada por Rajoy para el 21 de diciembre ni al cese de todos los integrantes del Govern, dos cuestiones que quedaron incluidas en ese rechazo genérico al 155. Ayer fuentes del EBB tampoco quisieron valorar ambas medidas, en el sentido de si el PNV legitima la convocatoria electoral o si da por destituidos a Puigdemont y sus consejeros, a la espera de que la ejecutiva jeltzale se reúna mañana en Sabin Etxea y determine los pasos futuros respecto a la situación catalana.

Lo que sí reconocen desde el EBB es que los frustrados contactos de las últimas semanas (Ortuzar ha tenido hilo directo con Rajoy y Puigdemont, y también ha hablado con los socialistas Pedro Sánchez y Miquel Iceta ) han dejado un poso de decepción en el PNV. Aclaran que la posición defendida por Ortuzar no fue favorecer un adelanto electoral por parte de Puigdemont, aunque esa fue la salida que estuvo sobre la mesa durante la mañana del jueves, sino que «las gestiones del PNV estuvieron encaminadas a que en todo momento hubiera cauces de comunicación abiertos entre el Gobierno y la Generalitat para poder encontrar una solución dialogada».

La decepción en el EBB no es con Puigdemont, sino que se concentra «casi al 100%» en Rajoy REPARTO DE RESPONSABILIDADES DEL 155

Un hipotético apoyo a los Presupuestos del Estado de 2018 queda totalmente descartado CONSECUENCIAS

Es patente desde hace años que la «vía vasca» que defiende el PNV para Euskadi es muy diferente de la vía unilateral que emprendieron las instituciones catalanas al inicio del 'procés' pero, especialmente en las últimas semanas, los dirigentes peneuvistas se han cuidado mucho de criticar públicamente los pasos dados por el Govern y la mayoría independentista del Parlament. A ese «respeto absoluto a las decisiones de las instituciones catalanas» se ha unido la alerta sobre la posible aplicación del artículo 155, que según Ortuzar, fue una de las razones por las que el PNV no respaldó la Constitución de 1978 porque «otorga al Gobierno central una injusta supremacía» sobre «otras instituciones tan legítimas como él».

Imposición

Una vez que tanto el Parlament como el Ejecutivo de Rajoy han llegado hasta sus posiciones de máximos -la declaración de independencia y la aplicación del 155-, el PNV se mantiene en la línea de poner el foco en la «imposición» que supone el 155, sin deslizar ninguna crítica al fondo o la forma en la que las instituciones catalanas han puesto en marcha el proceso para la creación de una república independiente, que ha sido declarado ilegal por el Tribunal Constitucional.

Fuentes del EBB señalan que la decepción que existe en algunos dirigentes jeltzales por la ausencia de una salida dialoga «no es con la Generalitat, sino que se sitúa casi el 100% en la Moncloa». «El presidente Rajoy tuvo el pasado jueves una oportunidad excepcional para haber buscado una salida, pero le faltó altura de miras», lamentan. Por si hay alguna duda, recalcan que «es radicalmente falso que el PNV esté decepcionado con Puigdemont».

Al situar el foco de la responsabilidad en Rajoy, el EBB prácticamente cierra la puerta a que se puedan reproducir acuerdos con el PP en las Cortes en el corto y medio plazo. «Las vías de comunicación con el Gobierno no se van a romper, pero si en las últimas semanas ya estábamos lejos, la aplicación del artículo 155 nos pone en las antípodas del PP», afirman desde Sabin Etxea. La dirección jeltzale está convencida de que «una amplia mayoría de la sociedad vasca» entendió el último acuerdo presupuestario con el PP en Madrid «porque era beneficioso para Euskadi», pero considera también que, en estos momentos, no se entendería un hipotético respaldo a un partido que acaba de aplicar el artículo 155 en Cataluña. Así que la posibilidad de un apoyo del PNV a los Presupuestos de 2018, si finalmente se presentan, queda totalmente descartada.

Euskadi, diferente

El viernes se rompió un tabú con la aplicación del artículo 155 de la Constitución por primera vez en la historia de la democracia española, una situación que genera «preocupación» en el PNV. «Es un mal precedente, quién nos dice que no podemos ser los próximos», dejan caer fuentes jeltzales. «En apenas 24 horas se pasó de la posibilidad de que Puigdemont convocara elecciones a una aplicación drástica del 155, un giro radical que el PNV no avala en ningún caso», puntualizan.

Los últimos acontecimientos de Cataluña, sin embargo, no harán que el PNV deje de reivindicar una «vía vasca» para el futuro del autogobierno basada en «un acuerdo entre vascos» que se pacte posteriormente con el Estado de forma bilateral. Los peneuvistas eluden así el marcaje de EH Bildu respecto a Cataluña porque se muestran convencidos de que «una parte importante de la sociedad vasca puede sentirse cercana a Cataluña o ver con simpatía sus aspiraciones, pero una amplia mayoría, tal vez todos los partidos menos la izquierda abertzale, no quiere que el escenario actual se traslade a Euskadi».

Fotos

Vídeos