«El PNV no estará en una reforma del Estatuto que sea solo un maquillaje»

Egibar aspira a acordar «un salto cualitativo que dote a las dos próximas generaciones de un instrumento respetado»

M. V. SAN SEBASTIÁN.

Joseba Egibar ejerce de portavoz del PNV en la ponencia de autogobierno del Parlamento, que esta semana ha decidido que el derecho a decidir debe tratarse en ese órgano.

-¿El PNV se ha decantado por EH Bildu para avanzar en el autogobierno y el derecho a decidir?

-En las bases que nosotros presentamos en la ponencia se puede ver que tenemos coincidencias en muchas cuestiones con EH Bildu y con Elkarrekin Podemos. Sin embargo, el PSE dice que el derecho a decidir no existe, y asocia el concepto de nación con algo cultural, no como soberanía. En la última reunión, Podemos planteó dos mesas: una se dedicaría al contenido del Estatuto y otra al derecho a decidir. En esto último proponen una ley de claridad, pero no aclaran cómo se desarrollaría en las Cortes. Si existiese la opción legal de celebrar consultas pactadas, el PNV la valoraría, pero hoy en Madrid no existen mayorías para ello. Nosotros entendemos que en el nuevo estatus hay que incorporar el derecho a decidir de forma suficiente para que sea respetado. Queremos competencias exclusivas y capacidad legislativa plena en todas las políticas públicas. Eso es el derecho a decidir, que no es una entelequia.

-¿También incluiría el derecho a la secesión?

-El derecho a la secesión no se excluye. Si tú tienes derecho a decidir, puedes decidir todo, incluso el último escenario. Pero el PNV, en este momento concreto, quiere hacer un ejercicio de consenso con otros fuerzas políticas para ofrecerle lo mejor a la ciudadanía. Nosotros decimos: derecho a decidir, pues vamos a pactar su ejercicio para ver a dónde llegamos. Hoy en día, ni siquiera EH Bildu está en un escenario de independencia, según ha dicho en la propia ponencia. Sin negar esa potencialidad, queremos un escenario que vaya más allá del marco actual.

-¿La inclusión del derecho a decidir puede complicar un pacto transversal para el nuevo estatus?

-¿Transversal qué es, que estén el PSE o el PP en el acuerdo? Nosotros tenemos que hacer un ejercicio para entender las posiciones contrarias, pero ellos ni siquiera te dicen que estén en contra, te dicen que el derecho a decidir no existe. Todo aquello que no está escrito en la Constitución, no existe. Eso es un absurdo político. PSE y PP se prevalen de que no se puede presentar nada que no se pueda aprobar luego en las Cortes... Para eso que nos digan qué están dispuestos a concedernos y así nos ahorramos la ponencia. La convivencia no se organiza con derechos a veto. Nosotros decimos: vamos a pactar el nuevo estatus aquí, entre todos los partidos, y vamos a tratar de que la legislación del Estado se adapte a lo que la sociedad vasca ratifique en una consulta habilitante.

-Según avance la legislatura, ¿las tensiones con el PSE pueden complicar el pacto de gobierno?

-En materia de autogobierno tenemos una posición de manos libres, aunque eso tampoco significa que podamos hacer cualquier cosa. Nosotros somos partidarios de trabajar por los mayores consensos, pero sin vetos. Si hay voluntad política por parte del Estado, hay posibilidades. Pero el PNV no va a entrar en una reforma del Estatuto que sea un maquillaje, para eso que se quede como está. Aspiramos a un salto cualitativo para que las dos próximas generaciones tengan un instrumento político debidamente respetado.

La polémica de las torturas

-Esta semana también ha habido polémica en el seno del Gobierno Vasco por el desmarque del PSE del informe sobre torturas.

-Creo que es un error del PSE, que puede obedecer a un desconocimiento del estudio, que contiene testimonios de militantes socialistas que sufrieron torturas en su día. No se resuelve nada tapando la realidad de la tortura y, además, se provoca un daño injusto a todas las personas que la sufrieron. O ha habido un despiste o les puede la animadversión que tienen contra Jonan Fernández (secretario general de Derechos Humanos y Convivencia). Lo digo así de claro. Sin embargo, creo que el ejercicio que ha hecho el Gobierno Vasco al encargar este informe es valiente, porque incluye un esfuerzo de autocrítica al incluir casos que afectan también a la Ertzaintza, aunque sea en un porcentaje mínimo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos