El PP se reivindica como la fuerza «más razonable» para que Urkullu saque sus Cuentas

Antón Damborena y Pedro Azpiazu, minutos antes de cerrar el acuerdo presupuestario de 2017./J. ANDRADE
Antón Damborena y Pedro Azpiazu, minutos antes de cerrar el acuerdo presupuestario de 2017. / J. ANDRADE

Azpiazu inicia la ronda de contactos y pide a la oposición que no «mezcle» la negociación presupuestaria con la situación en Cataluña

AINHOA MUÑOZSAN SEBASTIÁN.

El PP vasco está dispuesto a conformarse como el socio preferente del Gobierno Vasco para sacar adelante los Presupuestos autonómicos de 2018 y así reeditar el acuerdo firmado el pasado mes marzo que posibilitó la aprobación de las Cuentas de este año.

A pesar de que no acogió con buen agrado el proyecto presupuestario que presentó el pasado martes el Gobierno de Iñigo Urkullu -«no nos gusta», manifestaron desde el PP-, la formación liderada por Alfonso Alonso reconoció ayer, tras la primera toma de contacto con el consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, que su partido es la opción «más razonable» para que el equipo de gobierno que integran PNV y PSE logre aprobar las Cuentas vascas, lejos del «radicalismo» de EH Bildu y del «populismo» de Elkarrekin Podemos.

Así lo manifestó ayer, en declaraciones a este periódico, el parlamentario popular Antón Damborenea tras reunirse con Azpiazu, que ayer inició su camino con los tres grupos de la oposición para tratar de captar los apoyos parlamentarios necesarios para que los Presupuestos salgan adelante.

«Pedimos al Gobierno que tenga las cosas claras y no se deje contagiar por lo que pasa en Cataluña» La Antón Damborenea, PP

«No hay una apuesta clara por el empleo ni por la industria, y la educación requiere de reformas» LAnder Martínez, Elkarrekin Podemos

Damborenea, no obstante, aclaró que hasta este lunes su grupo no conocerá en profundidad las líneas exactas del proyecto presupuestario, cuando el Gobierno de Urkullu remita el documento al Parlamento Vasco. Después, los días 6, 7 y 8 de noviembre los distintos consejeros desgranarán en comisión las partidas de sus respectivos departamentos. «Después nos han emplazado a volver a reunirnos», apuntaron desde el PP.

El parlamentario popular se mantuvo en la misma línea que el líder de la formación. Poco antes de la cita con Azpiazu, Alonso se mostró dispuesto a la negociación, aunque reclamó «cierta austeridad» en algunas partidas para incrementar las inversiones productivas.

A falta de conocer con precisión el proyecto, Alonso advirtió que una prórroga de los Presupuestos de este año sería un «fracaso del Gobierno». «Lo importante es que se pueda garantizar una estabilidad que impulse el crecimiento en Euskadi», sostuvo durante una entrevista radiofónica. Y esa estabilidad, continuó, la ofrecería el PP.

Tanto Alonso como Damborenea coincidieron en advertir al lehendakari Urkullu que no se deje «contagiar» por la ola secesionista catalana y «elija» entre dos modelos a la hora de buscar socios con el que aprobar los Presupuestos del año que viene.

«Flaco favor» a Euskadi

Precisamente, el consejero Azpiazu pidió ayer a los tres grupos de la oposición «madurez política» para acordar las Cuentas vascas y reclamó, asimismo, que «no se mezcle» la negociación presupuestaria con la crisis que vive Cataluña.

Azpiazu, además, precisó que la reunión que mantuvo ayer con EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PP solo fue un «primer acercamiento» tras el que vendrán otras reuniones. Eso sí, subrayó que se trata de unas Cuentas «para Euskadi», por lo que advirtió de que se haría un «flaco favor» si los responsables políticos toman decisiones «mirando hacia otro lado», en referencia al proceso secesionista catalán.

Desde Elkarrekin Podemos, su portavoz, Lander Martínez, se mostró cauto a la hora de analizar las posibilidades de acuerdo, al señalar que hasta el lunes su grupo no conocerá el proyecto. No obstante, tras reunirse con el consejero señaló que la coalición morada estima que el proyecto «no contiene una apuesta clara por el empleo ni por la industria». Además, censuró el «triunfalismo» del Gobierno Vasco porque a pesar de que las cuentas crecen, «no lo hacen tanto como la economía vasca», sobre todo en ámbitos como la educación que, a su juicio, «requiere de unas reformas vitales».

Por su parte, EH Bildu declinó hacer declaraciones tras el encuentro con Azpiazu, ya que, según manifestaron fuentes de la coalición abertzale, se trata de una primera toma de contacto y aún no conocen el proyecto al detalle.

Fotos

Vídeos