Puigdemont dice que el 1-O no habrá choque de trenes: «uno quedará en vía muerta»

Acto de presentación de la ley del referéndum. / Martín Benet

La ley del referéndum, que prevalecerá sobre cualquier otra, prevé la proclamación de la independencia de manera «inmediata» y señala que la consulta será vinculante

CRISTIAN REINO / AGENCIASBarcelona

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha afirmado este martes que el 1 de octubre, cuando el Govern prevé celebrar el referéndum de independencia, no habrá choque de trenes Estado-Generalitat, sino que "uno de ellos quedará en vía muerta, en la del statu quo, y otro continuará la marcha".

Lo ha dicho en el acto 'Garantías para la democracia' en el Teatre Nacional de Catalunya para explicar detalles del proyecto de ley del referéndum, en que también ha participado el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras; el presidente y la portavoz de JxSí en el Parlament, Jordi Turull y Marta Rovira, y el diputado del grupo Lluís Llach.

Más información

Puigdemont ha advertido de que será un voto "decisivo, que cambiará cosas y que es la herramienta, probablemente la única, transformadora de los cambios" que quieren los catalanes, tanto los que apuestan por el 'sí' como los del 'no' a la independencia.

Se ha erigido junto con su ejecutivo como garante de que los catalanes votarán, como la herramienta que lo hará posible, también para los que apuesten por el 'no' a la independencia: "¿Quién se lo garantizará? ¿Rajoy? ¿El Estado? Les están diciendo que no pueden votar".

Aunque el destituido Jordi Baiget afirmó este lunes que el Gobierno catalán difícilmente podrá hacer un referéndum y que tendrá que optar por hacer una versión semejante al 9-N, el independentismo se ha conjurado para que el 1-O no sea un nuevo 9-N. Para que ambas consultas sean distintas, el rasgo diferenciador será el carácter vinculante. Ese aspecto vendrá determinado por el hecho de que el resultado de la votación tendrá rango de ley y como consecuencia, si el sí obtiene más votos que el no, el Parlamento catalán estará legitimado por la ley del referéndum para proclamar la independencia de manera "inmediata".

En caso de victoria del no, la ley del referéndum presentada esta mañana en la Cámara catalana establece que el Gobierno catalán tendrá que convocar nuevas elecciones autonómicas también de manera urgente. "Hablamos de un referéndum vinculante, no es una movilización ciudadana", ha relatado la diputada de la CUP, Gabriela Serra. Los independentistas no creen que sea necesario un mínimo de participación para que la votación sea vinculante.

Junts por el Sí y la CUP han presentado esta mañana la parte legislativa del referéndum en el Parlamento catalán, en un acto al que han acudido los diputados de ambos grupos, diputados secesionistas de otras cámaras y el Gobierno catalán casi en pleno, salvo Carles Puigdemont. No han acudido en cambio ninguno de los cuatro grupos parlamentarios de la oposición: Ciudadanos, PSC, Catalunya sí que es Pot y el PP. Sí han acudido los diputados de Podemos y Esquerra Unida.

Los diputados de Junts pel Sí y la CUP, que se han presentado como "compañeros" para dar una imagen de unidad tras el cese ayer de Baiget, han señalado que la ley del referéndum será "suprema" y prevalecerá sobre cualquier otra norma que pueda contradecirla.

"Asumimos la plena soberanía y ponemos en manos de la gente decidir que quiere que sea este pueblo", ha expresado Marta Rovira, de Junts pel Sí. "A nivel político y jurídico, esta ley significa el ejercicio del derecho a la autodeterminación. Tenemos derecho a ejercer este derecho y este ejercicio forma parte del ordenamiento jurídico español, en tanto que el Estado ha suscrito algunos de los tratados internacionales" que reconocen este derecho, ha señalado.

"Si la mayoría de votos emitidos son favorables a crear la república catalana, obviamente e inmediatamente se tendrá que declarar la independencia", afirmó en la diputada de la CUP Gabriela Serra.

Uno de los puntos clave de la ley es la parte que crea la sindicatura electoral, que deberá hacer las funciones de la junta electoral. Estará integrada por cinco miembros, que serán elegidos por mayoría absoluta por la Cámara catalana.

Fotos

Vídeos